Primera Guerra Mundial

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:47 pm

El potenciamiento de la artillería británica

La artillería inglesa experimentó un enorme potenciamiento en la Primera Guerra Mundial. Citaremos algunos modelos que concurrieron, junto al célebre cañón de campaña de 18 libras, a aumentar considerablemente la potencia de fuego con vistas a la batalla del Somme en 1916.

El obús de campaña de 4,5 pulgadas (114 mm)
Luego de todos los problemas experimentados en la guerra de Sudáfrica (1899-1902), los fabricantes de armas fueron requeridos para presentar nuevos diseños para una obús de campaña, y se eligió el diseñado por la firma Coventry Ordnance Works (Fábrica de Cañones Coventry). El nuevo obús de tiro rápido (QF=Quick Fire) entró en servicio en 1909, reemplazando al antiguo obús de retrocarga de 5 pulgadas. En 1914 el obús de campaña británico de 4,5 pulgadas (114 mm) era quizás una de las mejores armas del mundo en su clase (su único rival era entonces el Obús ligero alemán de 105 mm modelo 98/09, que tenía prestaciones similares al inglés en todos los campos, excepto en uno: el cañón ingles lo superaba en alcance. La pieza británica también tenía una ligera mayor elevación). Emplazado pesaba 1.368 kilos y disparaba una granada de alto explosivo (HE) de 15,9 kilos a una distancia máxima de 7,5 kilómetros. El diseño era simple y robusto. Tenía una cureña tipo caja que permitía una elevación de 45 grados, y tenía un giro de 3 grados a derecha e izquierda, y un escudo de acero, con una curva hacia atrás pronunciada de tal manera que tuvo que hacerse una ventana especial para el visor de ángulo. El retroceso era absorbido por un sistema hidráulico y de resortes de longitud variable. Se habían construido más de 3.000 unidades al final de la guerra y fueron entregados también a Nueva Zelanda, Canadá y Australia. También en 1916 fueron enviados unos 400 a la muy presionada Rusia. Fue el primer cañón ingles que empleó el cierre de bloque deslizante, en vez del de tornillo, y ciertas transformaciones fueron realizadas en 1917 para corregir una tendencia a agrietarse alrededor de los ángulos del bloque de cierre, que podría derivar en un estallido de la culata. Luego de la guerra, se amalgamó con el diseño del cañón de campaña de 18 libras y dio origen al célebre cañón-obús británico de 25 libras, la pieza de artillería más famosa del Royal Artillery.

Publico imágenes del obús QF de 4,5 pulgadas

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:47 pm

Vemos en este breve estudio de la artillería, y en los anteriores post también, que la obsesión de los ejércitos fue el ALCANCE de su artillería, esto es simplemente, poder acertar a los cañones enemigos, sin que éstos a su vez puedan alcanzar a los nuestros. En el ejército británico, como ya citamos, la nomenclatura tradicional clasificaba a los cañones (tiro rasante) por el peso de su munición (18 libras, 60 libras etc.); mientras que a los obuses (tiro indirecto, por elevación), por el diámetro de la boca de fuego en pulgadas. A continuación un arma que reflejaba estos tipicos condicionamientos.

El cañón de campaña de 60 libras
Al comenzar la Primera Guerra Mundial, el “60 libras” era uno de los más modernos cañones empleados por los ingleses. Había sido adoptado en 1904, luego de la amarga experiencia en la guerra Boer donde había quedado patente la necesidad de un cañón de apoyo pesado y de largo alcance. El diseño era bastante tradicional, excepto que el cañón y su cuna podían ser estirados hacia atrás sobre la cureña tipo caja, para distribuir mejor el peso durante el transporte. El cañón de 127 mm podía disparar una granada de 27,3 kilos (metralla o alto explosivo) a unos 9,4 kilómetros. Las baterías pesadas divisionales estaban armadas con el 60 libras.
El rendimiento del arma fue mejorado con los años. Esto fue logrado principalmente empleando mejor munición, por ejemplo, usando granadas más aerodinámicas. Así se mejoró el alcance hasta 11,2 kilómetros. (En 1916 se diseñó un nuevo tubo, que era tanto de mayor longitud como también se podía elevar más. Este fue el modelo Mk II. Las modificaciones hicieron más pesado al cañón, pero aumentaron más aún el alcance, ahora hasta 14,1 kilómetros. Sin embargo, este modelo ya no prestó servicio en la Primera guerra mundial.) También fueron alterados durante la guerra la cureña y especialmente las ruedas, lo que mejoró la maniobrabilidad de esta pesada arma (4,47 toneladas). La buena acogida del diseño nos lo indica que siguió siendo utilizado bien entrada la Segunda Guerra Mundial.
A continuación una cuantas imágenes del 60 libras. El arma siendo estirada por un tractor de orugas a vapor. Visto hoy día en un museo al aire libre. El 60 libras siendo empleado en Gallipoli, turquía en 1915 por los australianos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:48 pm

Obús de 6 pulgadas (152 mm) y 26 cwt (1.320 kg)
El obús de 6 pulgadas fué desarrollado en 1915 para sustituir a otros modelos más antiguos, ya obsoletos, y del mismo calibre en el ejército británico. Pronto se convirtió en el obús mediano Standard: se habían fabricado 3.633 para finales de la Primera Guerra Mundial. Poseía un sistema de retroceso hidroneumático simple y robusto, que modificaba la longitud de retroceso de acuerdo a la elevación. Horizontalmente se podía girar 4 grados a la derecha y a la izquierda, y se podía elevar de 0 a 45 grados. La granada regular era al comienzo una de shrapnell (metralla) de 45 kilos, pero esto permitía una alcance de sólo 8,7 kilómetros, pero cuando se introdujo una granada más ligera (de sólo 39 kilos) el alcance se incrementó a 10,4 km (También se introdujo una granada de sólo alto explosivo HE).
El debut real de estos cañones ocurrió en la Batalla del Somme en el verano de 1916. Era una de las pocas armas que realmente podían destrozar los gigantescos anillos de alambres de púas y demoler los reductos enemigos de primera línea. El cañón fue empleado principalmente por el ejército británico (al final de la guerra 1.246 unidades habían sido utilizadas por los ingleses), pero algunos fueron también suministrados a otros aliados, como los italianos. Como todas las piezas de este calibre, el obús de 6 pulgadas no era una mole fácil de mover. Necesitaba una gran cuadrilla de caballos para moverlo aunque sea una pequeña distancia, y la tracción mecánica era empleada apenas estaba disponible. Una idea de la importancia de esta arma nos lo da el hecho que para Noviembre de 1918, este tipo de cañón había disparado unos 22.400.000 tiros solo en el frente occidental!! La solidez del arma hizo que sea empleada aún en la Segunda Guerra Mundial, donde participó en acciones en el Norte de Africa y Birmania.

