La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:32 pm

Excelente post Georg. Muy revelador. No hay nada como los documentos.

Fíjate que habla de 100.000 cartucho a bala de 14 adarmes con sus "cebas", que no es sino balas esféricas de calibre 14 (los brasileños le llaman "adarme" al calibre, y sus "cebas" no son sino los "cebos" o fulminantes. Lo que nos indica que el ejército argentino estaba en pleno proceso de armarse, la fecha agosto de 1865, indica que fué despues de la batalla del Riachuelo el 11/06/1865, o sea que el río estaba libre de enemigos, o sea controlado por la escuadra brasileña, aliada.
Los otros 50.000 cartuchos ya son para fusiles rayados, o sea "Minie", también por supuesto por cada cartucho, un "cebo" o fulminante, incluso 50.000 cebos de repuesto.

Lo del cañón es muy interesante, en algun momento fué capturado, pues Thompson menciona que en 1967 López hacía recorrer las trincheras un cañón Krupp "de cargar por la culata" para entretenimiento de la tropa...
Esto fue ya en julio de 1866, luego de la práctica ´"destrucción" del EP en Tuyutí del 24/05/1866.
Publico algunas imágenes del sistema de percusión, comparándola con el de pedernal o sílex.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

También una comparación de 2 soldados brasileños y un paraguayo, con sus típicos uniformes

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:33 pm

Georg, supongo que el Krupp adquirido se habrá parecido a este, si bien el de la figura es modelo 1868, habrá sido más pequeño nada más.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

En cuanto al cañón más común de los argentinos al comienzo de la guerra, mencionas al de 6 libras, muy empleado como artillería volante, pero ya superado en la Guerra de Secesión, por el obus-cañón Napoleón de 12 libras (aún asi, empleado en varias ocasiones).

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:33 pm

Hablando de los fusiles rayados y del adarme o calibre, publico una imagen de un manual de infantería brasileño de 1872, donde muestran aún cuales eran las armas más comunes en el ejercito, todas ellas empleadas en la Guerra del Paraguay. Todos son "minie", probablemente fabricados en Lieja o en el arsenal de Rio de Janeiro. Fíjense la cantidad mucho mayor de "carabinas" para cazadores (infanteria ligera), en detrimento de las espingardas para infanteria pesada.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:33 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La denominada tercerola St. Etienne(que es el nombre de la fbrica de armas) parece ser una carabina ála Vincennes-mencionadas en la correspondencia Paz-Mitre

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:33 pm

Paz a Mitre, 12 de Diciembre de 1866

"Creo oportuno avissar a ud. que ya tenemos montados seis cañones de acero, de a 20 rayados, aunque no de cargarse por la culata. Si los necesita ud., les sern enviados tan luego qie nos o avise. Hay pedidos tambien 11 cañones e acero, del mismo calibre e iguales al de acero que tiene ud. en el; ejército y que pronto deben llegar."

Paz a Mitre, 16 de Ocubre, 1867

Los cañones de acero estan ya en el parque, y se esan montando con preferencia. Muy en breve estaran listos cinco de estos cañones, los que remitire a ud. con una buena dotación de municiones"

Paz a Mitre 23 Oct. de 1867

Un general habanero que ha estadoa verme me ha propuesto la adquisición de cisrta cantidad de fusiles de aguja perfeccionados por los norteamericanos. Este fusil es de lo mejor que he visto, y se hace fuego casi con el doble de celeridad que con los fusiles de aguja que ya conociamos, siendo su mecanismo mas sencillo, y mas lsencillo y liviano el fusil. Le compraremos mil por lo pronto,que tenbdré en Rio de Janeiro en marzo proximo. En el Brasil, el gobierno le ha comprado una fuerte cantidad de estas armas"

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:34 pm

La batalla más grande de la guerra, y una de las mayores de Sudamérica: Tuyutí del 24 de Mayo de 1866

Relataré algunos pasajes de esta batalla, considerada la más grande de la guerra y una de las mayores de Sudamérica. Para ubicarnos en el espacio publicaré mapas elaborados por el Ing. George Thompson, súbdito británico que ejercía de ingeniero militar en el Ejército Paraguayo (el Ingeniero Jefe, cnel. austro húngaro Wisner von Morgestern, según Thompson estuvo muy enfermo toda la guerra y no pudo atender sus tareas, por lo que todo el trabajo recayó en Thompson).

Thompson en su libro LA GUERRA DEL PARAGUAY relata:

Thompson, Pag. 95

“El ejercito paraguayo, estaba acampado en la posición que se había determinado sostener, permaneciendo todavía la vanguardia en el Bellaco del Sud, como a 4 millas de su ejercito. La vanguardia tenía orden de no disputar los pasos del Bellaco, sino de retirarse cuando los aliados hicieran un movimiento serio en esa dirección. Practicaron esta movimiento el 20 de Mayo de 1866, atravesando el Bellalco en tres columnas; los paraguayos se retiraron en completo orden y establecieron sus guardias avanzadas en el centro del Bellaco del Norte. Los aliados marcharon adelante y camparon sobre el borde al bosque de Palmas, ocupando inmediatamente su vanguardia a las órdenes de Flores el terreno bajo, inmediato al sud del Bellaco del Norte. La divisiòn del general Flores consistía ahora en los pocos orientales que quedaban, en dos divisiones brasileñas y un regimiento de caballería argentino. Tenía también 30 piezas brasileñas. EL ejército brasileño a las órdenes de Osorio, ocupaba la izquierda y estaba acampado desde el potrero Piris hasta la izquierda de Flores; los argentinos bajo las órdenes de los generales Nelly y Obes, Paunero y E. Mitre (hermano del generalìsimo) ocupaban la derecha, extendiendose hasta Rori. Todo el ejército aliado constaba de cerca de 45.000 hombres y 150 piezas de artillería, ocupando un frente de casi tres millas. Construyeron inmediatamente dos reductos, uno en su centro y otro en su izquierda.

Los paraguayos estaban acampados desde Gómez hasta Rojas, ocupando con pequeños destacamentos, tropas y artillería, todos los pasos al este hasta el paso Canoa. Tenìan su derecha apoyada en bosques impenetrables y en el carrizal del Potrero Sauce. Este potrero era una picada natural en el monte, solamente accesible a los aliados por una estrecha abertura que miraba al este, frente a su campamento. Esa abertura estaba defendida por una pequeña trinchera, capaz de enfilar las columnas de ataque en toda la extensión de ella.

