UNASUR - Unión de Naciones Suramericanas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UNASUR - Unión de Naciones Suramericanas

Mensaje por Montero el Sáb Dic 28, 2013 9:15 pm

Consejo Sudamericano de Defensa: una estructura flexible, local y autóctona      
Mar-03-09 - por Cristián Garay Vera (Universidad de Santiago de Chile)

Publicado por el forista Esteban McLaren el 18/05/2009 en  http://fdra.superforos.com

Introducción

Una diferencia entre las planificaciones de antes y después del 2000 es la perspectiva de Brasil de un interés que va más allá del panorama  vecinal y regional y que se traduce en ambiciones y perspectivas globales. Esto es producto de un largo proceso histórico, en el cual primero Brasil compitió con Argentina el liderazgo regional, y luego en el cual Brasil dudó si tomar o no ese liderazgo efectivo en sus manos. Desde el gobierno de Lula da Silva la respuesta ha sido clara y Brasil está dispuesta a tener un asiento permanente (y no rotatorio) por la región), a liderar una propuesta de desarrollo basada en la explotación de sus recursos naturales, de tener normas de licencia industrial más flexible (luchando contra la propiedad industrial por ejemplo en los medicamentos), y en la defensa sustentar una arquitectura de seguridad sin Estados Unidos.  

Igualmente se ha manifestado desde el 2005, año en que se publicó la nueva Directiva de Defensa nacional que Brasil debe tener verdaderamente una política disuasoria en cuanto a cautelar sus recursos naturales y su integridad territorial, lo que implicaría el desarrollo de una capacidad nuclear lateral como es la propulsión nuclear de un submarino de avanzada, el levantamiento de una flota oceánica,  la consolidación de un área de influencia propia de nivel interregional al cubrir un sub área sudamericana y otra de proyección africana, y un ejercito capaz de proyectarse más allá de sus fronteras.  

A. La política de Defensa brasileña

En  1996 Brasil explicó que si bien no percibía amenazas en al región, estaba dispuesta a desarrollar capacidades para sus fuerzas armadas, de modo de asegurar la integridad de Brasil y su proyección exterior. Eran consideraciones propias de una potencia regional emergente, que busca consolidar su estatus. Quizás el símbolo más visible de ello es la búsqueda de un submarino nuclear: en mayo de 2007  el Presidente Luiz Ignacio da Silva (Lula) reiteró que desde 2008 se incrementarían los fondos del proyecto iniciado en 1979. Con ello Brasil estaría en condiciones de incrementar su protección en el área marítima de modo decisivo. En diciembre de 2007 Lula ratificó que era "prioritario reequipar a las fuerzas armadas porque nadie respeta a un país que no se respete a sí mismo".  

En  junio de 2005, con motivo de la promulgación del Decreto 5.484 del Presidente Lula da Silva, se explican los nuevos lineamientos del sector:  

Se identifican dos puntos de fricción 1) el Amazonas (por el impacto de la guerra en Colombia, el narcotráfico, narcoguerrillas, depredación ambiental, etc.) y 2) el Atlántico Sur (tanto por su rol los flujos del comercio internacional del Brasil como por ser la zona en donde se concentran parte sustancial de las riquezas petrolera y gasíferas).

Se sostienen que hay ambiciones de otros Estados sobre el territorio y los recursos naturales y que para ello el sector de la Defensa Nacional debe contar con adecuados niveles de recursos económicos, materiales bélicos, recursos humanos y tecnología.

Finalmente se reconoce el creciente peso de amenazas no estatales como el crimen organizado y al terrorismo.
Brasil sostuvo en ese Decreto que su postura era disuasiva (inhibe a otro de actuar por el costo de su propia potencia al reaccionar), y para ello necesitaba una capacidad militar creíble. Para cumplir este último punto se privilegiaría el incremento de la interoperabilidad de las Fuerzas Armadas y el empleo combinado de las mismas.  

En 2006 el asesor civil Marco Aurelio García y el general de división Augusto Heleno, jefe de gabinete del comandante en jefe del Ejército de Brasil sostienen en Uruguay que:

"se deben aumentar las relaciones entre las FFAA de América del Sur, con intercambio de personal y ejercicios conjuntos.

"debe haber una concepción de empleo en que la fuerza terrestre debe tener capacidad para cumplir cualquier misión" tanto dentro como fuera de las fronteras.

Deben tener las fuerzas "versatilidad, flexibilidad y movilidad (...) Debe haber fuerzas de acción y despliegue rápidas".

Brasil, como Uruguay, estudia ante un enemigo más fuerte las experiencias de Afganistán, Chechenia e Irak, basándose en cómo un adversario menos fuerte puede condicionar la acción del más fuerte.

Para superar los problemas de presupuesto debe concentrarse el esfuerzo en "la enseñanza, guerra electrónica, el mando-control, las fuerzas especiales y la aviación".


B. La proposición del Consejo de Defensa Sudamericano

El Presidente Lula, en diciembre de 2007, una semana antes de su participación en la reunión de Cartagena de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), anticipó que propondría la creación de un Consejo Sudamericano de Defensa que congregue a los ejércitos de todo el subcontinente. En enero de 2008 mientras se realizaba la cumbre de la UNASUR el Presidente Lula presentó la propuesta. Consecuentemente el ministro de Defensa brasileño Nelson Jobim conversó el tema con sus colegas de la región para evaluar su factibilidad.  