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:48 pm

Publico a continuación imágenes del obús británico de 6 pulgadas (152 mm). En una de las imagenes es estirado por un tactor a gasolina Holt. Observese en la segunda foto el cierre de tornillo, típico en los cañones britanicos de la epoca. En la primera y segunda fotos vemos al obús cuyas ruedas están provistas de "cadenas de patines" invento de 1898 del capitán italiano Crispino Bonagente, constiuido por placas metalicas de apoyo oscilante, articuladas en las ruedas que no solamente aumentan la superficie de contacto y evitan el hundimiento en el suelo, sino que constituyen rampas de marcha sobre terreno difícil.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:48 pm

El obús de 8 pulgadas (203 mm) modelos VI al VIII
Durante la guerra Anglo-boer los ingleses fueron superados por la falta de artillería pesada, y para encontrar una salida al problema montaron cañones navales en cureñas de campaña, todo localmente en Sudáfrica. Esta combinación resultó bastante efectiva, y cuando enfrentaron el mismo problema en la Primera Guerra Mundial, el ejército británico recurrió a la misma improvisación. Los primeros cañones de 8 pulgadas fueron una simple cuestión de convertir cualquier cañón antiguo de 150 mm que se encontraba, acortados en longitud y sus ánimas taladradas para poder disparar la granada de 90,8 kilos y diámetro de 203 mm (8 pulgadas). Las cureñas también eran muy variadas; algunas eran de antiguos cañones de asedio, otros ensamblados de componentes de cureñas de asedio y navales antiguas. Al final, esto resultó en 5 modelos (Marks) de obuses de 8 pulgadas y 5 modelos de cureñas, todos con cureñas tipo caja y 2 enormes ruedas de tracción. A medida que se desgastaban, eran simplemente descartados, aunque algunos duraron toda la guerra hasta 1918.

Una vez que los obuses de 8 pulgadas modelos Mark I hasta V cubrieron las necesidades más apremiantes, se tuvo tiempo de prestar mayor atención a un mejor diseño, y en agosto de 1915 se le solicitó a la fábrica Vickers que preparase un nuevo diseño de obús de 8 pulgadas. El primer modelo, conocido como obús Mark VI salió de la línea de montaje el 1 de marzo de 1916. El diseño era bastante simple: cureña clásica de cajón que permitía 4º de movimiento trasversal a cada lado, una cuna con sistema de absorción de retroceso hidroneumático, y una elevación posible de 50º, y ruedas de tracción. El cierre era también más rápido y moderno. El conjunto logró un alcance máximo de 9.825 metros, con un peso total de 5 toneladas menos que los modelos anteriores. Comparado con las versiones mas viejas, tenía un mejor retroceso, pero aún necesitaba cuñas bajo sus ruedas para absorber el resto de su enorme retroceso al disparar.

El problema con el modelo Mark VI era su mediocre alcance, y pronto se vio que este era un factor fundamental. Esto aceleró un rediseño, resultando en junio de 1916 en el modelo Mark VII, bastante parecido a su antecesor, excepto que el tubo había sido alargado a 17,3 calibres. Continuaron varias pequeñas modificaciones lo que resultó finalmente en el modelo Mark VIII, que podía lanzar una granada de 90,8 kilos a 11.240 metros de distancia.

El mecanismo de cierre era el de rosca interrumpida Asbury. Los obuses podían ser estirados por tractores o caballos (se necesitaba un armón para ambos métodos de tracción). Las ruedas de tracción eran de 30 cm de ancho y 170 cm de diámetro. Aún así era un obús pesado: el peso del tubo y del cierre juntos era de 2,9 toneladas y sólo la tapa de tornillo pesaba 174 kilos. La cadencia de fuego era de sólo 1 tiro por minuto, debido al peso del tubo, que obligaba a poner horizontal el cañón para recargar. El obús de 8 pulgadas munición separada: el proyectil, las cargas impulsoras y el iniciador eran cargados separadamente –no había un cartucho integral-. Había 4 tipos de cargas impulsoras, lo que resultaba en diferentes alcances. Este modelo fue empleado por los ingleses hasta los primeros años de la Segunda Guerra Mundial y no fue declarado obsoleto hasta 1943.
El cañón también fue usado por el ejército francés y por el norteamericano, y eventualmente fabricado en USA.

Publico algunas fotografías del obús de 8 pulgadas y de estas armas siendo transportadas por varios tractores Holt Caterpillar en el frente occidental.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:49 pm

El obús de 9,2 pulgadas (234 mm) modelo Mark I
El proyecto del obús de 9,2 pulgadas (234 mm) comenzó en 1910. El contrato se asignó a la firma Coventry Ordnance Works y el primer cañón se completó a comienzos de 1914, siendo probado en Gales. El diseño fue aprobado en julio de 1914 y en agosto de ese año la primera pieza fue enviada a Francia donde participo en su primera gran batalla en Neuve Chapelle a comienzos de 1915 (este cañón especial fue conocido como “Madre”. A fines de 1916 se habían entregado unos 260 obuses al ejército británico.)

El diseño del obús de 9,2 pulgadas era sólido y bien pensado, con un recuperador de retroceso hidroneumático, que probó ser bastante fiable y pronto se volvió el sistema oficial británico. Para ser transportado, el gran cañón era por supuesto dividido en varias partes, en este caso tres, y cada una era llevada en un carro separado. (Cada carro podía ser tirado por su propia cuadrilla de caballos, y los 3 carros se podían amarrar y ser tirados por un tractor mecánico como el Holt). El único problema real con este potente cañón era su bastante corta longitud –debido a la necesidad que hubo de mantenerlo bien compacto para poder ser tirado por caballos- y en consecuencia tenía la tendencia particular de saltar un poco en el aire cuando disparaba. Para contrarrestar esto se empleaba un “cajón de tierra”, sujetado al frente del cañón, y al ser emplazado era llenado con 9 toneladas de tierra.

