Doctrina, equipamiento y operaciones de Fuerzas Especiales.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Doctrina, equipamiento y operaciones de Fuerzas Especiales.

Mensaje por Montero el Lun Ene 06, 2014 4:23 pm

Publicado por el forista Delfín el 28/03/2010 en [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Las Tropas de Asalto Aéreo: cazadores desde el aire.

Las Tropas de Asalto Aéreo requieren de una selección, de un equipamiento y de una instrucción intermedias entre los correspondientes a los Comandos, cuadros altamente capacitados para cumplir operaciones decisivas en profundidad del dispositivo enemigo y los Cazadores, conformados por personal de cuadros y de tropa, con aptitudes para operar en fracciones reducidas sobre terrenos de especial dificultad. La escases y elevado costo de la aeromovilidad, exige capacidades superiores aún a las de los cazadores. La importancia de las misiones impone un adiestramiento cercano al de los Comandos.

1. Conceptos Generales de las Tropas para Operaciones Especiales (TOE).

Las TOE son elementos que tienen especiales requisitos de selección, organización, instrucción, equipamiento y adiestramiento, destinadas a satisfacer requerimientos que demanden los niveles de conducción superior tanto a niveles estratégico o táctico, cuando por su importancia, dificultad, razones espaciales (terrenos difíciles) o temporales (inmediatez de inicio de ejecución y/o limitada duración), no sea conveniente el empleo de fuerzas convencionales (Infantería, Caballería, Artillería, Ingenieros, etc.).

Las TOE son necesariamente elementos de infantería ligera. Por la naturaleza de sus misiones, por la necesidad de no ser descubiertos prematuramente al sobrepasar las fuerzas principales del enemigo, por las dificultades de recibir reaprovisionamiento logístico de arsenales durante el combate o durante las maniobras previas, ... no es concebible pensar en armamento pesado. Esto obliga a equipar (e instruir) a las TOE con armas livianas, de gran potencia de fuego.

2. Las tropas Comandos.

Los Comandos son tropas para operaciones especiales seleccionadas, equipadas e instruídas para efectuar operaciones tácticas convencionales en la profundidad del dispositivo enemigo y de elevada importancia táctica o estratégica, organizadas para operar en fracciones reducidas y en forma autónoma.

Los principales objetivos de los Comandos son de dos tipos:

a) Exploración en profundidad y
b) Ataques sorpresivos sobre objetivos vitales del enemigo (destrucción de Puestos de Mando, de medios de comunicaciones, de almacenes y depósitos de municiones y combustibles, emboscadas, etc.)

Al operar alejados de sus bases y en territorio ocupado por el enemigo, los Comandos no cuentan con ningún tipo de apoyo, sin posibilidades de ser reabastecidos y contando tan sólo con lo que ellos mismos puedan llevar y con los recursos que puedan hallar o apoderarse del enemigo. Esto obliga a seleccionar un equipamiento liviano y calibres pequeños, que permitan transportar a cada hombre mayor cantidad de munición a igualdad de peso.

El período de instrucción de los Comandos es extremadamente exigente e intenso y busca eliminar a aquellos aspirantes que no reúnan las condiciones necesarias para soportar las durísimas condiciones de combate que tendrán que enfrentar. No solo se buscan condiciones físicas óptimas, sino aptitudes sobresalientes de fortaleza de espíritu que son las que permiten sobrellevar la adversidad, la fatiga, el miedo, la escasés o carencia de recursos, el frío intenso, etc.

Por el tipo de misiones y el hecho de operar en profundidad del territorio enemigo, el tema de la supervivencia es crucial y ha llevado al nombre de “comevíboras” de los Comandos.

En nuestro país las Tropas Comandos están constituídas exclusivamente por personal de Cuadros (oficiales y suboficiales) con cierta antigüedad mínima y sus orígenes se remontan a fines de 1963, principios de 1964. En 1978 se creó el Equipo Halcón 8. Durante la Batalla por Malvinas las Compañías de Comandos 601 y 602 tuvieron un heroico desempeño y fueron merecedoras de numerosas condecoraciones.

3. Las Tropas de Cazadores.

Las Tropas de Cazadores son elementos organizados, equipados e instruídos para llevar a cabo operaciones tácticas convencionales ofensivas. Estas operaciones suelen llevarse a cabo en los siguientes tipos de ambientes operacionales:
* En profundidad del territorio enemigo.
* En terrenos particularmente difíciles de monte, montaña, esteros, desiertos.