El ejecutivo brasileño ha presentado su posición manifestando que la expansión del conflicto colombiano, puede lesionar la soberanía estabilidad de la región. y los instrumentos que se puedan manejar para evitar el desborde de la situación. Además que se requiere coordinación en el área de defensa y seguridad para "defender los recursos naturales"1 tanto de Brasil como de América del Sur. Y si bien el Ministro Celso Amorin sostuvo que si bien nadie los atacará "debemos defender la región de la manera más coordinada posible". Parte de ello es "aumentar el intercambio, mejorar la colaboración y el entrenamiento conjunto" de los militares sudamericanos. No supone tener en lo inmediato un comando único, pero apunta a destrabar las confianzas entre los países de la región, a "desatar los nudos conflictivos y las desconfianzas regionales". 2  

Para el Asesor principal del Presidente Lula, Marco Aurelio García, debían enfatizarse:

La construcción de una institucionalidad de defensa,

Definir críticamente frente al esquema panamericano de Estados Unidos la necesidad de una nueva doctrina de defensa colectiva:

E implementar, en el marco de la integración, la cesión de soberanía específicamente en las políticas industriales comunes de los sectores "aeronáuticos, navales y militares en general", es decir del complejo industrial-militar de la región con objeto de colocarlo al servicio de los intereses de la nueva concepción de defensa.3
Este esfuerzo estaría concentrado en el eje ABC (Argentina-Brasil-Chile) y estaría representado ya en esfuerzos parciales de integración argentino-brasileño y chileno-argentino.  

A comienzos de 2008 el Ministro Nelson Jobim explicó que Brasil debía liderar una corriente de cooperación tecnológica que redujera drásticamente la dependencia de la tecnología estadounidense.4  

También explico que el Consejo no sería operacional, sino que dedicado al entrenamiento y concepto integral de defensa (Política de Defensa) con especificidad sudamericana.

Concretamente Brasil pidió que para hacer la integración se estudie una propuesta que es armar "grupos de trabajo estarán conformados por dos personas de cada país, uno nombrado por la cancillería y otra nombrada por el ministerio de Defensa de cada país".5  

La acción del Consejo debiera tener relación con adquirir reales capacidades de control en las fronteras y en relación al espacio marítimo y amazónico, incluso respecto de las pretensiones brasileñas de participar en el futuro de la Antártica. El foro debiera discutir también las formas de conflicto asimétricos.  

C. La adhesión

Brasil valorando sus capacidades actuales ha enfatizado el camino cooperativo para obtener un diseño que permita complementar su poder. Este ha sido proponer de modo oficial la iniciativa del  Consejo que recibió apoyo en diferentes países de la región. Es el caso del apoyo personal de la Presidenta Bachellet. En abril de 2008 ella sostuvo ante los Comandantes en Jefe del MERCOSUR y asociados que  "como ex ministra de Defensa. Me gustaría invitarlos a que pudiéramos ir un poco más allá, que podamos pensar juntos los gobiernos y las Fuerzas Armadas en una política de seguridad y defensa común entre un número cada vez más creciente de países de la región, porque el tipo de desafío y los roles que las Fuerzas Armadas están jugando en apoyo a los propios procesos de desarrollo de esos países es sumamente importante". 6

La presidenta sostuvo que había la posibilidad de:  

Mostrar a las Fuerzas Armadas en un procesos de paz y cooperación

Apoyar los designios de Naciones Unidas

Fortalecer la cooperación en desastres naturales y emergencias entre los países de la región.
Más tarde el ministro de Defensa chileno, José Goñi, ratificó el interés chileno sosteniendo que la presidencia pro tempore de la UNASUR de la Presidenta Bachellet era útil porque era,

el eslabón que faltaba en el proceso de integración, tanto interno en la región

y permitía mirar hacia el formato de las misiones de Naciones Unidas,
Y que podían verse perspectivas en:

 
El diálogo regular y fluido entre altas autoridades y expertos de la defensa de la región;

las nuevas posibilidades de cooperación de nuestras industrias de la defensa;

el reforzamiento de los intercambios y el trabajo conjunto entre las FF.AA.;

la promoción de esquemas de seguridad cooperativa;

el diseño  en conjunto la participación en futuras operaciones de paz;

la cooperación en el resguardo y protección de los recursos naturales,

Y el mejoramiento de la capacidad de poder de la región en los foros internacionales.
Durante el debate previo Brasil anuló la ofensiva venezolana de convertir el Consejo en una alianza rígida, estilo I Guerra Mundial, e impuso su liderazgo en la región. El Consejo, del debate que se produjo, fue definido como una estructura en común para afrontar problemas de seguridad en la región. Asimismo, hay un énfasis en aspectos técnicos: la proposición enfatiza una aproximación técnica de la defensa, enfatizando -como quiere Brasil- la urgencia de construir un complejo militar-industrial que ve como necesario para tener autonomía tecnológica y dar el salto de potencia regional.

Respecto de los intereses de los Estados a la señal clara que en la nueva presidencia Obama se requeriría construir otra relación con la región, se suma que en el nuevo rediseño de las relaciones civiles-militares pesa decisivamente la idea de los nuevos gobiernos izquierdistas de centrar a las fuerzas armadas en la custodia de los recursos naturales. En principio se ha hablado de la protección de las reservas de agua dulce, sobre todo en la doctrina militar argentina, pero crecientemente se ha aumentando el rango de esta acción hasta contemplar incluso la Antártica.

Sin embargo, la proposición no dista de tener objeciones. Una de ellas es que incluso sin Estados Unidos no cesan las contraposiciones de intereses nacionales. Uruguay ha vetado un liderazgo del ex Presidente Kichner; Colombia   solo aceptó si se hablaba de la lucha contra el terrorismo; y Perú busca potenciar la relación de seguridad y defensa con Estados Unidos más que embarcarse en un diseño regional donde tengan presencia países con los disputa cierto liderazgo político. Del otro lado, el cálculo chileno es de potenciar en ese marco un equilibrio a su inestable relación vecinal, y Venezuela ha tratado -con auxilio de Bolivia y Ecuador- de darle un carácter rígido.