El modelo Mark I podía disparar una granada de 132 kilos de alto explosivo (HE) a una distancia máxima de 9.186 metros. La cadencia de fuego era de dos tiros por minuto. El alcance era un tanto corto, y se iniciaron los trabajos en un nuevo modelo, el Mark II. Al mismo tiempo se siguió empleando el Mark I, y estaba aún en uso cuando la guerra terminó en 1918.

Inserto imágenes del obús de 9,2 pulgadas (234 mm). Brunner publicó unas fotos interesantes de ese cañón en la página 4 de este tema.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:49 pm

El Obús de asedio de 15 pulgadas (381 mm)

Este fue el cañón más pesado de la artillería británica durante la Primera Guerra Mundial. Fue desarrollado como un proyecto privado por la firma Coventry Ordnance Works en 1914-15. Era esencialmente una versión ampliada del entonces muy exitoso obús de 9,2 pulgadas. El Primer Lord del Almirantazgo, Winston Churchill se interesó en el proyecto, y envió el primer cañón a Francia para ser empleado por la Brigada Naval. También dio la orden de fabricar 11 mas de estos obuses, con la intención de enviárselos a los infantes de marina que combatían allí. Y de las 12 piezas fabricadas, al menos 10 fueron enviadas a Francia (una fue enviada a Gallípoli, pero no pudo ser desembarcada).

En 1916 los cañones fueron entregados al ejército, que estuvo menos que entusiasmado con estos mastodontes: “Atendiendo al escaso alcance de estas armas, consideramos que las mismas son un desperdicio de tiempo y material”. El alcance era de nuevo el gran problema: el arma podía lanzar una granada pesada de 635 kilos (la velocidad de salida de la boca de fuego era 341 metros/segundo) solamente a 9,87 kilómetros, y a menudo no se consideraba justificado todo el esfuerzo y tiempo que tomaba para transportar y emplazar estos cañones muy pesados, que eran transportados en 9 cargas separadas, y que pesaban no menos de 94 toneladas emplazados!! (También la falta de escudo protector, y el hecho de que debía ser empleado relativamente cerca del frente, lo hacía vulnerable al fuego de contra-batería.) Pero el efecto de estas enormes granadas era por supuesto devastador, y 25.332 de ellas fueron disparadas a lo largo de toda la guerra, siendo empleado en todas las grandes batallas, desde la de Loos (1915), la del Somme (1916), Paschendaele (1917) hasta los ataques finales de 1918. El obús de asedio de 15 pulgadas fue declarado obsoleto poco después de terminada la guerra.

Publico a continuación un gráfico del obus de 15" y fotografías del arma en la Primera Guerra Mundial.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:50 pm

El Estado Mayor del Cuarto Ejército elabora el plan táctico de ataque
La doctrina táctica adoptada por el Cuarto Ejército era una combinación de las experiencias francesas e inglesas, más una visión de la efectividad potencial de las nuevas Divisiones.
1-Cuando se iniciase el ataque de la infantería, la artillería levantaría los tiros sobre las líneas avanzadas alemanas hacia objetivos más lejanos, de acuerdo al cronograma establecido. Esto estaba en las habilidades incluso de las nuevas unidades de artillería bisoñas de los Nuevos Ejércitos. Se había esparcido la impresión entre todas las unidades, a todos los niveles, de que el bombardeo sería de una potencia inédita, y que destruiría todo. La infantería ocuparía entonces el área devastada, de una manera tradicional.
2-Las recomendaciones preparadas por el Gran Cuartel General contemplaban que la infantería atacante debía abandonar sus trincheras a una distancia no mayor que 180 metros de las líneas enemigas de vanguardia. Pero algunos comandantes divisionarios replicaron que para lograr esto deberían cavar nuevas trincheras muchos centenares de metros hacia delante. Tanto el Tercer como el Cuarto ejército dejaron esta decisión en manos de los comandantes divisionarios, y eventualmente algunas divisiones cubrieron el espacio a recorrer con trincheras para aproximarse. Otros simplemente recurrieron a empujar las vanguardias de asalto en la tierra de nadie, unos 90 metros de las líneas enemigas aún bajo el fuego de la artillería inglesa.
3-Un memorando del Gran Cuartel General (GHQ) recordaba a las divisiones que los oficiales y soldados de los Nuevos Ejércitos aún no tenían experiencia, y que la calidad del ejército no era la misma que un año atrás. El ejército podía ahora solamente reaccionar sobre órdenes fijas dadas precedentemente y era poco probable que tomen su propia iniciativa de acuerdo a como se presentaba la situación en el momento. Cuando atacase, la infantería debía hacerlo en líneas u oleadas, al menos de cuatro en profundidad. No habría destacamentos a los cuales se les asignasen otras misiones, como de penetración previa en las posiciones enemigas.

Encubrimiento y desvío de atención del enemigo
No hubo intento de encubrir o de desviar la atención del enemigo sobre el ataque, con la excepción de algunos simulacros realizados por el Tercer Ejército cerca de Arras, que parecían a los del Somme. Los enormes preparativos detrás de las líneas, las crecientes incursiones y los sondeos de artillería, todos sirvieron para alertar al enemigo del ataque en ciernes. La prensa aliada y las conversaciones detrás de las líneas todas comentaban del “gran golpe”. La única sorpresa era el día y la hora del ataque, y eventualmente esto mismo fue patente para el enemigo.

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:50 pm

Debilidades del Plan
Existían serias falencias en el plan: la infantería tendría que recorrer 3.600 metros para llegar a sus objetivos asignados; la artillería, a pesar de estar mucho más expandida, sería distribuida muy ligeramente en un frente de 22.400 metros, y tendría que tratar de alcanzar objetivos en la segunda línea enemiga además de en la primera; se subestimaba la capacidad de recuperación de los defensores alemanes, y habían muy pocas tropas frescas si se presentaba la oportunidad de explotar una ruptura. Quizás el defecto más serio era la creencia de que el peso del bombardeo de artillería sería tan efectivo.