Los paraguayos se comunicaban por el potrero Sauce, por un camino abierto a través del bosque. Estos bosques tienen tanto árboles altos como bajos, y entre ellos hay un matorral de arbustos, espinas y enredaderas de manera que apaenas puede verse a veinte varas de distancia. El Bellaco, al oeste del paso de Gómez y del ejército paraguayo, tenía más de seis pies de profundidad, hasta perderse en el monte, donde se convierte en un arroyuelo corriente y claro. El paso Gómez y todos los pasos al norte del mismo, tenían más o menos cuatro pies de profundidad, y los aliados para atacar de frente a los paraguayos debían atravesar dos pasos igualmente profundos y expuestos durante todo el pasaje a un fuego tremendo. En caso de que intentaran flanquear la izquierda paraguaya se exponían a ver cortadas sus comunicaciones.
El ejército paraguayo había sido nuevamente remontado y contaba con 25.000 hombres. El día en que la vanguardia paraguaya retrocedió delante de los aliados, dio principio a una trinchera en el paso de Gómez, que arrancando del bosque de la derecha, terminaba en el estero a la izquierda del paso Fernández. También se abrieron trincheras en los demás pasos: lo que hacía formidable la posición de los paraguayos. La primera determinación era esperar el ataque, y cuando lo hicieran los aliados, lanzar 10.000 hombres sobre su retaguardia, por un camino abierto ene. Angosto monte que lo rodeaba, y que ya estaba hecho, excepto unas cuantas varas que se habían dejado para no ser cortadas hasta el último momento, como estaba indicado en el plan. Los aliados probablemente, vigilarían con cuidado la abertura conocida del potrero, pero la practicada nuevamente no era visible, y los paraguayos no serían sentidos hasta que estuvieras acuchillando su retaguardia.

Si este plan no hubiera sido abandonado no cabe duda que los aliados habrían sido destruidos; pero López cambió de parecer el 23 de mayo y atacó a los aliados el 24.

Hablando de esta batalla un año después, López dijo, que había llegado a su conocimiento el plan de ataque del general Mitre que debía efectuarse el 25 y que francamente no le gustaba y resolvió prevenirlo anticipando el ataque como lo hizo.”

publico a continuación el mapa de Thompson y el que yo elaboré en base a éste, mostrando la disposición de los ejércitos y el plan ogininal de ataque

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:34 pm

El Plan definitivo de ataque a Tuyutí

Aquí publico imágenes del plan definitivo de ataque a Tuyutí concebido por López (aunque O´Leary lo considere "admirable", creo que dependía demasiado de la sorpresa y de la coordinación -"timing"- y simultaneidad del ataque de las 4 columnas).

Como les mencioné esta basado en el mapa de Thompson, por lo tanto podemos asumir que las distancias y accidentes geográficos son precisos, las unidades y sus ubicaciones las saqué del artículo "THE BATTLE OF TUYUTÍ, A SWAMP OF BLOOD" -La batalla de Tuyutí, un pantano de sangre- del profesor de historia John Hoyt Williams de la Indiana State University USA, especializado en Historia Sudamericana.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:34 pm

La batalla de Tuyuti, las fuerzas enfrentadas: aliados

"Luego de mas de un año y medio de guerra, la agresiva republica sudamericana del Paraguay no había tenido éxito contra la así llamada Triple Alianza que se había formado para oponérsele. Francisco Solano López, dictador y auto-nombrado mariscal había dilapidado lo mejor de su ejército en la desafortunada ofensiva de 1865, y su flota fluvial había sido aniquilada el mismo año en la crucial batalla de Riachuelo.
En abril de 1865, los aliados –los gigantes Brasil y Argentina y el más pequeño Uruguay- tenían un ejército de unos 35.000 hombres avanzando en el sudoeste de Paraguay. En el gran pantano conocido como Estero Bellaco, 6.000 paraguayos al mando del cnel. José E. Díaz, se lanzaron contra los invasores el 2 de mayo, solo para ser rechazados perdiendo la mitad de sus efectivos, comparados contra las 1.001 bajas brasileñas, 400 uruguayas y 49 argentinas. A este punto, sin embargo, los ejércitos aliados acamparon por 18 días antes de proseguir su avance hacia el norte.
Aprovechando esta pausa para reclutar nuevos contingentes de su patriótico pueblo, López decidió arriesgar la mayor parte de su reconstruido ejército –unos 27.000 efectivos- en un golpe sorpresa, al todo-o-nada contra el ejército aliado acampado en el paraje pantanoso, y lleno de matorrales llamado Tuyutí.
El plan paraguayo dependía en demasía de dos elementos, de los cuales la sorpresa era el más importante. López esperaba que sus fuerzas pudiesen concentrarse silenciosamente por la noche a unos 900 metros aproximadamente de los aliados, cubiertos por la densa vegetación boscosa y los matorrales. El segundo elemento crítico era la simultaneidad. A menos que todas las columnas saliesen al mismo tiempo, o casi al mismo momento, la masiva potencia de fuego aliada –especialmente la artillería- y su mayor cantidad de efectivos (había al menos 34.000 efectivos en el campo), llevaría a la destrucción por partes del ejército paraguayo. El shock del ataque sorpresivo, si era llevado con la mayor fuerza y brío, podría conmover el frente enemigo y empujar a los azorados sobrevivientes sobre los indefendibles pantanos, donde podrían ser posteriormente aniquilados a gusto.
Lo aliados estaban acampados entre el denso matorral y el brazo sur de una curva del Estero Bellaco, en un terreno abierto y húmedo. Detrás de sus piquetes de vanguardia, la izquierda y el centro se encontraban detrás de una línea formada por una batería uruguaya de 8 cañones y por las 27 piezas del 1er Regimiento de Artillería del Brasil, sostenidos a su vez por un batallón de infantería brasileños y 2 uruguayos bajo la órdenes del coronel León de Palleja. Unos 900 metros detrás se encontraba la vanguardia del ejército brasileño –la 3° División de Infantería al mando del General de Brigada Antonio de Sampaio, y la muy reforzada (11 batallones) 6° División de Infantería comandada por el General de División Vitorino Monteiro, apoyados por dos batallones de artillería.
Otros 900 metros atrás, en un terreno relativamente alto, se encontraban la 1° y la 4° Divisiones de Infantería comandadas por el General de Div. Alexandre Gomes de Argolo Ferrao y el General Antonio de Sousa Neto respectivamente, con una brigada auxialiar.
Aún más a la retaguardia se encontraban las Divisiones de Caballería 2° y 5° al mando del general Joao Manuel Mena Barreto y del general Tristán da Cunha respectivamente junto a dos batallones de infantería.
Como el comandante brasileño, General de División Manuel Luis Osório tenía sólo 600 caballos en condiciones –a diferencia de López- la mayor parte de su caballería pelearía a pié. Custodiando el tren de provisiones casi en las orillas del fétido estero estaba la Brigada Ligera bajo el General de Brigada Felipe Neto, en su mayor parte desmontada.
La izquierda y el centro totalizaban unos 22.000 brasileños y 1.600 uruguayos.
La derecha aliada, retrasada en un ángulo de 45°, cubría un frente similar, unos 3.180 metros. Las 4 divisiones del general argentino Wenceslao Paunero estaban desplegadas dos al frente, dos en reserva, con la caballería provincial como piquetes, el 1° Regimiento de Artillería (17 cañones) en el centro y dos regimientos de caballería en reserva. Las 4 divisiones del gral. Emilio Mitre –hermano del presidente argentino- estaban desplegadas de manera similar alrededor del 2° Regimiento de Artillería (20 cañones), con tres regimientos de caballería y la pequeña Legión Paraguaya como reserva. El ala derecha comprendí un poco menos de 11.000 hombres."