Hay dos aspectos en los cuáles es presumible un impacto positivo de la idea. Primero en la creación de una fuerza conjunta para prevenir situaciones de riesgo en la gobernabilidad, y segundo, en el estudio de la viabilidad de una industria militar integrada. Además es seguro que aumentará el flujo de intercambio regional, aunque su debilidad estructural estará dada por cuánta tecnología podrá producir en el largo y mediano plazo, al respecto las noticias de problemas en Embraer, y, por coletazo, los efectos negativos de la crisis económica mundial en la empresa chilena Enaer, que fabricaba piezas para la anterior, son malas señales.  

Colofón

Todo lo anterior ha redundado en la aprobación del Consejo por los países latinoamericanos a fines de diciembre de 2008. Actualmente 12 países integran  el Consejo: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. Así se cierra un ciclo donde el modelo de seguridad estaba concebido hemisféricamente y dentro de una relación asimétrica con Estados Unidos. Aunque formulado en términos de alianza militar, tal esquema no funcionó en diversas crisis de la región, siendo la más significativa para los Estados sudamericanos la Guerra de las Malvinas en 1982.

Esta nueva relación tiene por eje una concepción de seguridad sin Estados Unidos. El mecanismo plantea crear instancias de mediación, coordinar operaciones de ayuda humanitaria y ante desastres, extender las medidas de trasparencia presupuestaria entre Chile y Argentina al resto de la región, todos aspectos que antes normalmente tenían dimensiones hemisféricas y que ahora se empiezan a estudiar en la región. Y ha sido asumida como una misión por el Gobierno de Lula, el cual avanza de modo perceptible a un liderazgo regional reconocido no solo afuera, sino adentro de Sudamérica. Queda por ver, cuanto de ese liderazgo puede tonarse asimétrico e intolerable para otros actores de la región -por ejemplo Venezuela- y como se estructuren las relaciones  futuras en el gobierno de Obama con Estados Unidos. Pero sea como sea el proyecto avanza y ya tiene su primera reunión, en la cual la conducción temporal chilena pasara a otro actor de la región, siempre bajo la atenta mirada de la diplomacia brasileña.

 

Notas:

[1] A propósito de esto, Aurelio García, asesor principal de Lula en estas materias, manifestó en un discurso a los diplomáticos acreditados en Brasil el 2007 en Río de Janeiro, que la "seguridad de la Amazonia y las fronteras marítimas, serían el principal objetivo del foro, en una región caracterizada por la concentración de recursos naturales generados de energía", y que el descubrimiento de nuevos yacimientos de hidrocarburos en el propio Brasil podría hacer al país objeto de "posibles interferencias externas", "Brasil propondrá Junta Sudamericana de Defensa Regional", 29.11.2007, Base de Datos MERCOSUR ABC, [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[2] "Brasil propondrá a Junta Suramericana de Defensa", 3.12.2007 [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[3] La primera fase fue la presentación el 2006 del prototipo brasileño-argentino del Vehículo Liviano de Empleo General Aerotransportado (VLEGA) denominado Gaucho o Gaúcho en portugués, posible de transportar en aviones Hércules. En 2004 el Ejército argentino se ocupó de fabricar la carrocería, y a mediados de 2005 llegó a Brasil, donde se le instaló un motor y se armó completamente.

[4] Raymond Collit, Agencia Reuters, "Após crisie, Jobim quer criar grupo de defesa sul-americano. Objetivo do ministro é evitar conflitos e reducir a dependência das armas norte-americanas na região", Quarta-feira, 12.05.2008. 16:555 Online, disponible em [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[5] Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información, "Consejo de Defensa Sudamericano será un bloque militar disuasorio y no expansionista", Caracas, 15.04.2008. Disponible en: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


CENM


Última edición por Montero el Sáb Dic 28, 2013 10:20 pm, editado 1 vez

_________________
DEVUELVAN LAS MALVINAS!!
avatar
Montero
Administrador
Administrador

Mensajes : 1796
Fecha de inscripción : 01/12/2013
Edad : 59
Localización : Ciudad de Buenos Aires

http://fdra.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: UNASUR - Unión de Naciones Suramericanas

Mensaje por Montero el Sáb Dic 28, 2013 10:19 pm

TRATADO CONSTITUTIVO DE LA UNIÓN DE NACIONES SURAMERICANAS.

La República Argentina, la República de Bolivia, la República Federativa del Brasil, la República de Colombia, la República de Chile, la República del Ecuador, la República Cooperativa de Guyana, la República del Paraguay, la República del Perú, la República de Suriname, la República Oriental del Uruguay y la República Bolivariana de Venezuela,

PREÁMBULO

APOYADAS en la historia compartida y solidaria de nuestras naciones, multiétnicas, plurilingües y multiculturales, que han luchado por la emancipación y la unidad suramericana, honrando el pensamiento de quienes forjaron nuestra independencia y libertad a favor de esa unión y la construcción de un futuro común;

INSPIRADAS en las Declaraciones de Cusco (8 de diciembre de 2004), Brasilia (30 de septiembre de 2005) y Cochabamba (9 de diciembre de 2006);

AFIRMAN su determinación de construir una identidad y ciudadanía suramericanas y desarrollar un espacio regional integrado en lo político, económico, social, cultural, ambiental, energético y de infraestructura, para contribuir al fortalecimiento de la unidad de América Latina y el Caribe;

CONVENCIDAS de que la integración y la unión suramericanas son necesarias para avanzar en el desarrollo sostenible y el bienestar de nuestros pueblos, así como para contribuir a resolver los problemas que aún afectan a la región, como son la pobreza, la exclusión y la desigualdad social persistentes;

SEGURAS de que la integración es un paso decisivo hacia el fortalecimiento del multilateralismo y la vigencia del derecho en las relaciones internacionales para lograr un mundo multipolar, equilibrado y justo en el que prime la igualdad soberana de los Estados y una cultura de paz en un mundo libre de armas nucleares y de destrucción masiva;