¿De haber sabido estos factores, hubiesen Haig y Rawlinson actuado de manera diferente?
En retrospectiva, es fácil creer que lo hubiesen hecho. Pero la experiencia y evidencia de que disponían, sobre las cuales tomaron las trágicas decisiones sobre el ataque inicial, hubiesen llevado a muchos a las mismas conclusiones. Quizás Rawlinson debería haberse mantenido en su punto de vista, y haber sido más insistente en un ataque limitado a la primera línea enemiga. Quizás los comandantes de divisiones hubiesen tomado mas medidas de aproximación para acortar la distancia que sus tropas tendrían que cubrir. Quizás las unidades más experimentadas hubiesen cambiado las táctica de aproximación durante el asalto. Quizás los asesores de la artillería hubiesen insistido en una visión más realista de los efectos del bombardeo. Pero no lo hicieron, y como se verá, se necesitaba un gran cambio de mentalidad a mediados de julio de 1916.

¿Bombardeo sin precedentes?
Hasta la batalla del Somme, el mayor y más concentrado bombardeo efectuado por el ejército inglés había sido en la Batalla de Loos en setiembre de 1915. Había sido suficiente para destruir las alambradas enemigas, las trincheras y reductos en algunos puntos y para permitir a la infantería penetrar en las trincheras alemanas. Aún así, la potencia de fuego en Loos era como la picadura de una pulga comparada con la cantidad de cañones que disponía el Cuarto Ejército para la acción del Somme. Había casi el doble de artillería –vista desde la cantidad de “metros de frente por boca de fuego” – pesada , y un 25% mas de artillería de campaña, que en Loos. Esta vez también había un suministro pleno de munición para el bombardeo planificado. La confianza era elevada.

Pero la misión era superior a la capacidad…
Esa acumulación de potencia de fuego, sin embargo, estaba diseminada en un sector muy profundo. La ampliación del plan por parte de Haig para incluir la segunda línea de trincheras alemanas redujo instantáneamente a la mitad el peso de las bombas de artillería que deberían caer sobre las líneas enemigas. Los cañones tendrían que disparar sobre extensos cinturones de alambres de púa como sobre múltiples líneas de trincheras en cada sistema defensivo. Visto desde la perspectiva de cantidad de granadas por metro de trinchera enemiga, el bombardeo del Somme ni siquiera alcanzaba al efectuado en la batalla de Neuve Chapelle, un año atrás.
Publico una tabla en la que se compara la artillería disponible para las batallas del Somme y de Loos, un año atrás. Observese el detalle "metros de frente por boca de fuego".

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:50 pm

Publico un grafico del Plan de ataque británico en el Somme. Algunas divisiones (10.000 hombres en promedio cada una) son Regulares -el ejército que habian estado desde 1914, otras son territoriales, un tipo de unidad creados en 1908 y las más son de del "Nuevo Ejército" creado por el ministro de Guera Inglés Lord Kithchener en 1914 para aumentar considerablemente el potencial humano del ejército ingles en plena guerra.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:50 pm

El Plan de Bombardeo
El Mando del Cuarto Ejército emitió la orden de bombardeo el 5 de junio. Se contemplaban 5 días de lluvia incesante de granadas sobre el enemigo, en un número de etapas. La unidades de artillería individuales dispararían por períodos de 2 horas, con un descanso entremedio. El día Z sería el del asalto de la infantería, y los días precedentes eran denominados días U, V, W y X. Los primeros dos días se dedicarían principalmente a cortar las alambradas de púas con artillería. En los tres días finales la artillería pesada destruiría las trincharas, reductos y a la artillería enemiga, mientras que los cañones de campaña continuarían destruyendo las alambradas. En algunos puntos se efectuarían lanzamiento de gases asfixiantes y humo, para desorientar al enemigo. Los caminos y las vías férreas serían bombardeados a la noche, para evitar el reabastecimiento y el relevo de unidades. Habría también un bombardeo intensivo diario de 80 minutos de duración: el día Z éste sería 15 minutos más breve, para permitir en teoría que la infantería avance mientras el enemigo se encontraba aún a cubierto.
Muy escasa artillería británica dispararía contra la artillería alemana; en esta etapa de la guerra las técnicas de descubrimiento, hallazgo y destrucción de los cañones enemigos estaban aún en una etapa de desarrollo, y las técnicas balísticas no eran lo suficientemente precisas para alcanzarlos cuando se los ubicaba. En el ataque inicial, la artillería alemana que no había sido silenciada impidió a las reservas británicas cruzar la tierra de nadie. Las tropas que habían arribado a las líneas enemigas fueron efectivamente aisladas por este fuego.

La confianza es elevada
Nunca se había visto tal despliegue de artillería. Por fin, el “Boche” (nombre dado a los alemanes) estaría del lado que se recibía. El comandante del Cuarto Ejército, Henry Rawlinson se esmeró en extremo para que todos sus subordinados entendiesen que “nada quedaría con vida en el área cubierta por el bombardeo cuando éste concluyese”.

Día U, 24 de Junio de 1916: empieza el bombardeo
Fue el día que la batalla del Somme realmente empezó. Día gris, con nubes bajas y lluvia persistente, continuando a las tormentas eléctricas del día anterior. Se dio inicio al corte de alambradas por la artillería. No hubo posibilidades de vuelos de reconocimiento hasta muy tarde ese día, no se realizó ningún disparo de “contra-batería”. La respuesta de la artillería enemiga fue escasa. La 4ta división lanzó gases asfixiantes por una hora en el sector de Beaumont Hamel.