Los tipos de Operaciones que pueden ejecutar los Cazadores son similares a las de las Tropas Comandos:

a) Exploración en profundidad y
b) Ataques sorpresivos sobre objetivos materiales importantes del enemigo (destruir Puestos de Mando, Centros de Comunicaciones, capturar u hostigar al enemigo, liberar personal propio tomados por el enemigo, interdicción de caminos o rutas importantes para el enemigo, efectuar emboscadas, etc.)

Si bien las Tropas de CAZADORES cuentan tanto con cuadros como tropa, los soldados y cuadros requieren de una formación y adiestramiento especial, muy intenso, que les permita hacer de las dificultades del terreno su mejor aliado. Ello exige mucho más que un mero cursillo y requiere de un temple especial de los hombres que las forman.

Al igual que los Comandos, las Tropas Cazadoras operan en fracciones reducidas, pero no tanto como ellos. Típicamente conforman Compañías de Cazadores, pudiendo operar también como Secciones de Cazadores independientes.

Comparando los Cazadores con los Comandos.

Nota: toda comparación o clasificación es al sólo efecto de comprender la naturaleza de las cosas e implica cierta arbitrariedad conceptual.

Sin ahondar en detalles, las principales semejanzas entre Comandos y Cazadores, serían:

* Operar en territorio enemigo.
* Operar en fracciones reducidas.
* Conformar fracciones de Infantería ligera.
* Requerir un equipamiento liviano, calibres reducidos, de fácil transporte y uso.
* Exigencias de instrucción y adiestramiento elevadas.
* Aptitudes para el combate nocturno y urbano.
* Aptitudes para combatir en y efectuar desplazamientos por terrenos particularmente difíciles, llegando a casos de extremadamente difíciles, impracticables para tropas comunes.

Por otro lado, las principales diferencias entre Comandos y Cazadores, serían:

- COMANDOS:
* Conformadas por cuadros exclusivamente.
* Fracciones: Pelotones, Grupos, Secciones o Compañias (menores).
* Sectores: Operaciones Profundas.
* Nivel de exigencia de selección, instrucción y adiestramiento: máximo.
* Especificidad: Lo más típico de los Comandos lo determina la gran importancia de la misión.

- CAZADORES:
* Conformadas por cuadros y tropa.
* Fracciones: secciones o compañias (mayor nivel).
* Sectores: operaciones cercanas y en la propia retaguardia.
* Nivel de exigencia de selección, instrucción y adiestramiento: elevado.
* Especificidad: Lo más típico de los Cazadores lo determina la dificultad del terreno donde se efectúan las maniobras y/o el combate.

4. Las Tropas de Asalto Aéreo.

Las Tropas de Asalto Aéreo constituyen una “nueva raza” en nuestro Ejército. Básicamente son cazadores que agregan la capacidad de la aeromovilidad a sus aptitudes de tropas aptas para operaciones especiales.

Para la conducción de las grandes unidades de batalla las tropas de Asalto Aéreo ofrecen:

4.1. Principios para la conducción:

a. Sorpresa: acción contra el enemigo en momento, lugar, formas o medios inesperados.
b. Libertad de acción: facultad de aplicar el poder de combate sin que el enemigo puede impedirlo.

4.2 Niveles de conducción:

a. Táctica Superior: disponibles para el Comandante de una gran unidad de batalla (División o Cuerpo de Ejército) y aplicadas sobre Objetivos trascendentes.

4.3 Preceptos básicos que rigen la conducción de las batallas:

a. Velocidad: permite aplicar fuerzas con mayor rapidez que el enemigo, sin darle tiempo a fortalecer o resguardar Objetivos rentables de la acción propia.
b. Profundidad: posibilitan el ataque sorpresivo y contundente en los puntos débiles o vulnerables del enemigo y por sobre todo importantes (puestos de mando, centros de comunicaciones, depósitos vitales de suministros, municiones o combustibles, nudos de comunicaciones viales o ferroviarios, etc.)

4.4 Ambiente operacional:

a. Ambiente Geográfico: La aeromovilidad de las Tropas de Asalto Aéreo brindan a la Conducción una enorme flexibilidad, permitiendo su aplicación con enorme velocidad y a gran profundidad, al ser independientes de las dificultades que pueda encontrarse en el terreno (zonas inundadas o desérticas, monte, selva, montaña, esteros, etc.)
b. Ambiente climático: La aeromovilidad exige condiciones de buen tiempo y de visibilidad adecuadas (aún de noche) por lo cual esta es una limitación importante.