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:35 pm

Publico imagenes de los uniformes empleados por unidades presentes en esa batalla, en este caso el de los efectivos del 1° Regimiento Brasileño de Artilleria a Caballo y el del Batallón de infantería uruguayo "Florida".

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:35 pm

La fuerza atacante paraguaya

La fuerza de ataque paraguaya estaba dividida en 4 fuertes columnas, que deberían atacar simultáneamente. De derecha a izquierda estaban el General Vicente Barrios, con 10 batallones de infantería (7.500 tropas) y dos regimientos de caballería (1.200 tropas); el coronel Díaz con 5 batallones (3.750) y dos regimientos de caballería (1.200); el Comandante Hilario Marcó con 4 batallones de infantería (unos 3.000 hombres) y dos regimientos de caballería (1.200); y el general Francisco Isidoro Resquín, con 2 batallones (1.500) y 8 regimientos de caballería (4.800), haciendo un total de 27.000 soldados donde se encontraban incluidas algunas unidades dispersas.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:35 pm

Iremos haciendo una descripción de la batalla de Tuyutí, en sus aspectos reales, para comprender la tragedia del ejército paraguayo, que fue destruído; esto es para proporcionar realismo al relato en contrapartida del enfoque patriótico de autores como O´Leary.
Fué una carnicéría, donde las armas superiores de la infantería y artillería aliada, batieron inmisericordemente a las unidades paraguayas lanzadas a cuerpo gentil. EL relato es una traducción del artículo de John Hoyt Williams: BATTLE OF TUYUTI, A SWAMP OF BLOOD.

El desarrollo de la Batalla de Tuyutí

El valiente y trágico ataque de la columna de Díaz al centro aliado: 24 de Mayo de 1866, 11:55 am


Aunque tenían planificado emplear el denso matorral como cobertura para aproximarse a las líneas enemigas, los paraguayos subestimaron sus desventajas como obstáculo. Los jinetes tenían que dirigir a sus caballos en fila india y fueron más lentos aún que la infantería para alcanzar los puntos de partida del ataque. El espeso e impenetrable matorral causó no pocos problemas al ejército de López, debido a que sus hombres eran en su mayoría reclutas inexpertos (excepto el batallón 40).

Las unidades de Barrios fueron particularmente lentas debido al pésimo terreno. Consecuentemente, en vez de un ataque masivo a la madrugada del 24 de mayo, eran ya las 11:55 de la mañana, cuando se disparó el cohete que daba la señal de ataque. Aún entonces, las unidades tenían que escurrirse a través de los matorrales, formar en orden cerrado a la vista del enemigo, y dirigirse hacia los blancos más promisorios.
Desafortunadamente para los paraguayos, el matorral hizo que el ataque sea menos que simultáneo, y algunas unidades entraron en combate una hora o más después de que las primeras lo hicieron. El elemento sorpresa estaba irremediablemente perdido.

La columna de Díaz se lanzó primero, con numerosas de sus unidades de caballería e infantería saliendo del bosque, formándose en línea y avanzando hacia los sorprendidos piquetes de vanguardia uruguayos y brasileños. El coronel Palleja observaba el avance paraguayo admirado. “La columna se lanzó desde su escondite sin disparar un solo tiro,” recordaba, “la caballería sables en mano y la infantería con las bayonetas arriba”.

Diaz, quien en 1864 era apenas un teniente del Batallón de Policía, personalmente dirigía su mezclada fuerza hacia los piquetes de vanguardia aliados. En minutos, los regimientos uruguayos Libertad e Independencia y el batallón brasileño 41 Voluntarios da Patria habían sido arrollados con fuertes pérdidas. Díaz entonces se detuvo, inspeccionó la línea aliada y permitió que más unidades suyas saliesen del bosque a la batalla. Su batería de obuses de 16 libras era estirada por sus artilleros indios Payaguá, y los lanzadores de cohetes a la Congreve fueron emplazados a unos 1.080 metros del enemigo. Díaz dio una señal con la mano, dos trompetas respondieron, y sus dos regimientos de caballería, con sus sables y lanzas reflejando el brillante sol de aquel mediodía, se lanzaron al galope hacia los batallones uruguayos 24 de Abril y Florida, emplazados a ambos lados de su batería y confundidos con cientos de sobrevivientes de los piquetes avanzados.

Fue una lucha desigual desde el principio. Los cañones uruguayos abrieron fuego a unos 900 metros, lanzando proyectiles de 18 libras a través de las apretadas líneas de las columnas paraguayas. A 360 metros, los fusiles uruguayos ladraron regulares andanadas de fuego, alcanzando a las tropas. En sus sueltas chaquetas de vivo rojo o en sus ligeros ponchos, los paraguayos sudaban a pesar del frescor invernal, con sus espuelas tipo gaucho cortando la carne en sus pies descalzos. Cientos cayeron en apretadas formaciones, muchos empujados por sus camaradas que avanzaban desde atrás.

Cuando los paraguayos se encontraban tal vez a unos 180 metros de la línea uruguaya, abrieron fuego los 27 cañones del Primer Regimiento de Artillería del coronel Emilio Mallet contra el flanco del avance guaraní. La carnicería fue atroz – y casi sin sentido.