RATIFICAN que tanto la integración como la unión suramericanas se fundan en los principios rectores de: irrestricto respeto a la soberanía, integridad e inviolabilidad territorial de los Estados; autodeterminación de los pueblos; solidaridad; cooperación; paz; democracia; participación ciudadana y pluralismo; derechos humanos universales, indivisibles e interdependientes; reducción de las asimetrías y armonía con la naturaleza para un desarrollo sostenible;

ENTIENDEN que la integración suramericana debe ser alcanzada a través de un proceso innovador, que incluya todos los logros y lo avanzado por los procesos de MERCOSUR y la CAN, así como la experiencia de Chile, Guyana y Suriname, yendo más allá de la convergencia de los mismos;

CONSCIENTES de que este proceso de construcción de la integración y la unión suramericanas es ambicioso en sus objetivos estratégicos, que deberá ser flexible y gradual en su implementación, asegurando que cada Estado adquiera los compromisos según su realidad;

RATIFICAN que la plena vigencia de las instituciones democráticas y el respeto irrestricto de los derechos humanos son condiciones esenciales para la construcción de un futuro común de paz y prosperidad económica y social y el desarrollo de los procesos de integración entre los Estados Miembros;

ACUERDAN:

Artículo 1
Constitución de UNASUR
Los Estados Parte del presente Tratado deciden constituir la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) como una organización dotada de personalidad jurídica internacional.

Artículo 2
Objetivo
La Unión de Naciones Suramericanas tiene como objetivo construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión en lo cultural, social, económico y político entre sus pueblos, otorgando prioridad al diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, el financiamiento y el medio ambiente, entre otros, con miras a eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión social y la participación ciudadana, fortalecer la democracia y reducir las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados.

Artículo 3
Objetivos Específicos
La Unión de Naciones Suramericanas tiene como objetivos específicos:
a) el fortalecimiento del diálogo político entre los Estados Miembros que asegure un espacio de concertación para reforzar la integración suramericana y la participación de UNASUR en el escenario internacional;
b) el desarrollo social y humano con equidad e inclusión para erradicar la pobreza y superar las desigualdades en la región;
c) la erradicación del analfabetismo, el acceso universal a una educación de calidad y el reconocimiento regional de estudios y títulos;
d) la integración energética para el aprovechamiento integral, sostenible y solidario de los recursos de la región;
e) el desarrollo de una infraestructura para la interconexión de la región y entre nuestros pueblos de acuerdo a criterios de desarrollo social y económico sustentables;
f) la integración financiera mediante la adopción de mecanismos compatibles con las políticas económicas y fiscales de los Estados Miembros;
g) la protección de la biodiversidad, los recursos hídricos y los ecosistemas, así como la cooperación en la prevención de las catástrofes y en la lucha contra las causas y los efectos del cambio climático;
h) el desarrollo de mecanismos concretos y efectivos para la superación de las asimetrías, logrando así una integración equitativa;
i) la consolidación de una identidad suramericana a través del reconocimiento progresivo de derechos a los nacionales de un Estado Miembro residentes en cualquiera de los otros Estados Miembros, con el fin de alcanzar una ciudadanía suramericana;
j) el acceso universal a la seguridad social y a los servicios de salud;
k) la cooperación en materia de migración, con un enfoque integral, bajo el respeto irrestricto de los derechos humanos y laborales para la regularización migratoria y la armonización de políticas;
l) la cooperación económica y comercial para lograr el avance y la consolidación de un proceso innovador, dinámico, transparente, equitativo y equilibrado, que contemple un acceso efectivo, promoviendo el crecimiento y el desarrollo económico que supere las asimetrías mediante la complementación de las economías de los países de América del Sur, así como la promoción del bienestar de todos los sectores de la población y la reducción de la pobreza;
m) la integración industrial y productiva, con especial atención en las pequeñas y medianas empresas, las cooperativas, las redes y otras formas de organización productiva;
n) la definición e implementación de políticas y proyectos comunes o complementarios de investigación, innovación, transferencia y producción tecnológica, con miras a incrementar la capacidad, la sustentabilidad y el desarrollo científico y tecnológico propios;
o) la promoción de la diversidad cultural y de las expresiones de la memoria y de los conocimientos y saberes de los pueblos de la región, para el fortalecimiento de sus identidades;
p) la participación ciudadana a través de mecanismos de interacción y diálogo entre UNASUR y los diversos actores sociales en la formulación de políticas de integración suramericana;
q) la coordinación entre los organismos especializados de los Estados Miembros, teniendo en cuenta las normas internacionales, para fortalecer la lucha contra el terrorismo, la corrupción, el problema mundial de las drogas, la trata de personas, el tráfico de armas pequeñas y ligeras, el crimen organizado transnacional y otras amenazas, así como para el desarme, la no proliferación de armas nucleares y de destrucción masiva, y el desminado;
r) la promoción de la cooperación entre las autoridades judiciales de los Estados Miembros de UNASUR;
s) el intercambio de información y de experiencias en materia de defensa;
t) la cooperación para el fortalecimiento de la seguridad ciudadana, y
u) la cooperación sectorial como un mecanismo de profundización de la integración suramericana, mediante el intercambio de información, experiencias y capacitación.

Artículo 4
Órganos
Los órganos de UNASUR son:
1. El Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno;
2. El Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores;
3. El Consejo de Delegadas y Delegados;
4. La Secretaría General.