4.5 Operaciones tácticas convencionales:

a. Por su área de acción: profundas (recordar: cercanas, profundas y en la propia retaguardia) permiten afectar objetivos sensibles que se encuentran alejados del frente de combate, limitando su libertad de acción, desarticulando maniobras, aislando fuerzas, restando tropas del frente, obteniendo información vital para la dirección de la artillería propia, etc.
b. Por su Clasificación: de combate.
c. Por su Carácter: complementarias
d. Por su Actitud: ofensivas (infiltración, incursión, etc) o de exploración en profundidad.

Los "cazadores" de Asalto Aéreo son tropas para Operaciones Especiales que reúnen muchas de las caracterírsticas de las tropas de Cazadores y de los Comandos. Con aptitudes para operar en profundidad del territorio enemigo, actuando en zonas de difícil acceso por medios terrestres, operando velozmente desde direcciones o momentos inesperados por el enemigo, aplicando golpes rápidos, de muy corta duración pero de gran importancia, que desarticulan posiciones enemigas, que le quitan la iniciativa, que le restan fuerzas para su propio frente, que lo privan de recursos o elementos indispensables para el combate, etc.

Un elemento a tener en cuenta al momento de decidir su equipamiento, la selección de sus hombres y su instrucción, es el hecho de que utilizan Helicópteros de Asalto (UH-1H) que tienen una capacidad de carga útil “ligera” y que son recursos costosos y escasos.

Equipamiento de las tropas de Asalto Aéreo.

Lo de “ligero” es en realidad un eufemismo por “escasa o muy limitada capacidad”. Esto impone agrupaciones reducidas en cantidad de hombres. Esto obliga a que el equipamiento sea también liviano. Para entender el punto: en sus comienzos se pensaba en equipar a las Tropas de Asalto Aéreo (en Argentina) con los fusiles FAL, con morteros de 81 mm, con misiles antitanque de tipo MILAN de 2.000 m de alcance y con misiles antiaéreos Manpad (Sistemas Antiaéreos Portátiles, Man Portable Anti-aircraft Defense Systems) no precisados (Stinger?).

Analizando tan solo el tema de las armas largas, un razonamiento no necesariamente técnico, permite inferir que el peso del FAL y de la MAG de apoyo, más su munición, no son aptos para helicópteros de Asalto, imponiéndose el calibre 5,56 mm tanto en fusiles como en las ametralladoras de apoyo. Idéntico razonamiento se puede hacer con las otras armas de apoyo: antitanques, morteros y antiaéreas.

Pero no tan sólo la capacidad portante de los helicópteros es el factor determinante, sino la naturaleza de las misiones. Las operaciones de asalto aéreo no deben pensarse desde lo tradicional. El hombre de Asalto Aéreo tiene que operar rápido, obteniendo efectos contundentes en muy escaso tiempo (touch and go), y tiene que llevar todo lo que necesite consigo. Sin posibilidades temporales ni espaciales de reaprovisionamiento desde el aire.

Instrucción.

Dado que los helicópteros son recursos costosos y escasos, de nada vale subir a ellos tropas comunes con instrucción tradicional. Los hombres de Asalto Aéreo deberían tener una instrucción muy similar a la de los Cazadores de Monte o de Montaña, con instructores que sean preferentemente Comandos. Gran parte de las operaciones de las tropas de Asalto Aéreo se efectúan en la profundidad del territorio enemigo. Las misiones no son triviales ni superficiales. Son operaciones esenciales que requieren gran capacitación y perfecta coordinación entre todos sus miembros. Ello impone partir de una selección muy estricta, seguir con una formación exigente y terminar con una adiestramiento constante y versátil. Como los grupos son reducidos, cada hombre debe ser capaz de manejar las todas armas de dotación (fusil, ametralladora, lanzagranadas de 40 mm, morteros de 60 mm, armas antitanques y antiaéreas, etc.).

Todo ello conlleva trabajar con hombres especiales, aptos, decididos, con gran capacidad de adaptarse a situaciones y terrenos difíciles, con aptitudes para resolver rápidamente situaciones imprevistas, con voluntad inquebrantable que le permita subsistir y cumplir la misión a cualquier costo.