Los paraguayos que pudieron, retrocedieron deteniéndose sólo cuando el matorral los cubrió. Díaz estaba desconcertado. Casi la mitad de su caballería había sido suprimida –y ninguno había caído a menos de 90 metros del enemigo. Más aún, la falta de armas de fuego de sus regimientos de caballería, significaba que el enemigo apenas había sido tocado, a excepción de algún tiro o alguna fortuita bala de cañón paraguayo. ¿Dónde-, se preguntaba Díaz, con cólera creciente,- estaban Barrios o Resquín? Para entonces, sus ahora cinco batallones, incluyendo el reconstituido y bien armado 40, estaban todos formados, y el primero de los regimientos de Marcó era ya visible unos 900 metros a su izquierda. A medida que la formación de batalla paraguaya crecía, también lo hacía la aliada. El general Sampaio envió seis de sus ocho batallones para proteger el flanco izquierdo uruguayo. Llegaron justo cuando los batallones de Díaz, con bayonetas caladas, empezaban su carga. Por órdenes de Sampaio, cada brasileño de su división llevaba 10 paquetes de 10 cartuchos y 125 cápsulas fulminantes, y cada batallón era seguido a la línea por numerosos carromatos de munición.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
A eso de las 12:30, la batería uruguaya abrió fuego sobre la infantería que avanzaba, instantáneamente seguida por los cañones de Mallet y al poco rato por el masivo fuego de fusilería de al menos 6 batallones. Cuando los infantes paraguayos en camisas blancas se detuvieron para responder el fuego, las granadas y proyectiles aliados alcanzaban sus líneas. Mientras la infantería intercambiaba andanadas, la diezmada pero reorganizada caballería paraguaya lanzaba una carga acompañada de un estruendoso griterío y el blandir de sables, directamente sobre el 1° Regimiento de Artillería brasileño. Gritando “Por aquí nao entram”, Mallet apuntó sus cañones hacia delante, y bajo sus órdenes empezaron a disparar tan rápido, que fueron posteriormente llamados “artillería revólver”.

La carnicería fue atroz, y el observador coronel Palleja anotó en su diario que el efecto de la artillería sobre los paraguayos “fue como el rayo; miembros y ropas de los jinetes volaban por el aire junto con monturas y partes de los caballos”. Los paraguayos no tuvieron que preocuparse por la profunda zanja cavada en frente de los cañones de Mallet, pues la distancia más cercana a la que se encontró un cadáver de los atacantes fue a 45 metros del foso. Los restos de los regimientos de Díaz, muchos de ellos desmontados y heridos, se desviaron hacia la derecha para unirse al ataque de la infantería ahora en curso.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
imagen de la batería uruguaya hacia mayo-junio de 1866, en uno de los combates en Tuyutí. El color brillante de los cañones indica que son piezas de bronce (las de hierro son negras), indudablemente cañones estriados La Hitte brasileños.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
coronel Emilio Luis Mallet, que con su artillería causo estragos irrecuperables a las columnas paraguayas. Patrono de la artillería brasileña.

Allí, su inmolación fue completada. Cuando los bravos pero desorganizados escuadrones cargaban sobre el Batallón de Voluntarios Da Patria N° 4, uno de sus oficiales, teniente Dionisio Cerqueira, escribió: “Nuestro fuego era tremendo… los bravos guerreros de López, lanzaban sables y lanzas inútilmente.” Los paraguayos caían en filas enteras, algunos por los cañones de Mallet, cuyas bocas de fuego seguían su desplazamiento. “Nuestros soldados, ardiendo de bravura, abandonaron sus líneas y cargaron con la bayoneta… fue una carnicería, pocos escaparon,” afirmaba Cerqueira.
Luego los mismos hombres de Cerqueira tuvieron que retroceder rápidamente, pues la infantería paraguaya de refresco casi los alcanzaba. El fuego se generalizó rápidamente a lo largo de toda la línea, y las formaciones de vanguardia eran casi invisibles debido al denso humo gris.

El general Osorio, con absoluto desprecio de su seguridad personal, galopaba de arriba a abajo de la línea. El viejo gaúcho riograndense, que había creado la caballería brasileña unos años antes, estaba en su gloria, y aunque había sido golpeado por una bala perdida al comienzo de la batalla, aparecía como indestructible ante sus hombres. Envió a los dos últimos batallones de Sampaio en ayuda de la batería uruguaya, y, a medida que el fuego aumentaba, personalmente guió cinco batallones de la 1° División de Argolo para taponar un peligroso claro que se había creado en la izquierda de la línea. Uno de esos batallones, el 2° de Voluntarios da Patria, era comandado por el futuro mariscal y presidente de Brasil Deodoro da Fonseca. Luego, corriendo hacia la retaguardia, Osorio dirigió cuatro batallones de la 4° División de Souza para enfrentar a otra columna paraguaya que acababa de aparecer entre los matorrales.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
General Manuel Osorio, uno de los artífices de la victoria de Tuyutí. Comandante de las fuerzas brasileñas de la Alianza.

A medida que la lucha arreciaba –algunas veces cuerpo a cuerpo, y machete contra bayoneta- los 11 batallones de Vitorino Monteiro fueron enviados hacia adelante, con parte el 3° Batallón de Artillería, a cada lado de Mallet. El comandante de brigada Joaquim Rodrígues Coelho Nelly dirigió cinco de estos batallones sobrepasando la artillería y a través del foso en busca del enemigo, y se le ordenó que retrocediese a un lugar seguro por el iracundo general Vitorino Monteiro (que prefería que se le llame por su nombre de pila en vez de por su apellido en el campo de batalla). Los batallones de refresco brasileños apenas habían alcanzado sus posiciones cuando los paraguayos de Hilario Marcó golpearon el centro aliado, su masa moviéndose en rápida carrera, su objetivo: los cañones de Mallet. En el primer empuje del avance de Marcó, algunos de los soldados de su segundo batallón se arreglaron para escurrirse del fuego de fusilería, cruzaron el foso, y se dispersaron entre los cañones brasileños, pero fueron muertos allí.
A la izquierda de Mallet, el batallón Florida del coronel Palleja se encontró irónicamente cara a cara con el batallón 40 paraguayo, comandado por el capitán Ramón Avalos. Apenas tres semanas antes, estas mismas unidades habían combatido entre sí a corta distancia en la batalla de Estero Bellaco, donde los uruguayos habían perdido su bandera. Ahora, con la ayuda de otros batallones, Palleja tendría su revancha.
El combate se convirtió en una serie de ataques y contra-ataques, una versión latinoamericana de Waterloo. Los brasileños gritaban “Viva la Patria!”. Los uruguayos cantaban su himno nacional mientras esperaban otra carga. Los paraguayos avanzaban lanzando gritos en su gutural guaraní, mientras los brasileños del 6° Batallón de Voluntarios da Patria respondía en iguales voces guturales provenientes de inmigrantes que componían la Legión Alemana, mientras que el batallón mulato paraguayo Nambi-í avanzaba contra el 3° Batallón brasileño de Voluntarios da Patria, compuesto en su mayoría por negros. En el combate cercano, Cerqueira comentaba: “las cabezas eran aplastadas y cortadas, los brazos arrancados”, y él observó que sus hombres estaban “delirantes, como locos, hiriendo y matando” sin pensar. En esta tormenta, el batallón 40 de Ävalos, murió una vez más, sufriendo cerca del 80 % de perdidas. De acuerdo a uno de los registros sobre la destrucción de ese batallón de elite asunceno, “la flor y nata de la raza española en Paraguay se dice que ha sido aniquilada aquél día”.