Publico imágenes de obuses de 8 pulgadas disparando durante el bombardo inicial en el Somme y una batería de obuses de 9,2 pulgadas en el mismo frente.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:51 pm

Día Z: 1 de julio de 1916, el ataque al Somme comienza
El primer día de la batalla había sido precedido por 5 días de bombardeo de artillería donde se dispararon 1.738.000 granadas sobre las líneas alemanas. También habían sido colocadas 10 minas subterráneas debajo de las trincheras y reductos enemigos de primera línea; las 3 mayores minas contenían unas 19 toneladas de explosivos cada una.
En ataque lo realizarían 13 divisiones inglesas (11 del Cuarto Ejército y 2 del Tercer Ejército), al norte del río Somme y unas 11 divisiones del Sexto Ejército Francés en el río y al sur del mismo. Sus adversarios eran tropas del Segundo Ejército alemán del general Fritz von Bellow. El eje del avance estaba centrado en el camino romano que iba de Albert al oeste 19 kilómetros hacia Bapaume.
La hora cero para la batalla del Somme estaba fijada a las 7:30 de la mañana del 1 de julio de 1916. 10 minutos antes (7:20 a.m.) un oficial detonó la mina debajo del reducto de Hawthorn Ridge. Se desconoce si la mina fue detonada 10 minutos antes de lo planeado. A las 7:28 las demás minas fueron voladas (excepto la de Kasino Point que se detono mas tarde). A la hora cero hubo un breve y completo silencio mientras la artilleria cambiaba su punteria hacia la siguiente linea de objetivos. Luego, según las palabras del poeta John Masefield:
“Las manecillas del tiempo apuntaban la marca de la media hora, y a todo lo largo de la vieja linea del frente, los Ingleses alli salieron silbando y gritando. Los hombres de la primera oleada treparon los parapetos, tumultosamente, en la oscuridad y en presencia de la muerte, y habiendo dejado atras todas la cosas placenteras, avanzaron a travez de la tierra de nadie para empezar la Batalla del Somme.”
John Masefield, La Vieja Linea del Frente, 1917

La infantería habia sido cargada con 32 kilos de equipo, y en algunos casos habia sido instruida para formar lineas uniformes y avanzar al paso. En otros lugares, las unidades habian trepado a la tierra de nadie temprano de tal manera que pudiesen correr a las trincheras alemanas de la primera linea tan pronto como se levantase la barrera de artilleria. A pesar del bombardeo, muchos defensores alemanes habian sobrevivido, protegidos en profundos refugios, y pudieron infligir terribles bajas a la desprotegida infantería britanica.
Al norte del camino Albert-Bapaume el avance fue casi un fracaso completo desde el comienzo. En pocos lugares los atacantes llegaron dentro de las trincheras alemanas de primera linea y aun de la trinchera de apoyo, pero invariablemente, eran demasiado pocos para enfrentar a los contra-ataques alemanes. Cuando la barrera de artilleria defensiva alemana descendio a la tierra de nadie, fue imposible que los refuerzos la atravesaran, o que los informes llegaran a los puntos de partida.

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:51 pm

Fotografia del estallido de la mina en Hawthorn ridge, a las 7:20 del 1 de julio de 1916.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:51 pm

Algunas divisiones británico/irlandesas se las arreglaron para desempeñarse extremadamente bien, de acuerdo a Middlebrook:

“Los batallones de vanguardia (de la división 36 “Ulster”) se habían desplegado fuera del bosque un momento antes de las 7:30 AM y estaban tendidos en tierra cerca de las trincheras alemanas… A la hora cero la barrera de artillería inglesa se levantó. Los silbatos pitaron “Avanzar”. Se incorporaron los hombres del Ulster y, sin formarse en oleadas como habían hecho otras divisiones, arrollaron la primera línea alemana… Con una combinación de tácticas propias y audacia del Ulster, consiguieron el trofeo que tantos otros no pudieron, la captura de una larga sección de la línea de vanguardia alemana.”
Martin Middlebrook, El Primer Día en el Somme

Publico una imagen del avance de la 36 Ulster division, por el artista J.P.Beard

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:51 pm

1 de julio de 1916: el primer día en la batalla del Somme (cont.)
Las comunicaciones eran completamente deficitarias, y los comandantes permanecieron mayoritariamente ignorantes del progreso de la batalla. Un informe errado que decía que la División 29 había triunfado en Beaumont Hamel hizo que se le ordene a la brigada de reserva que se adelantase para sostenerla. El 1er Regimiento de Newfoundland (Terranova) fue incapaz de llegar a la trinchera de primera línea, por lo tanto avanzó desde la trinchera de reserva. La mayor parte del batallón fue muerto antes de cruzar la primera línea, y sufrió 91 % de bajas, la segunda peor pérdida de un batallón en el día. 801 hombres del regimiento marcharon a la batalla ese día, y sólo 68 salieron ilesos, con más de 500 muertos. Cerca de una generación entera de los futuros líderes de Terranova fue masacrada. Por sus esfuerzos, el Primer Regimiento de Newfoundland fue denominado el “Regimiento Real de Newfoundland” por el rey Jorge V.

El avance ingles en los costados del camino Albert-Bapaume también fue un fracaso, a pesar de la explosión de 2 minas en La Boiselle. Aquí se efectuó otro trágico avance por la Brigada Irlandesa Tyneside de la División 34, que arrancó a unos 1.600 metros de las trincheras alemanas de vanguardia, a plena vista de las ametralladoras enemigas, y fue barrido antes de alcanzar las mismas trincheras de primera línea inglesas.

En la parte sur de camino, las divisiones francesas tuvieron un éxito mayor. Aquí las defensas alemanas eran relativamente débiles, y la artillería francesa, superior en número y experiencia a la británica, fue altamente efectiva. Desde el pueblo de Montauban hasta el río Somme, todos los objetivos del primer día fueron alcanzados. Aunque el Cuerpo de Ejército Francés XX se suponía que sólo actuaría de apoyo en este sector, eventualmente ayudaron a liderar todo el ataque. Al sur del río Somme, las fuerzas francesas se desempeñaron bastante bien, sobrepasando sus objetivos asignados. El Primer Cuerpo Colonial salió de sus trincheras a las 9:30 AM como parte de un simulacro para imprimir a los adversarios germanos un falso sentido de seguridad. La aproximación fue exitosa y, como las divisiones francesas más al norte, también avanzaron fácilmente. Dentro de la hora habían ocupado Fay, Dompierre, Becquincourt y puesto una cabeza de playa en la llanura de Flaucourt. La totalidad de la primera línea alemana estaba en manos francesas. Para las 11:00 la segunda línea, delimitada por Assevillers, Hebecourt y Feuilleres era alcanzada sin siquiera tener que recurrir a las reservas. A la derecha del Cuerpo Colonial, el Cuerpo de Ejército XXXV también atacó a las 9:30, pero disponiendo sólo de una división en primera línea, su progreso fue menor. Aún así, todos los objetivos del primer día fueron alcanzados. Las trincheras alemanas habían sido completamente superadas y el enemigo totalmente sorprendido por el ataque. Los franceses habían avanzado 1,5 kilómetros y 2 kilómetros en las riberas Norte y Sur respectivamente.