Artículo 5
Desarrollo de la Institucionalidad
Podrán convocarse y conformarse reuniones Ministeriales Sectoriales, Consejos de nivel Ministerial, Grupos de Trabajo y otras instancias institucionales que se requieran, de naturaleza permanente o temporal, para dar cumplimiento a los mandatos y recomendaciones de los órganos competentes. Estas instancias rendirán cuenta del desempeño de sus cometidos a través del Consejo de Delegadas y Delegados, que lo elevará al Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno o al Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores, según corresponda.
Los acuerdos adoptados por las Reuniones Ministeriales Sectoriales, Consejos de nivel Ministerial, los Grupos de Trabajo y otras instancias institucionales serán presentados a consideración del órgano competente que los ha creado o convocado.
El Consejo Energético de Suramérica, creado en la Declaración de Margarita (17 de abril de 2007), es parte de UNASUR.

Artículo 6
El Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno
El Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno es el órgano máximo de UNASUR.
Sus atribuciones son:
a) establecer los lineamientos políticos, planes de acción, programas y proyectos del proceso de integración suramericana y decidir las prioridades para su implementación;
b) convocar Reuniones Ministeriales Sectoriales y crear Consejos de nivel Ministerial;
c) decidir sobre las propuestas presentadas por el Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores;
d) adoptar los lineamientos políticos para las relaciones con terceros.
Las reuniones ordinarias del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno tendrán una periodicidad anual. A petición de un Estado Miembro se podrá convocar a reuniones extraordinarias, a través de la Presidencia Pro Tempore, con el consenso de todos los Estados Miembros de UNASUR.

Artículo 7
La Presidencia Pro Tempore
La Presidencia Pro Tempore de UNASUR será ejercida sucesivamente por cada uno de los Estados Miembros, en orden alfabético, por períodos anuales.
Sus atribuciones son:
a) preparar, convocar y presidir las reuniones de los órganos de UNASUR;
b) presentar para su consideración al Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores y al Consejo de Delegadas y Delegados el Programa anual de actividades de UNASUR, con fechas, sedes y agenda de las reuniones de sus órganos en coordinación con la Secretaría General;
c) representar a UNASUR en eventos internacionales, previa delegación aprobada por los Estados Miembros;
d) asumir compromisos y firmar Declaraciones con terceros, previo consentimiento de los órganos correspondientes de UNASUR.

Artículo 8
El Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores
El Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores tiene las siguientes atribuciones:
a) adoptar Resoluciones para implementar las Decisiones del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno;
b) proponer proyectos de Decisiones y preparar las reuniones del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno;
c) coordinar posiciones en temas centrales de la integración suramericana;
d) desarrollar y promover el diálogo político y la concertación sobre temas de interés regional e internacional;
e) realizar el seguimiento y evaluación del proceso de integración en su conjunto;
f) aprobar el Programa anual de actividades y el presupuesto anual de funcionamiento de UNASUR;
g) aprobar el financiamiento de las iniciativas comunes de UNASUR;
r) implementar los lineamientos políticos en las relaciones con terceros;
h) aprobar resoluciones y reglamentos de carácter institucional o sobre otros temas que sean de su competencia;
j) crear Grupos de Trabajo en el marco de las prioridades fijadas por el Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno.
Las reuniones ordinarias del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores tendrán una periodicidad semestral, pudiendo convocar la Presidencia Pro Tempore a reuniones extraordinarias a petición de la mitad de los Estados Miembros.

Artículo 9
El Consejo de Delegadas y Delegados
El Consejo de Delegadas y Delegados tiene las siguientes atribuciones:
a) implementar mediante la adopción de las Disposiciones pertinentes, las Decisiones del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, y las Resoluciones del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores, con el apoyo de la Presidencia Pro Tempore y la Secretaría General;
b) preparar las reuniones del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Ebxteriores;
c) elaborar proyectos de Decisiones, Resoluciones y Reglamentos para la consideración del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores;
d) compatibilizar y coordinar las iniciativas de UNASUR con otros procesos de integración regional y subregional vigentes, con la finalidad de promover la complementariedad de esfuerzos;
e) conformar, coordinar y dar seguimiento a los Grupos de Trabajo;
f) dar seguimiento al diálogo político y a la concertación sobre temas de interés regional e internacional;
g) promover los espacios de diálogo que favorezcan la participación ciudadana en el proceso de integración suramericana;
h) proponer al Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores el proyecto de presupuesto ordinario anual de funcionamiento para su consideración y aprobación.
El Consejo de Delegadas y Delegados está conformado por una o un representante acreditado por cada Estado Miembro. Se reúne con una periodicidad preferentemente bimestral, en el territorio del Estado que ejerce la Presidencia Pro Tempore u otro lugar que se acuerde.

Artículo 10
La Secretaría General
La Secretaría General es el órgano que, bajo la conducción del Secretario General, ejecuta los mandatos que le confieren los órganos de UNASUR y ejerce su representación por delegación expresa de los mismos. Tiene su sede en Quito, Ecuador.
Sus atribuciones son:
a) apoyar al Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, al Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores, al Consejo de Delegadas y Delegados y a la Presidencia Pro Tempore, en el cumplimiento de sus funciones;
b) proponer iniciativas y efectuar el seguimiento a las directrices de los órganos de UNASUR;
c) participar con derecho a voz y ejercer la función de secretaría en las reuniones de los órganos de UNASUR;
d) preparar y presentar la Memoria Anual y los informes respectivos a los órganos correspondientes de UNASUR;
e) servir como depositaria de los Acuerdos en el ámbito de UNASUR y disponer su publicación correspondiente;
f) preparar el proyecto de presupuesto anual para la consideración del Consejo de Delegadas y Delegados y adoptar las medidas necesarias para su buena gestión y ejecución;
g) preparar los proyectos de Reglamento para el funcionamiento de la Secretaría General, y someterlos a la consideración y aprobación de los órganos correspondientes;
h) coordinar con otras entidades de integración y cooperación de América Latina y el Caribe para el desarrollo de las actividades que le encomienden los órganos de UNASUR;
i) celebrar, de acuerdo con los reglamentos, todos los actos jurídicos necesarios para la buena administración y gestión de la Secretaría General.
El Secretario General será designado por el Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno a propuesta del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores, por un período de dos años, renovable por una sola vez. El Secretario General no podrá ser sucedido por una persona de la misma nacionalidad.
Durante el ejercicio de sus funciones, el Secretario General y los funcionarios de la Secretaría tendrán dedicación exclusiva, no solicitarán ni recibirán instrucciones de ningún Gobierno, ni entidad ajena a UNASUR, y se abstendrán de actuar en forma incompatible con su condición de funcionarios internacionales responsables únicamente ante esta organización internacional.
El Secretario General ejerce la representación legal de la Secretaría General.
En la selección de los funcionarios de la Secretaría General se garantizará una representación equitativa entre los Estados Miembros, tomando en cuenta, en lo posible, criterios de género, idiomas, étnicos y otros.