A pesar del hecho de que tal vez todo el ejército paraguayo no hubiese podido romper la línea de hierro aliada, las columnas de Díaz y Marcó, unidades frescas mezcladas con restos de otras, cargaron una y otra vez, avanzando sobre sus camaradas caídos para llegar a los invasores, algunos blandiendo sables y machetes en ambas manos. Por cerca de tres horas el combate continuó, y la división de Sampaio sufrió casi tanto como los paraguayos, lamentando 1.033 bajas. Solamente su batallón 4 Voluntarios perdió 192 de sus 300 hombres. El general Sampaio, montado en un caballo blanco y siempre donde el combate era más duro, fue derribado tres veces de su cabalgadura, y uno de sus comandantes de brigada se hizo cargo de la diezmada división. Sampaio moriría a causa de sus heridas camino a un hospital en Buenos Aires. Sólo la oportuna provisión de Osorio de unidades de refresco salvó a la 3° División de su completa destrucción.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
cadáveres paraguayos amontonados luego de la batalla

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:35 pm

La mortífera artillería rayada LaHitte (brasileña)

Publico algunas imágenes de procedimiento de disparo de la artillería de avancarga de la época, así como imágenes de los cañones LaHitte que fueron los empleados en la batalla de Tuyutí, así como sus municiones, que tanto estragos causaron sobre los paraguayos atacantes, juntamente con los fusiles estriados con balas minié, que ya mencionamos.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:36 pm

El poder de las armas portátiles rayadas...

La caballería paraguaya que se acercó apenas pudo alcanzar los cañones porque Hoyt Williams menciona que NO TENIA ARMAS DE FUEGO para dispararle a los artilleros, es decir no tenína carabinas rayadas. La infanteria paraguaya, de contar con fusiles rayados hubiese podido alcanzar a los sirvientes de piezas de artilleria aliada, como pasó en la batalla de Manassas o Bull Run en 1861, en la Guerra de Secesion, donde el general unionista McDowell adelantó su artillería como hubiese hecho en tiempos napoleónicos, para apoyar con su fuego directamente a la infantería, y hete aquí que los fusileros confederados abatieron a los artilleros porque se pusieron a 300 metros más o menos de sus líneas.
En este grafico comparo los alcances de donde se deduce por si solo la inmensa ventaja de los soldados aliados...


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:36 pm

Otra versión de la Batalla de Tuyutí

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:36 pm

Tropas argentinas en el Paraguay.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:37 pm

1) Tropas argentinas asaltan las trincheras de Curupaity
2) Camilleros que llevan los cadaveres del hijo de Sarmiento"Dominguito" y el teniente Paz del campo de batalla en el que cayeron.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:37 pm

Para el beneficio de los que no poseen el idioma ingles he de traducir parte de lo que ha subido el amigo Rauch...pues considero que en el relato que ha subido Ford solo se tribuye la derrota a la artilleria brasilera, que fue uno, pero no EL UNICO factor determinante en la victoria aliada
El avance de los aliados continuó sin oposición.Fuerzas ligeras cruzaron el Estero Bellaco, y una vez cruzado el estero, los aliados acamparon el Tuuyutía, auna milla y media de distancia de las linas paraguayas. En Tuyutí, los aliados disponYan de 35.000 hombres y 93 cañones,la mayoria de los cuales eran "rayados" con la excepción de alguna spiezas de anima lisa de los argentinos.Merded a nuevas campañas de reclutamiento, el ejército paraguayo fue remontado a 25.000 hombres.

Apresuradamente, Lopez concebio un plan para aniquilar a los aliados. La operación seria llevada a cabo por cuatro columnas. La columna del centr, al mando del Mayor hilario Marco(4 bat. de infanteria,2 treg. de caballeria con un total de 4.200 hombres)se derramaria a través del Paso Gomez. La columna derecha, al mando del Cnel. Cesar Diaz (5.000 hombres, cuatro obuses) atacaria al flanco izquierdo aliado. La columna extremo derecha , bajo el Gral Barrios (10 bat. de infanteria, 2 reg. de caballeria) con 8.700 hombres rodearia el flanco aliado y haria ocnjuncion com la coluima del Gral Franisco Resquin. La columna izquierda, al mando de REsquin atacaria a las troas argenrinas, que se hallaban en el flanco derecho aliado. Aunque en desventaja numerica, los parguiayos poseian una ventaja tremenda en cuanto a caballeria (8.500 jinetes versus 2.400 por parte de los aliados) Los centinelas aliados, que estaban en alerta, dispararon un cañonazo al divisar a las tropas paraguayas. a las 1130 hrs. La caballeria de Diaz se lanzo conytra dos batallones uruguayos, desbordandolos, y diezmandolos.,para luego lanzar una carga contra las posiciones de artuilleria brasuileras (28 cañones Whitworth y La Hitte) al mando del General Emilio Mallet. Protegida por un foso, esta posiicon pronto se lleno de muertos y heridos paraguayos.

La caballeria de Resquin cayo (sobre las tropas aliadas) como una ola marina, dispersandolas Parte de la columna viro a la derecha y cyo sobre la artilleria argentina, tomando 20 cañones. Los paraguayos estaban a punto de dar vuelta a estas piezas para llevarselas, cuando la 2a. División argentina, al mando del Capitán Nicolás Levalle formo filas y hizo dos desgargas de fusileria en rapida sucesión,abriendo grandes claros en los escuadrones enemigos, que se retiraron al bosque. El combate era desesperado, pero los argeninos recapturaron sue cañones y los emplearon cotra la caballaeria parauaya, la cual se lanzo a la carga en repeditas veces, , hasta que fue virtualmente aniquilada a quema ropa por una lluvia de balas de mosquete y de tarros de metralla. La columna de Barrios fue rechazada por la infanteria brasilera y diezmada por artilleria pesada. Diaz ordneo una carga, perocuando percibio que avanzaban sobre el) resfuerzos brasileros abandono sus cañones y se retiro. En el flanco derecho aliado, , luego de haber destruido la caballeria de Resquin, las tropas argeninas lanzaron una carga a la bayoneta. Laos escuadrones de Maco que aun sobrevivian, se lanzaron a la carga una vez mas, pero fueron reciamente castigadas por los argentrinos. Los restos de laas fuerzas de Resquin fueron perseguidos por los argeninos hasta el borde de la isla. A las 1630 hrs la batalla habia concluido. Los araguayos habian sido derotados totalmenye. La falta de caballos por parte de los aliados. Tuyiti fue una batalla de aniquilamiento, que costo a los paraguayos 6.000 muertos,y 7.000 heridos. Ademas.los aliados tomaron 370 prisioneros, 5.000 mosquetes, cuatro obuses y un lanza-cohetes. Los aliados sufrieron mas de 4.000 bajas, de las cuales 3.000 correspondieron a los brasileros, 800 a los argentinos y 400 a los uruguayos"