En un panorama general, el primer día en el Somme fue un fracaso. Los ingleses habían sufrido 19.240 muertos, 35.493 heridos, 2.152 desaparecidos y 585 prisioneros que constituían una perdida total de 57.470. Las bajas iniciales fueron especialmente numerosas entre los oficiales, quienes aún vestían diferente de los suboficiales y otros rangos, y cuyos uniformes los alemanes habían sido entrenados para reconocer.

La cantidad exacta de bajas alemanas del 1 de julio es difícil estimar, por que las unidades alemanas emitían su reporte de bajas cada 10 días. Se estima que los alemanes tuvieron 8.000 bajas en el frente ingles, de los cuales 2.200 fueron prisioneros de guerra. La diferencia entre las bajas inglesas y alemanas fue la mayor en el sector de Ovillers, donde la Octava División británica sufríó 5.121 bajas, mientras que el Regimiento Alemán Nro. 180 que defendía la posición tuvo sólo 280 bajas –una relación de 18 a 1.

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:51 pm

Inserto algunos testimonios de protagonistas de esta batalla, para poder adentrarnos más en lo que fué aquella tragedia.

Ametralladorista alemán en el Somme:
“Los oficiales venían al frente. Identifiqué a uno de ellos caminando tranquilamente con un bastón. Cuando empezamos a disparar teníamos sólo que cargar y recargar. Ellos caían por centenares. No había necesidad de apuntar, simplemente disparábamos hacia ellos.”

Philip Gibbs, periodista, observaba los preparativos para la mayor ofensiva del Somme en Julio de 1916.
“Antes del amanecer, en la oscuridad, me encontraba con un contingente de caballería enfrente de Fricourt. Como oficial de caballería, Haig estaba obsesionado con la idea que lograría una ruptura en las líneas alemanas y enviaría a la caballería por dicho claro. Era una esperanza absolutamente fantasiosa, ridiculizada por el Alto Mando Alemán en un informe que enviaron de las Batallas del Somme y que después capturamos.
Enfrente nuestro, no había una línea sino una posición fortificada, de veinte millas de profundidad, atrincherada y fortificada, defendida por grandes masas de nidos de ametralladoras y miles de cañones en un amplio arco. ¡Ninguna oportunidad para la caballería! Pero en esa noche, ellos estaban aglomerados detrás de la infantería. Entre ellos estaba la caballería hindú, cuyos oscuros rostros se iluminaban aquí y allá momentáneamente, cuando alguno encendía un fósforo para prender su cigarrillo.

Antes del amanecer había un gran silencio. Nos hablábamos unos a otros en susurros, si es que hablábamos. Luego súbitamente nuestros cañones abrieron fuego con una colosal intensidad. Nunca antes, pienso, ni después, aún en la Segunda Guerra Mundial, se habían acumulado tantos cañones contra ningún frente. Era un rodillo tronador de fuego de artillería, y la tierra vomitaba fuego, y el cielo se iluminaba con las granadas que estallaban. Parecía que nada sobreviviría, ni una hormiga siquiera, bajo aquella impresionante tormenta de artillería. Pero los alemanes en sus profundos reductos lo hicieron, y cuando nuestras oleadas de hombres fueron hacia ellos se encontraron con un fuego mortal de ametralladoras y morteros.

Nuestros hombres no llegaron a ningún lado el primer día. Fueron segados como pasto por los ametralladoristas alemanes, quienes al levantarse nuestra barrera de artillería, corrieron afuera para enfrentar a los nuestros a cielo abierto. Muchos de los mejores batallones fueron prácticamente aniquilados, y nuestras perdidas fueron terribles.

Un doctor alemán que fue tomado prisionero cerca de La Boiselle quedó detrás para atender a nuestros heridos en un reducto en vez de bajar a un lugar más seguro. Lo encontré viniendo del campo de batalla en la mañana siguiente. Uno de nuestros hombres traía su maletín y conversé con el. Era un hombre alto, corpulento y con barba negra, y hablaba bien inglés. “Esta guerra!” dijo. “Nos pasamos matándonos unos a otros sin sentido. Es una guerra contra la civilización y la religión y no veo que vaya a terminar”.

El soldado George Morgan, del 1rst Bradford Pals, participó en la batalla del Somme el 1 de julio de 1916.

No hubo ninguna indecisión cuando llegó la hora cero. El oficial de nuestro pelotón sonó su silbato y él fue el primero que trepó la escalera, con su revólver en una mano y un cigarrillo en la otra. “Adelante muchachos”, dijo, y fue hacia arriba. Todos fuimos detrás de él uno a uno. Nunca vi al oficial de nuevo. Su nombre figura en el memorial de los desaparecidos que se levantó luego de la guerra en Thiepval. Era un hombre joven pero muy valiente.”

George Coppard era un tirador de ametralladora en la batalla del Somme. En su libro Con una ametralladora hasta Cambrai, el describió lo que vio el 2 de julio de 1916.

“En la mañana siguiente, nosotros los tiradores reconocimos el mortal escenario enfrente de nuestra trinchera. Había una par de binoculares con su estuche, y bajo la radiante luz del sol de un día de verano, todo se reveló nítido y claro. El paraje era como la comarca de Sussex, con colinas levemente onduladas, crestas y valles, dificultando al principio apuntar a las trincheras enemigas pues ellas aparecía y desaparecían con las ondulaciones del terreno.

Rápidamente se percibió que la línea alemana seguía puntos relevantes, siempre con una excelente visual sobre la tierra de nadie. Inmediatamente en frente nuestro, y esparcido a derecha e izquierda hasta perderse de vista, se vio claramente que el ataque había sido brutalmente rechazado. Cientos de muertos, muchos de la Brigada 37, estaban esparcidos como despojos luego de una marejada. Murieron casi tantos en las alambradas como en campo abierto, como peces capturados en una red. Colgaban allí en grotescas posiciones. Algunos parecía como si estuviesen rezando; murieron arrodillados y el alambre les impidió caer. Debido a que los muertos estaban igualmente repartidos, ya sea en las alambradas o en el suelo, era claro que no hubo brechas en las alambradas al momento del ataque.