Artículo 11
Fuentes Jurídicas
Las fuentes jurídicas de UNASUR son las siguientes:
1. El Tratado Constitutivo de UNASUR y los demás instrumentos adicionales;
2. Los Acuerdos que celebren los Estados Miembros de UNASUR sobre la base de los instrumentos mencionados en el punto precedente;
3. Las Decisiones del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno;
4. Las Resoluciones del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores; y
5. Las Disposiciones del Consejo de Delegadas y Delegados.

Artículo 12
Aprobación de la Normativa
Toda la normativa de UNASUR se adoptará por consenso.
Las Decisiones del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, las Resoluciones del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores y las Disposiciones del Consejo de Delegadas y Delegados, se podrán acordar estando presentes al menos tres cuartos (3/4) de los Estados Miembros.
Las Decisiones del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, las Resoluciones del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores, que se acuerden sin la presencia de todos los Estados Miembros deberán ser consultadas por el Secretario General a los Estados Miembros ausentes, los que deberán pronunciarse en un plazo máximo de treinta (30) días calendario, luego de haber recibido el documento en el idioma correspondiente. En el caso del Consejo de Delegadas y Delegados, dicho plazo será de quince (15) días.
Los Grupos de Trabajo podrán sesionar y realizar propuestas siempre que el quórum de las reuniones sea de mitad más uno de los Estados Miembros.
Los actos normativos emanados de los órganos de UNASUR, serán obligatorios para los Estados Miembros una vez que hayan sido incorporados en el ordenamiento jurídico de cada uno de ellos, de acuerdo a sus respectivos procedimientos internos.

Artículo 13
Adopción de Políticas y Creación de Instituciones,
Organizaciones y Programas
Uno o más Estados Miembros podrán someter a consideración del Consejo de Delegadas y Delegados una propuesta de adopción de políticas, creación de instituciones, organizaciones o programas comunes para ser adoptados de manera consensuada, sobre la base de criterios flexibles y graduales de implementación según los objetivos de UNASUR y lo dispuesto en los Artículos 5 y 12 del presente Tratado.
En el caso de programas, instituciones u organizaciones en que participen Estados Miembros con anterioridad a la vigencia de este Tratado podrán ser considerados como programas, instituciones u organizaciones de UNASUR de acuerdo a los procedimientos señalados en este artículo y en consonancia con los objetivos de este Tratado.
Las propuestas se presentarán al Consejo de Delegadas y Delegados. Una vez aprobadas por consenso se remitirán al Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores y, subsecuentemente, al Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, para su aprobación por consenso. Cuando una propuesta no sea objeto de consenso, la misma sólo podrá ser sometida nuevamente al Consejo de Delegadas y Delegados seis meses después de su última inclusión en agenda.
Aprobada una propuesta por la instancia máxima de UNASUR, tres o más Estados Miembros podrán iniciar su desarrollo, siempre y cuando se asegure, tanto la posibilidad de incorporación de otros Estados Miembros, como la información periódica de su avance al Consejo de Delegadas y Delegados.
Cualquier Estado Miembro podrá eximirse de aplicar total o parcialmente una política aprobada, sea por tiempo definido o indefinido, sin que ello impida su posterior incorporación total o parcial a la misma. En el caso de las instituciones, organizaciones o programas que se creen, cualquiera de los Estados Miembros podrá participar como observador o eximirse total o parcialmente de participar por tiempo definido o indefinido.
La adopción de políticas y creación de instituciones, organizaciones y programas será reglamentada por el Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores, a propuesta del Consejo de Delegadas y Delegados.

Artículo 14
Diálogo Político
La concertación política entre los Estados Miembros de UNASUR será un factor de armonía y respeto mutuo que afiance la estabilidad regional y sustente la preservación de los valores democráticos y la promoción de los derechos humanos.
Los Estados Miembros reforzarán la práctica de construcción de consensos en lo que se refiere a los temas centrales de la agenda internacional y promoverán iniciativas que afirmen la identidad de la región como un factor dinámico en las relaciones internacionales.

Artículo 15
Relaciones con Terceros
UNASUR promoverá iniciativas de diálogo sobre temas de interés regional o internacional y buscará consolidar mecanismos de cooperación con otros grupos regionales, Estados y otras entidades con personalidad jurídica internacional, priorizando proyectos en las áreas de energía, financiamiento, infraestructura, políticas sociales, educación y otras a definirse.
El Consejo de Delegadas y Delegados es el responsable de hacer seguimiento a las actividades de implementación con el apoyo de la Presidencia Pro Tempore y de la Secretaría General. Con el propósito de contar con una adecuada coordinación, el Consejo de Delegadas y Delegados deberá conocer y considerar expresamente las posiciones que sustentará UNASUR en su relacionamiento con terceros.