Y como suele decir Rolf Würster.."Esta es la verdad de la milanesa"

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:37 pm

Brunner tiene razón. Por la extensión del relato de Hoyt Williams, sólo publiqué la traducción de la primera parte: el primer ataque de las columnas de José Eduvigis Díaz (entonces coronel, màs tarde general y vencedor en Curupayty) e Hilario Marcó contra el centro aliado (uruguayos y brasileños). En este sector se dió una enorme mortandade de paraguayos al enfrentar los rifles y cañones uruguayos y brasileños.

Pero las otras columnas paraguayas también llevaron sus ataques, aunque descordinadamente. Luego salió la columna de Barrios por la izquierda aliada, casi a retaguardia de los brasileros (véase el mapa del plan de ataque) que fué rechazada tras duro combate gracias a la celeridad con que Osorio trasladó refuerzos al sector.

Y el ataque imponente, donde participó el grueso de la caballería paraguaya (la mayor carga de caballería de la guerra) se dió en el sector derecho aliado, el lado argentino. En esta parte atacó la columna de Francisco Isidoro Resquín. Como dice Georg y traduce Brunner, aquí tambièn se rechazó a los paraguayos. La infantería argentina formó cuadros para rechazar a la caballería paraguaya.
Publico el mapa de Hoyt Williams de la batalla y un detalle del cuadro del pintor-soldado argentino Cándido López, detallando justamente el ataque de la caballería paraguaya al flanco argentino.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
En el cuadro de Càndido Lòpez (apodado el "Manco de Curupayty" por haber perdido el brazo derecho en esta batalla) se detalla la salida de la caballería paraguaya de los esteros del Bellaco Norte por el sectro de Yatayty Corá para caer sobre las divisiones argentinas de Paunero.

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:38 pm

Ciertamente, al ejército argentino le correspondió lidiar con la carga de la columna del gral. Resquín.
El pintor soldado argentino Cándido López nos dejó esta imagen del momento del ataque de la caballería paraguaya (Resquín tenía 8 regimientos de caballería, unos 5.000 jinetes y 2 batallones de infantería 1.600 hombres) con los que atacó los 2 cuerpos argentinos de la derecha aliada.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Las unidades argentinas presentes en esa batalla eran (posteados por el forista paraguayo Renato Angulo en el foro GENERALYEGROS):

Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas: Gral. Bartolomé Mitre

EJERCITO ARGENTINO[u]

[u]Comandante Interino y Jefe de Estado Mayor: Juan A. Gelly

PRIMER CUERPO DE EJERCITO ARGENTINO

Jefe: General Paunero.
Jefe de Estado Mayor: Coronel Chenaut.
1º División: Coronel Rivas.
1º Brigada: Coronel Rosseti.
2º Brigada: Coronel Charlone.
2º División: Coronel Arredondo.
3º Brigada: Coronel Fraga.
4ª Brigada: Comandante Lezica.
3º División: Coronel Rivero.
5º Brigada: Coronel Esquivel.
6º Brigada: Comandante Quirno.
4º División: Coronel Sussini.
7º Brigada: Coronel Avalos.
8º Brigada: Comandante Prado.
1º Brigada de Artillería:Coronel Arenas
1º Escuadrón: Comandante F. Mitre (9 Piezas de artillería)
2º Escuadrón: Comandante Viejobueno (8 Piezas de artillería)
Primer Escaudrón de Caballería: Comandante Segovia.
Voluntarios de Santa Fe: Coronel Férnandez.
Caballería de Vanguardía: General Hornos (Correntina)
1º División: General Cáceres.
2º División: General Hornos.
1º Brigada de caballería: Coronel Orzabal

SEGUNDO CUERPO DE EJERCITO ARGENTINO

Comandante en Jefe: General Emilio Mitre.
Jefe de Estado Mayor: Coronel Pablo Díaz.
1º División: Coronel Bustillos.
1º Brigada: Comandante Urien.
2º Brigada: Comandante Morales.
2º División: Coronel Conesa.
3º Brigada: Coronel Martínez de Hoz.
4º Brigada: Comandante Obligado.
3º División: Coronel Doménguez.
5º Brigada: Comandante Cabot.
6º Brigada: Coronel Caraza.
4º División: Coronel Aguero.
7º Brigada: Comandante Orma.
8º Brigada: Comandante Calveti.
2º Brigada de Artillería: Comandante Nelson.
3º Escuadrón: Comandante Maldones (14 piezas de Artillería)
4º Escuadrón: Comandante Bustamante (14 Piezas de Artillería)
5º Escaudrón: Comandante Solá (4 Piezas de Artillería)

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:38 pm

George Thompson en "The War in Paraguay" muy suelto de cuerpo deslizas una de las muchas mentiras que restan valor a su obra-"En Corrales, 300 paraguayos bderrotaron a 3.00o argentinos".El libro de Thompson, uno de los escasos en el idioma inglés sobre la Guerra del Paraguay, ha sido citado como evangelio por historiadores paraguayos, ynorteamericanos (e.g. Kolinski e ingleses como Phelps ) pero el relato de Thompson no guarda relación alguna con la verdad histórica. Veamos lo que realmente ocurrió,

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Ya que Thompson, consti

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Mar Dic 10, 2013 4:38 pm

Para mañana os prometo un "Estado de Fuerza" completo del Ejército Aliado

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:06 am

Impresionante relato Georg, el de Leon de Palleja, uno de los màs valientes jefes del ejèrcito uruguayo.

Es muy interesante ver como trata de adecuar la táctica al terreno imperante en el campo de batalla.

Què comenta Palleja en la parte de la batalla de Tuyutí? A la tropa uruguaya le tocò un papel central, pues fuè atacada por la columna de Díaz y Marcó que describí en el relato de Hoyt Williams.