El fuego concentrado de suficientes ametralladoras para cubrir cada pulgada de terreno, había hecho su terrible tarea. Los alemanes debieron haber estado reforzando las alambradas por meses. Era tan densa que la luz del día podía verse con dificultad a través de ella. A través de los binoculares pude ver la negra masa de alambres. La esperanza puesta en los densos cinturones de alambres no los había decepcionado.

¿Como pudieron nuestros planificadores imaginar que los Tommies (soldados británicos), habiendo sobrevivido a todos los otros peligros – y los había por doquier cruzando la Tierra de Nadie – podrían pasar a través de las alambradas alemanas? ¿Habrían estudiado la oscura densidad de ellas mediante sus largavistas? ¿Quién les dijo que el fuego de artillería podría partirlas en pedacitos, haciendo posible avanzar a través de ellas? Cualquier soldado raso les hubiese dicho que el fuego de artillería levanta las alambradas y luego las deja caer, a menudo más enmarañadas que antes.”

El general Rees, comandante de la Brigada de Infantería 94 en el Somme, describió como sus hombres fueron a la batalla el 1 de julio de 1916.
"Avanzaron línea tras línea, vestidos como en un desfile, ningún hombre dudó en ir hacia la pesada barrera de fuego de artillería, o enfrentar el fuego de ametralladoras y fusilería que finalmente los aniquiló. He visto las líneas que avanzaban en tan admirable orden disolverse bajo el fuego. Aún así, ningún hombre gritó, rompió filas, o intentó retroceder. Nunca he visto, ni lo hubiese imaginado, tan magnífico despliegue de gallardía, disciplina y determinación. Los informes que recogí de los escasos sobrevivientes de este maravilloso avance, confirman lo que presenciaron mis ojos, y que difícilmente alguno de los nuestros llegó a las líneas alemanas.”

Clare Tisdall, trabajó como enfermera en un puesto de primeros socorros durante la batalla del Somme:
“Durante el Somme prácticamente nunca paramos. Estuve despierta por diecisiete noches antes de poder pasar la noche en una cama. Muchos de los muchachos tenían las piernas destrozadas o groseramente amputadas en la primera línea. Estos muchachos eran los que sentían más dolor, y muy a menudo solía sostener el muñón hacia arriba en la ambulancia durante todo el camino, para que no se golpee con la camilla.
El caso más horrible que presencié –y que aún se me aparece a veces- era el de un hombre herido que era llevado y pasó frente a nosotros. Era de noche y en la tenue luz pensé que su rostro estaba cubierto con un paño negro. Pero cuando me acerqué, quedé horrorizada al descubrir que toda la mitad inferior de su cara había sido completamente volada y lo que parecía un paño negro, era un gran orificio oscuro. Fue la única vez que casi me desmayé.”

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:52 pm

Publico a continuación algunas imágenes de la batalla del Somme: soldados británicos subiendo por el parapeto para la batalla, Primer Regimiento de Terranova (1rst Newfoundland) calando bayonetas, soldados alemanes en sus trincheras, trincheras alemanas capturadas por británicos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:52 pm

Foto de soldados alemanes muertos en sus trincheras

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:52 pm

Publico más imágenes del Somme: cocina alemana en las trincheras, los ingleses se sorpendieron del confort y la practicidad de las instalaciones alemanas. Otra imagen, los ingleses avanzando en la tierra de nadie, y dos mapas del 1 de julio de 1916 y del 14 de julio mostrando los avances de la batalla que terminaría recién el 18 de noviembre de 1916.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:52 pm

Sigo publicando imágenes del Somme 1916
Fusileros de Lancashire siendo arengados por su comandante el día antes del ataque. Fusileros de Worcester colocando corta alambres en la punta de sus Lee Enfield. El bombardeo la noche anterior al ataque. El gran ataque del 1 de julio de 1916. Oficial en primera línea inglesa observando explosion de una mina.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:53 pm

Publico una imagen de un cañon de campaña de 18 libras disparando durante el bombardeo inicial del Somme. Se estima que durante el día se disparaban 150.000 granadas y por la noche 50.000 durante los días del bombardeo preliminar del Somme. Publico también imagen de un avion de reconocimiento ingles despegando y de un globo de observación, ambos eran elementos empleados para recabar datos del estado de las fortificaciones enemigas y dirigir a la artilleria.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:53 pm

Publico imágenes de las trincheras alemanas. Estas estaban extraordinariamente bien construídas, y algunas disponían comodidades como casino de oficiales y barberías.
Puesto sanitario aleman en una trinchera de hormigon, trinchera alemana, cadaveres de soldados alemanes en trincheras de primera linea.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:53 pm

Las operaciones después del 1 de julio de 1916

A las 22:00 del 1 de julio, el comandante del Cuarto Ejército Inglés, Teniente-General Henry Rawlinson, ordenó continuar el ataque. La confusión y la pobrísima comunicación a travez de la extensa cadena de mando significó que pasaron varios días hasta que los líderes ingleses advirtieron la magnitud del desastre. Haig nombró al teniente-general Hubert Gough para hacerse cargo del sector norte, mientras el cuarto ejército se encargaba del sur. Gough advirtió el fiasco en su sector y demoró la inmediata reanudación de la ofensiva –éstas no se reiniciarían hasta el 3 de julio.
Los británicos tampoco estuvieron al tanto de las oportunidades que se presentaron al sur de la ruta Albert-Bapaume donde habían logrado un triunfo parcial. Hoy se sabe que existió por un largo tiempo una gran brecha en las defensas alemanas entre Ovillers (sobre el camino) y Longueval. El 3 de julio una patrulla de reconocimiento de la división 18 Eastern penetró 2 millas dentro del territorio alemán sin encontrar resistencia y estableció una línea defensiva. Sin embargo, la oportunidad se perdió o los ingleses carecieron de recursos para explotarla, y los alemanes pudieron cerrar el claro a tiempo.
El bosque Mametz estuvo despejado el 3 de julio pero fue re-ocupado por los alemanes al día siguiente y no se lo pudo capturar hasta el 10de julio, luego de 2 costosos intentos. Lugares como High Word y Delville Word, listos para ser tomados luego del primer día, requerirían un enorme expendio de vidas antes de ser capturados eventualmente en Agosto y Setiembre. En agosto Rawlinson escribió sobre el período entre el 1 y 4 de julio:
“Aquellos 4 días hubiésemos con todo podido haber tomado posesión de la tercera línea de defensa enemiga, que estaba en esa época terminada en menos de la mitad… Me enferma pensar en “lo que hubiésemos podido”