Artículo 16
Financiamiento
El Consejo de Delegadas y Delegados propondrá para su consideración y aprobación al Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores el Proyecto de Presupuesto ordinario anual de funcionamiento de la Secretaría General.
El financiamiento del presupuesto ordinario de funcionamiento de la Secretaría General se realizará en base a cuotas diferenciadas de los Estados Miembros a ser determinadas por Resolución del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores, a propuesta del Consejo de Delegadas y Delegados, tomando en cuenta la capacidad económica de los Estados Miembros, la responsabilidad común y el principio de equidad.

Artículo 17
Parlamento
La conformación de un Parlamento Suramericano con sede en la ciudad de Cochabamba, Bolivia, será materia de un Protocolo Adicional al presente Tratado.

Artículo 18
Participación Ciudadana
Se promoverá la participación plena de la ciudadanía en el proceso de la integración y la unión suramericanas, a través del diálogo y la interacción amplia, democrática, transparente, pluralista, diversa e independiente con los diversos actores sociales, estableciendo canales efectivos de información, consulta y seguimiento en las diferentes instancias de UNASUR.
Los Estados Miembros y los órganos de UNASUR generarán mecanismos y espacios innovadores que incentiven la discusión de los diferentes temas garantizando que las propuestas que hayan sido presentadas por la ciudadanía, reciban una adecuada consideración y respuesta.

Artículo 19
Estados Asociados
Los demás Estados de América Latina y el Caribe que soliciten su participación como Estados Asociados de UNASUR, podrán ser admitidos con la aprobación del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno.
Los derechos y obligaciones de los Estados Asociados serán objeto de reglamentación por parte del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores.

Artículo 20
Adhesión de Nuevos Miembros
A partir del quinto año de la entrada en vigor del presente Tratado y teniendo en cuenta el propósito de fortalecer la unidad de América Latina y el Caribe, el Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno podrá examinar solicitudes de adhesión como Estados Miembros por parte de Estados Asociados, que tengan este status por cuatro (4) años, mediante recomendación por consenso del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores. Los respectivos Protocolos de Adhesión entrarán en vigor a los 30 días de la fecha en que se complete su proceso de ratificación por todos los Estados Miembros y el Estado Adherente.

Artículo 21
Solución de Diferencias
Las diferencias que pudieren surgir entre Estados Partes respecto a la interpretación o aplicación de las disposiciones del presente Tratado Constitutivo serán resueltas mediante negociaciones directas.
En caso de no lograr una solución mediante la negociación directa, dichos Estados Miembros someterán la diferencia a consideración del Consejo de Delegadas y Delegados, el cual, dentro de los 60 días de su recepción, formulará las recomendaciones pertinentes para la solución de la misma.
En caso de no alcanzarse una solución ésta instancia elevará la diferencia al Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores, para su consideración en su próxima reunión.

Artículo 22
Inmunidades y Privilegios
UNASUR gozará, en el territorio de cada uno de los Estados Miembros, de los privilegios e inmunidades necesarios para la realización de sus propósitos.
Los representantes de los Estados Miembros de UNASUR y los funcionarios internacionales de ésta, gozarán asimismo de los privilegios e inmunidades necesarios para desempeñar con independencia sus funciones, en relación con este Tratado.
UNASUR celebrará con la República del Ecuador el correspondiente Acuerdo de Sede, que establecerá los privilegios e inmunidades específicos.

Artículo 23
Idiomas
Los idiomas oficiales de la Unión de Naciones Suramericanas serán el castellano, el inglés, el portugués y el neerlandés.

Artículo 24
Duración y Denuncia
El presente Tratado Constitutivo tendrá una duración indefinida. Podrá ser denunciado por cualquiera de los Estados Miembros mediante notificación escrita al Depositario, que comunicará dicha denuncia a los demás Estados Miembros.
La denuncia surtirá efectos una vez transcurrido el plazo de seis (6) meses desde la fecha en que la notificación haya sido recibida por el Depositario.
La notificación de denuncia no eximirá al Estado Miembro de la obligación de pago de las contribuciones ordinarias que tuviere pendientes.

Artículo 25
Enmiendas
Cualquier Estado Miembro podrá proponer enmiendas al presente Tratado Constitutivo. Las propuestas de enmienda serán comunicadas a la Secretaría General que las notificará a los Estados Miembros para su consideración por los órganos de UNASUR.
Las enmiendas aprobadas por el Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, seguirán el procedimiento establecido en el Artículo 26, para su posterior entrada en vigencia.

Artículo 26
Entrada en Vigor
El presente Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas entrará en vigor treinta días después de la fecha de recepción del noveno (9o) instrumento de ratificación.
Los instrumentos de ratificación serán depositados ante el Gobierno de la República del Ecuador, que comunicará la fecha de depósito a los demás Estados Miembros, así como la fecha de entrada en vigor del presente Tratado Constitutivo.
Para el Estado Miembro que ratifique el Tratado Constitutivo luego de haber sido depositado el noveno instrumento de ratificación, el mismo entrará en vigor treinta días después de la fecha en que tal Estado Miembro haya depositado su instrumento de ratificación.

Artículo 27
Registro
El presente Tratado Constitutivo y sus enmiendas serán registrados ante la Secretaría de la Organización de Naciones Unidas.
Artículo Transitorio
Las Partes acuerdan designar una Comisión Especial, que será coordinada por el Consejo de Delegadas y Delegados y estará integrada por representantes de los Parlamentos Nacionales, Subregionales y Regionales con el objetivo de elaborar un Proyecto de Protocolo Adicional que será considerado en la IV Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno. Esta Comisión sesionará en la ciudad de Cochabamba. Dicho Protocolo Adicional establecerá la composición, atribuciones y funcionamiento del Parlamento Suramericano.
Suscrito en la ciudad de Brasilia, República Federativa del Brasil, a los veintitrés días del mes de mayo del año dos mil ocho, en originales en los idiomas portugués, castellano, inglés y neerlandés, siendo los cuatro textos igualmente auténticos.