Estoy tratando de averiguar qué tàcticas de infantería se habràn empleado en la Guerra del Paraguay. Las tropas paraguayas tenìan escaso entrenamiento, a pesar de que Lopez las estaba preparando en el campamento de Cerro León desde diciembre de 1864. Thompson habla de que los aliados eran atacados por:"tropas paraguayas indisciplinadas".
Abajo publico unas tàcticas de infantería empleadas por las tropas norteamericanas en la guerra de secesion, inmediatamente anterior en el tiempo a la guerra del Paraguay. Còmo estaban las tácticas del lado aliado?


En este post hablo de las tàcticas y organización militar, si bien son de la guerra de Secesion, en la parte de nùmero y nombre de unidades:cuerpos, brigadas, etc habrá sido similar al de los ejercitos sudamericanos (aunque no menciona el batallón, que según Thompson era una unidad compuesta de 6 o mas compañías de 120 hombres, por ejemplo el famoso Batallón 40 compuesto por ciudadanos de Asunción tenía 1.050 efectivos).
Fijense un poco en las tácticas de infantería, para tratar de enteneder como se combatía en ese tiempo:

LAS TACTICAS DURANTE LAS GUERRAS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX

LA ORGANIZACIÓN DE LOS EJERCITOS DE LA GUERRA CIVIL AMERICANA
Cada Ejército (40.000 a 100.000 hombres) estaba [size=12]típicamente compuesto por dos o mas Cuerpos (10.000 a 25.000 hombres). Un ejército estaba generalmente comandado por un General en la Confederación y por un Mayor General en la Unión.

Cada Cuerpo estaba típicamente compuesto por dos a cuatro Divisiones (3.000 a 5.000 hombres). Un Cuerpo estaba comandado generalmente por un Teniente General en la Confederación y por un Mayor General en la Unión.

Cada división estaba compuesta de dos o cuatro brigadas, generalmente tres (1.200 a 2.500 hombres). Las Divisiones estaban comandadas por un Mayor General.

Cada Brigada estaba compuesta de dos a cinco regimientos (300-800 hombres). Una Brigada estaba comandada normalmente por un General de Brigada.

La fuerza de un regimiento era de unos 1.000 hombres, pero en la práctica rara vez mantenían su fuerza total a través del tiempo. Los regimientos eran generalmente mandados por Coroneles.

TACTICAS EN LA GUERRA DE SECESION

INFANTERIA
La infantería era de lejos el componente más numeroso en un ejército durante la Guerra de Secesión. La táctica básica consistía en colocar un montón de hombres cerca de otro montón en una línea y hacer que todos se muevan y disparen juntos. A los ojos actuales la costumbre de colocar las tropas hombro-con-hombro parecería insensata, pero tenía mucho sentido a mediados del siglo XIX.
Y había dos razones para esto: Primeo, permitía los soldados concentrarse en el fuego de lo que entonces eran todavía armas de fuego bastante primitivas. Segundo: era casi la única manera de mover a las tropas efectivamente bajo fuego. La mayor parte de la infantería de la Guerra de Secesión empleaba mosquetes de avancarga que se cargaban y disparaban a unos tres tiros por minuto como máximo.
Por lo tanto, un soldado solo, no era nada. El podía tener efecto en el campo de batalla solamente combinando su fuego con el de los otros infantes. Aunque al dispersarlos en formaciones abiertas se volvían menos vulnerables, los soldados perdían muy rápidamente su capacidad de combinar sus fuegos con efectividad. Y aún más critico: sus oficiales perdían la capacidad de controlarlos.
Par la mayoría de los propósitos la unidad táctica más pequeña del campo de batalla de la Guerra Civil era el regimiento. Aunque compuesto teóricamente de unos 1.000 oficiales y soldados, en realidad el regimiento promedio de la Guerra Civil entraba en batalla con 300-600 hombres. Sin embargo, cualquiera fuese su tamaño, todos los miembros del regimiento tenían que ser capaces de entender y ejecutar las órdenes de su coronel y sus oficiales subordinados, quienes generalmente podían comunicarse sólo a través de órdenes verbales.
Como en el humo y la confusión de la batalla, solo unos pocos soldados podían ejecutar realmente cualquier orden impartida, la mayoría captaban la orden principalmente por los movimientos de los soldados inmediatamente alrededor de ellos. Mantener el “contacto entre los hombros” era indispensable en este tosco pero vital sistema para que funcione. Adicionalmente, los soldados eran entrenados para “seguir la bandera” –la del regimiento y de los colores nacionales- que siempre estaban ubicados en el frente o en el centro de cada regimiento.
Entonces, cuando surgían dudas sobre que orden había que cumplir, los soldados podían mirar en la dirección donde las banderas se estaban moviendo. Esta era una de las razones por las cuales el estandarte era llevado por el mas valiente de los soldados del regimiento. No era sólo un honor, era la forma de asegurar de que los colores siempre se moverían en la dirección señalada por el coronel.
En camino hacia el sitio de la batalla, los regimientos se movían en formación de columna, con frente de 4 hombres. Había una maniobra simple mediante la cual los regimientos podían rápidamente pasar de la formación de columna a la de línea una vez que se encontraban el la zona de batalla; por ejemplo de la formación para facilitar el movimiento a la formación para maximizar la potencia de fuego. Los regimientos generalmente se movían y peleaban el línea de batalla –una formación en orden cerrado compuesta realmente de dos líneas, por delante y por detrás.
Las unidades atacantes raramente “cargaban” en el sentido de correr a la carrera hacia el enemigo, dicha maniobra destruiría rápidamente la formación debido a que los más rápidos se alejarían de los más lentos y todos se dispersarían. En vez de esto, un regimiento que empleaba tácticas ortodoxas empezaría un ataque moviéndose a un “paso rápido” de 110 pasos por minuto (con lo que se cubren unos 72 metros en un minuto). Una vez bajo intenso fuego la velocidad de avance podía ser aumentada a un “paso redoblado” de 165 pasos por minuto (unos 135 metros por minuto).
Solamente cuando el regimiento se hallase a unas pocas docenas de metros de la línea defensiva, se le ordenaría avanzar a “la carrera” (un paso muy rápido pero aun no una carrera). Entonces un regimiento podría fácilmente tomarse unos 10 minutos para “cargar” 900 metros, aún cuando no parase para reagruparse o ejecutar alguna otra maniobra en ruta. En teoría una unidad atacante no se detendría hasta alcanzar la línea enemiga.
La idea era hacer retroceder a los defensores mediante la masa, el impulso y el efecto de choque de la columna atacante. (Las bayonetas caladas eran consideradas indispensables para lograr el efecto de shock deseado).
En la realidad, sin embargo, la potencia de fuego de la defensa, eventualmente obligaba a la mayoría de los regimientos de la Guerra Civil a detenerse y a devolver el fuego –a menudo a distancias menores que 90 metros. Y muy a menudo, la “carga” se convertiría en un intercambio de disparos a una distancia mortalmente corta, hasta que uno de los bandos cedía.
ARTILLERIA
En la mayoría de los campos de batalla de la Guerra de Secesión, la artillería le seguía en importancia a la infantería. No siendo aún el arma mortífera en que se convertiría en la Primera Guerra Mundial, cuando el 70 % de las bajas fueron causadas por ella, la artillería sin embargo jugó un papel importante, particularmente en la defensa. El fuego de los cañones podía romper un ataque de la infantería y disuadir a la infantería enemiga de atacar en primer lugar. Su sola presencia generaba gran confianza a la infantería propia y ejercía un efecto moral que podía ser tan importante como el efecto físico que ejercía en el enemigo.
La unidad básica de artillería era la BATERIA, grupo de entre 4 y 6 cañones mandado por un capitán. Al comienzo de la guerra las baterías tendían a ser asignadas a las brigadas de infantería. Pero con el tiempo se encontró que funcionaban mejor cuando era agrupadas todas juntas, y ambos ejércitos beligerantes reorganizaron su artillería para lograr esto. Eventualmente ambos bandos mantuvieron grandes concentraciones de artillería a nivel de cueros o mayores. Coordinar el fugo de 20 o 30 cañones no era inusual, y en batallas como Gettysburg en la carga final de Ticket se concentraron más de 100 piezas para disparar al unísono.
CABALLERIA
“Quien ha visto alguna vez a un jinete muerto?” era la pregunta que corría entre los combatientes de la Guerra de Secesión, en alusión a que el papel que jugaba la caballería en el campo de batalla era insignificante. Esto era un agudo contraste con el papel jugado por la caballería durante la era Napoleónica, donde una carga de caballería lanzada en el momento oportuno, podía explotar una ruptura de la infantería, sobrepasar a los infantes enemigos que se retiraban y convertir una ventaja temporal en un completo triunfo en el campo de batalla.
Por qué se falló en emplear la caballería como una mejor ventaja táctica? La mejor y más simple explicación radica en que sencillamente no había suficiente caballería para lograr grandes resultados. Mientras que la caballería compuso del 20 al 25% de los ejércitos napoleónicos, los ejércitos de la guerra de Secesión tenían una caballería que componía sólo del 8 al 10 %.
La razón de esto era que el costo de la caballería era mucho mayor. Un simple caballo podía costar diez veces la paga mensual de un recluta de infantería y necesitaba la compra de monturas, bridas, y otros accesorios al igual que ropa especial para el jinete. Más aún, los caballos requerían 13 kilos de alimento y forraje por día, varias veces lo precisado por un solo soldado. Podríamos agregar a esto la necesidad de reemplazos continuos de caballos para cambiar aquellos desgastados y el hecho de que requería mucho más entrenamiento para lograr un buen jinete que un buen fusilero, así como también la extendida creencia de que el terreno densamente boscoso de América (a diferencia de los campos abiertos de Europa) dificultaría de sobremanera el despliegue de la caballería.
Con todo esto, tal vez no sea un misterio el por que los ejércitos de la guerra civil hayan tardado tanto en crear una poderosa arma montada. En vez de esto, la caballería tendía a ser empleada más en reconocimientos y ataques relámpagos a las comunicaciones enemigas, acciones que tenían lugar lejos de los campos de batalla. Durante los combates mayores, su misión era principalmente reconocer los flancos del enemigo o controlar las áreas de retaguardia.