El armamento de la Infantería de Asalto Aéreo.

Por lo expresado, las exigencias de armamento de la infantería de asalto aéreo devienen de la capacidad de transporte de los Helicópteros de Asalto. Dado que dicha capacidad es limitada y que el exceso de peso en armamento va en detrimento de la capacidad de transporte de tropa o de la autonomía, se deben seleccionar armas eficientes pero livianas. Si bien esto puede ir en contra del alcance o la efectividad de las mismas, es el precio a pagar por la aeromovilidad.

Veamos una breve enunciación del armamento deseable:

Arma Personal: el Fusil de Asalto de calibre 5,56 mm, que permite llevar más munición a igualdad de peso o menor peso con la misma cantidad. Ej. el FARA 83 de Fabricaciones Militares o el AUG-77 de Steyr

Ver “El Soldado Argentino” págs. 8-9 “Uso de la munición 5,56 mm en la Patagonia” donde se comparan el 5,56mm vs el 7,62 mm y se concluye que hasta 300 m pueden usarse indistintamente armas de 5,56 mm o 7,62 mm, cumpliendo ambas con todas las exigencias impuestas (dispersión, desviación, energía remanente) y que entre 300 y 600 m, que son las distancias que corresponden a la utilización exclusiva del fusil automático pesado, ambas municiones cumplen con la condición impuesta de tener la energía remanente necesaria para producir una baja en forma eficaz, pero ninguno de los proyectiles cumple la condición de desviación y la de dispersión es solo cumplida por la munición de 5,56 mm”

Arma de Apoyo de Pelotón: la Ametralladora MINIMI o similares de 5,56 mm (tal como la NEGEV israelí). Es un arma de asalto sumamente eficiente que, además, permite su empleo por una sola persona, lo cual liberaría del ayudante que podría efectuar otra tarea como tirador especial, tirador con Fusil de Asalto de 5,56 mm, tirador con lanzagranada portátil de 40 mm, etc.

Arma de Apoyo de Fuego: lanzagranadas con trípode de 40 mm. (Uno de los factores a analizar radica en la mayor posibilidad de ubicar el origen de los disparos por el tipo de tiro tenso de este tipo de armas y de ser batido por fuego enemigo de supresión).

Arma Antitanque: lanzacohetes descartables o de tubo con un alcance de hasta 600 m con dispositivos ópticos y de infrarrojos de puntería (para alcances de hasta 600 m).

Arma Antiaérea: lanzamisiles AA de guía IR tipo MISTRAL de 300 m de alcance mínimo y 6.000 m de alcance máximo contra aviones y 4.000 m contra helicópteros en vuelo estacionario, de lanzamiento sobre el hombro, mach 2,5 de velocidad, 3 kg de HE, espoleta láser de proximidad. O lanzamisiles similares como el SA-7 o variantes más actuales, Stinger, etc.

En el caso de operaciones de gran intensidad en que se prevea cierta duración de los combates, se puede llegar a agregar armamento más pesado en uno o más Grupos de Asalto Aéreo:

* Arma de Apoyo: la ametralladora M2 de 12,70 mm.
* Arma de Apoyo de Fuego: mortero de 81 mm.
* Arma Antitanque: misiles antitanques de 2.000 m de alcance (MILAN)
* Arma Antiaérea: el mismo MISTRAL pero con trípode MANPAD.

En suma, el recurso escaso y las misiones difíciles exigen un equipamiento moderno y ligero con gran poder de fuego y una selección, formación y adiestramiento sumamente exigente y riguroso.


Referencias bibliográficas:

1. ROB-00-01 – “Reglamento de Conducción para el Instrumento Militar Terrestre”. Ejército Argentino – 1992.

2. “COMANDOS EN ACCION. El Ejército en Malvinas” por Isidoro J. Ruiz Moreno. EMECE. 1987.
Capítulo II. Un poco de historia.

3. “Las operaciones de Cazadores de Monte” por el My Luis A. García. REVISTA de INFANTERÍA del Ejército Argentino. Nov. 2001

_________________
DEVUELVAN LAS MALVINAS!!
avatar
Montero
Administrador
Administrador

Mensajes : 1796
Fecha de inscripción : 01/12/2013
Edad : 59
Localización : Ciudad de Buenos Aires

http://fdra.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.