Mientras los ingleses luchaban por re-iniciar su ofensiva, los franceses continuaron su rápido avance al sur del Somme. El punto crítico de la ofensiva fueron los días 3 y 4 de julio cuando la posibilidad de una ruptura aún parecía posible. Pero tan rápido como apareció, se les fue de las manos. Cuando el Cuerpo de ejército XX francés tuvo que detener su avance en la ribera norte para esperar a los británicos, una manifiesta hostilidad hacia los ingleses creció entre las filas del ejército francés. En otro sector, el Cuerpo Colonial I presionó y para el final del 3 de julio, Frise, el bosque de Mereaucourt, Herbecourt, Buscourt, bosque de Chapitre, Flaucourt y Asseviller estaban todos en manos francesas. En la ejecución, fueron tomados 8.000 prisioneros alemanes, mientras que la captura de la planicie de Flaucourt permitiría a Foch transportar su artillería pesada para apoyar al Cuerpo XX en la ribera norte. Los franceses continuaron atacando el 5 de julio cuando Hem fue tomada. El 8 de julio cayeron Hardecourt-aux-Bois y la villa Monacu (una antigua fortaleza, rodead de nidos de ametralladoras escondidos en el matorral circundante). El 9/10 de julio caían Biaches, Maisonnette y la fortaleza Biaches.

En 10 días de combate, en un frente de 20 km, el Sexto Ejército francés había progresado tanto como 10 km en ciertos puntos. Había ocupado toda la llanura de Flaucourt (que constituía la principal defensa del pueblo de Peronne) capturando 12.000 prisioneros, 85 cañones, 26 lanzaminas, 100 ametralladoras y otros materiales varios, con mínimas pérdidas.

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:54 pm

Las operaciones después del 1 de julio de 1916

A las 22:00 del 1 de julio, el comandante del Cuarto Ejército Inglés, Teniente-General Henry Rawlinson, ordenó continuar el ataque. La confusión y la pobrísima comunicación a travez de la extensa cadena de mando significó que pasaron varios días hasta que los líderes ingleses advirtieron la magnitud del desastre.  Haig nombró al teniente-general Hubert Gough para hacerse cargo del sector norte, mientras el cuarto ejército se encargaba del sur. Gough advirtió el fiasco en su sector y demoró la inmediata reanudación de la ofensiva –éstas no se reiniciarían hasta el 3 de julio.
Los británicos tampoco estuvieron al tanto de las oportunidades que se presentaron al sur de la ruta Albert-Bapaume donde habían logrado un triunfo parcial. Hoy se sabe que existió por un largo tiempo una gran brecha en las defensas alemanas entre Ovillers (sobre el camino) y Longueval. El 3 de julio una patrulla de reconocimiento de la división 18 Eastern penetró 2 millas dentro del territorio alemán sin encontrar resistencia y estableció una línea defensiva. Sin embargo, la oportunidad se perdió o los ingleses carecieron de recursos para explotarla, y los alemanes pudieron cerrar el claro a tiempo.
El bosque Mametz estuvo despejado el 3 de julio pero fue re-ocupado por los alemanes al día siguiente y no se lo pudo capturar hasta el 10de julio, luego de 2 costosos intentos. Lugares como High Word y Delville Word, listos para ser tomados luego del primer día, requerirían un enorme expendio de vidas antes de ser capturados eventualmente en Agosto y Setiembre. En agosto Rawlinson escribió sobre el período entre el 1 y 4 de julio:
“Aquellos 4 días hubiésemos con todo podido haber tomado posesión de la tercera línea de defensa enemiga, que estaba en esa época terminada en menos de la mitad… Me enferma pensar en “lo que hubiésemos podido”

Mientras los ingleses luchaban por re-iniciar su ofensiva, los franceses continuaron su rápido avance al sur del Somme.  El punto crítico de la ofensiva fueron los días 3 y 4 de julio cuando la posibilidad de una ruptura aún parecía posible. Pero tan rápido como apareció, se les fue de las manos. Cuando el Cuerpo de ejército XX francés tuvo que detener su avance en la ribera norte para esperar a los británicos, una manifiesta hostilidad hacia los ingleses creció entre las filas del ejército francés. En otro sector, el Cuerpo Colonial I presionó y para el final del 3 de julio, Frise, el bosque de Mereaucourt, Herbecourt, Buscourt, bosque de Chapitre, Flaucourt y Asseviller estaban todos en manos francesas. En la ejecución, fueron tomados 8.000 prisioneros alemanes, mientras que la captura de la planicie de Flaucourt permitiría a Foch transportar su artillería pesada para apoyar al Cuerpo XX en la ribera norte. Los franceses continuaron atacando el 5 de julio cuando Hem fue tomada. El 8 de julio cayeron Hardecourt-aux-Bois y la villa Monacu (una antigua fortaleza, rodead de nidos de ametralladoras escondidos en el matorral circundante). El 9/10 de julio caían Biaches, Maisonnette y la fortaleza Biaches.

En 10 días de combate, en un frente de 20 km, el Sexto Ejército francés había progresado tanto como 10 km en ciertos puntos. Había ocupado toda la llanura de Flaucourt (que constituía la principal defensa del pueblo de Peronne) capturando 12.000 prisioneros, 85 cañones, 26 lanzaminas, 100 ametralladoras y otros materiales varios, con mínimas pérdidas.

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Esteban McLaren el Lun Dic 30, 2013 12:54 pm

Foto del campo de batalla del Somme tomada desde un globo de observación en julio de 1916. El globo fue elevado cerca de Becourt, entre La Boisselle y Fricourt, y la vista es del noreste hacia Bapaume. Las areas oscuras a la derecha de la foto son, de abajo hacia arriba, los bosques de Fricourt, Mametz y Bazentin. La línea de trincheras británica está en la parte de abajo paralela al margen. La línea alemana es la línea difusa que corre a lo largo del centro de la foto, habiendo estado sometida al prolongado bombardeo ingles. El camino romano que va desde Albert a Bapaume es apenas visible corriendo diagonalmente a travez de la parte superior izquierda de la foto.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera Guerra Mundial

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.