MAXIMO ALCANCE FECTIVO DE LAS ARMAS COMUNES DE LA GUERRA CIVIL
Fusil rayado: 360 metros (en la práctica empleado raras veces más allá de los 225 metros)
Mosquete de ánima lisa: 135 metros
Carabina de retrocarga: 270 metros
Cañón de 12 libras de ánima lisa: bala sólida: 1.547 metros, bomba esférica: 455 a 1.365 metros; metralla: 364 metros
Cañón rayado Parrot de 10 libras: bala sólida. 5.460 metros

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:06 am

León de Palleja, nació en Sevilla con el nombre de José Pons de Ojeda-Exiliado de Espa1a pro suu propia voluntad. Su obra es una exacta narración de los hechos tal como fueron, como jefe tenia acceso a la documentación oficial, y a personas como Mitre, Floresm Osorio etc.
Juan O 'Leary (ciertamente lo mas distante de ser santo de mi devoción) narra el fin de Palleja en la batalla del Sauce:

" El temerario Palleja penetró en aquel antro de la muerte sin inmutarse, tomando a penas la precaución de hacer marchar a sus tropas(nota :comandaba una columna de tropas argentinas y uruguayas( por las orillas del bosque, tasta llegar a un recodo del camino, desde donde las precipitó en un asalto franco y a pecho descubierto. En ese instante nuestra artillería comenzó su obra de destrucción. Recibiendo sus descargas a boca de jarro, los enemigos fueron horriblemente exterminados. Pero esta vez los conducia el primer lidiador del ejército aliado. Imposible retroceder en presencia de aquel jefe de bravura sin limites. Los batallones, diezmados le seiguen bajo la metralla, mientras el agitando en alto la espada, avanza, gritando sus arengas d efuego. Llegan por fin a la trinchera, los cañones enmudecen, cesa la fusileria..los argentinos acababan de abrir una brecha en la trinchera..Eran dueños de la posición, pero al pie del glorioso baluarte quedaba rendido el cadaver ensangrentado del coronel Palleja.. La muerte del hero hirio en el corazón a aquellos bravos, que sientiendo tronar las baterias de Roa, recogieron su cuerpoy lo llevaron a sus lineas, rindiendole honores funebres como no se rindieron jamas a ningun guerrero."


][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:06 am

Algunos dibujos de Fortuny


1) Entrevista de Yataity Corá-El Gral Mitre y Solano Lopéz
2) Carga de la infantería argentina en Lomas Valentinas.
3) Ataque de la 3a. División del II Cuerpo de Ejército (Ejército Argentino) a las órdenes del Cnel. Cesaréo Dominguez sobre la trinchera paraguaya del Boquerón de Piris (Batalla del Sauce
)

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:06 am

Ford..complacido!

Bibliotéca Artigas, Colección de Clsicos uruguayos volumen 29, De Palleja, León, Diario de Campaña de las Fuerzas Aliadas contra el Paraguay(2 vols, Montevideo, Uruguay, 1960)

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.