_________________
DEVUELVAN LAS MALVINAS!!
avatar
Montero
Administrador
Administrador

Mensajes : 1796
Fecha de inscripción : 01/12/2013
Edad : 59
Localización : Ciudad de Buenos Aires

http://fdra.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: UNASUR - Unión de Naciones Suramericanas

Mensaje por Montero el Lun Feb 24, 2014 10:46 pm

Unasur crea la primera Escuela Suramericana de Defensa.

24/02/2014

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) aprobó la creación de la primera Escuela Suramericana de Defensa durante la IX reunión de la Instancia Ejecutiva del Consejo de Defensa Suramericano, celebrada en Paramaribo con la participación de los ministros de Defensa de Argentina, Brasil, Colombia, Guyana, Surinam y Venezuela, así como los viceministros de Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay.

El Ministerio de Defensa de Ecuador, país que propuso el proyecto, explicó que "la nueva entidad se articula sobre los principios de pluralidad y representación equitativa, gradualidad y flexibilidad, consenso, complementariedad, cooperación y calidad, a través de la conformación de una red que vincule los recursos académicos existentes en cada uno de los países miembros".

La creación de la Escuela Suramericana de Defensa (ESUDE) pretende ser un "centro de altos estudios de articulación de las iniciativas nacionales de los estados miembros para la formación y capacitación de civiles y militares en materia de defensa y seguridad regional de nivel político-estratégico".

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
DEVUELVAN LAS MALVINAS!!
avatar
Montero
Administrador
Administrador

Mensajes : 1796
Fecha de inscripción : 01/12/2013
Edad : 59
Localización : Ciudad de Buenos Aires

http://fdra.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: UNASUR - Unión de Naciones Suramericanas

Mensaje por Montero el Miér Feb 26, 2014 5:11 pm

Rossi celebró en Surinam la creación de la Escuela de Defensa Suramericana.

20/02/2014

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, celebró la creación de la Escuela Suramericana de Defensa al participar de la V Reunión del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). En la misma se anunció que la Argentina será la anfitriona de un seminario de Ciberdefensa. Además, durante la jornada mantuvo reuniones bilaterales con sus pares de Brasil, Colombia y Surinam.

En la reunión, los titulares de la cartera de Defensa de los países miembros ratificaron el Plan de Acción del CDS 2014. Allí, Rossi resaltó “la importancia de la integración sudamericana y los avances en materia de defensa plasmados en el Plan de Acción de este año”.

“La creación de esta institución refleja la necesidad de contar con una doctrina homogénea en materia de Defensa para todos los países que conforman la UNASUR”, expresó el titular de Defensa en referencia a la creación de la Escuela Suramericana de Defensa (ESUDE). Y agregó: “La ESUDE nos permitirá incentivar las estructuras de defensas que poseen todos los países de la región”

Esta iniciativa es concebida como un centro de altos estudios y de articulación de redes entre los Estados miembros, para la formación de civiles y militares. Esta iniciativa permitirá consolidar a la región como zona de paz, y concebir una identidad suramericana de defensa. Durante el corriente año se realizará la elaboración correspondiente de los reglamentos internos y estatutos.

Dentro de las actividades del Plan de Acción 2014, la Argentina organizará un seminario Regional de Ciberdefensa, para el mes de mayo, con el objetivo de debatir los desafíos que afronta la región en esta temática. Asimismo, en junio del corriente, nuestro país será anfitrión del seminario Defensa y Recursos Naturales, que organizará conjuntamente con Ecuador y Venezuela, en coordinación con el Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa (CEED).

En el marco de este encuentro regional, el ministro Rossi mantuvo reuniones bilaterales con sus colegas de Brasil, Celso Amorim; de Colombia, Juan Carlos Pinzón Bueno y de Surinam, Lamuré Latour.
Con su par de Brasil, se resaltó “el carácter estratégico de la relación bilateral, como así también la importancia del rol del CDS en la contribución para la consolidación del fortalecimiento del proceso de integración regional”. “A fin de afianzar esta relación bilateral decidimos elevar al más alto rango nuestros respectivos agregados militares”, sostuvieron.

Asimismo, los funcionarios también conversaron acerca de la participación de los países de la UNASUR en otros foros multilaterales como la CELAC y la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas.

En cuanto al encuentro con el ministro colombiano, se repasaron temas de la agenda bilateral vinculados a la cooperación en materia de Operaciones de Paz, capacitación y formación, y los posibles avances en la industria de la Defensa. Por último, ambos colegas acordaron una próxima reunión para el mes de mayo, en oportunidad del arribo de la Fragata ARA “Libertad” a ese país, en el marco del encuentro internacional Velas Latinoamérica 2014.

Además, Rossi firmó un memorándum de entendimiento con su par de Surinam, Lamuré Latour, que “servirá de marco para la apertura en los próximos meses de la Agregaduría de Defensa en Surinam”, aseguró el ministro argentino. Por su parte, Latour destacó “la cooperación que permanentemente Argentina mostró hacia Surinam en la responsabilidad como Co-Presidente del Consejo de Defensa Sudamericano”.

Por último, durante la reunión se presentaron los avances en el diseño, desarrollo, certificación, producción y soporte logístico del Avión Suramericano de Entrenamiento Primario Básico (UNASUR I), desarrollado en la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA).

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
DEVUELVAN LAS MALVINAS!!
avatar
Montero
Administrador
Administrador

Mensajes : 1796
Fecha de inscripción : 01/12/2013
Edad : 59
Localización : Ciudad de Buenos Aires

http://fdra.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Re: UNASUR - Unión de Naciones Suramericanas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.