La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:07 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:07 am

El primer parrafo de la pag. 228 os dara una idea de la escaséz de armamento prevalente en la Argentina..


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Un detalle: la narraci de la la batalla del 31 de Enero )Paso de la Patria) pertenece al Vol.l (al igual que estas dos paginas )
A Batalla de Tuyutí al Vol. 2
Os debo el estado de fuerzas del Ejército Aliado..Tenemos resrevaciones para las 2015 en un buen restarant de mariscos..

Saludos
GvR

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:07 am

Muchísimas gracias Georg, por tomarte este trabajo.

El relato es excelente. Nos da una clara visión de cómo el ejército paraguayo se lanzó irreflexivamente (siguiendo las órdenes de López, por supuesto) contra unidades y posiciones aliadas extraordinariamente fuertes: el desenlace casi "cantado" era la derrota.

una consulta, de cuàntos hombres se componían los batallones de infantería orientales, brasileños y argentinos, pues respecto a los paraguayos Thompson menciona en su página 42:
"La caballería estaba dividida en regimientos y la infantería en batallones..."
"Cada batallón de infantería se dividía en seis compañías de cien hombres cada una, llamados de granaderos, 1ª, 2ª, 3ª, 4ª y de cazadores. La compañía de granaderos era compuesta de los hombres más fornidos y altos del batallón y la de cazadores por los más débiles y bajos. Sin embargo, al principio de la guerra la mayor parte de los batallones contaban de 800 a 1.000 hombres, conteniendo a veces más de seis compañías, compuesta cada una de 120 hombres. Tres batallones (2.700 hombres) estaban armados de rifles Witon. Uno de estos, formado por Lopez I, había permanecido constantemente en Humaitá, donde en lugar de raciones, se le entregaba tres tiros para que cazaran en los bosques el alimento necesario. En vez de balas usaban cortados para tirar a los patos (usaban el fusil como escopeta). Esta circunstancia destruyo la raya de los rifles, quedando por consiguiente inutilizados."

"Tres o cuatro batallones estaban armados con fusiles fulminantes y los demàs con fusiles de chispa, que tenían la marca de la Torre de Londres. No llevaban más arma blanca que la bayoneta, para la cual no usaban vaina porque la conservaban siempre armada."
"Sólamente el batallón 6ª tenía los machetes-bayoneta encontrados en los vapores tomados en Corrientes, porque después de su vuelta de Matto Grosso hacía el papel de infantería de marina."

"Los marinos usaban rifles Witton con bayonetas-sables".

"El traje del soldado consistìa en una camisa, calzoncillos y pantalones blancos, camiseta de bayeta grana con vivos blancos y azules, sobre esta camiseta llevaban un cinturón blanco y no usaban calzado. El gorro paraguayo era el segundo distintivo de su uniforme, el de la infantería era parecido al gorro de cuartel de infantería de la guardia imperial francesa, pero con pico, y era o colorado con vivos negros, o negro con vivos colorados."

"Cuando ya no quedaba paño en el país, este gorro fué sustituído por el kepí de baqueta, que era una buena invención.La caballería y la artillería usaba un alto morrión negro con un penacho, los de la caballería tenían una flor de lis y los de la artillería una escarapela tricolor."

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:08 am

Brunner escribió:Sabes Ford,,lo que qe ha subdo Geoerg? , lo que ha probado.....Dejame deietrlo..que nadie ni nada aguantaba las cargas del soldado argemtino .....Thompson not withsatnding ....

Si, eso al parecer es cierto, pues hasta el mismo Thompson dice que en el EA habìa jefes como Charlone, extraordinariamente valientes, o como Rivas. En general las tropas eran buenas. Más aún, si consideramos que muchos empleaban Brown Bess, debían prácticamente "llegar" a los enemigos paraguayos y batirse a corta distancia; lo que evitaban los brasileños con sus fusiles estriados de largo alcance.
De paso, Thompson menciona, ya en los capítulos finales de Ita Ybaté y Lomas Valentinas, que la tela de los infantes brasileños era tal, que bastaba un puñado de paraguayos para hacer correr a un sinnúmero de ellos.
También en una carta de Venancio Flores que se publica sobre el combate de Estero Bellaco, el jefe uruguayo dice que "un batallon brasilero no quiso cargar" y que "dieron cochinamente la espalda".

Esto no quita que Brasil haya tenido jefes muy audaces y valientes como Osorio, Mena Barreto, Sampaio.

En una parte leí que Montgomery había mencionado que "los ejércitos latinoamericanos de mediados del siglo XIX no eran realmente tales, aunque en sus filas hubiesen hombres de gran valor".

Tal vez se refería a la falta de entrenamiento, no sé. El único país que tenía escuela militar tengo entendido era el Imperio brasileño, pues fundó la suya en 1812, cuando era sede del reino portugués en el exilio.

El entrenamiento era escaso en el EP (había una gran falta de oficiales experimentados, por no haber tenido los López el cuidado de contratar una misión militar extranjera, excepto la brasilera de 1856), no sé como estaban en este punto en ejercito argentino de la epoca, o el oriental

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:08 am

Para demonstrar el deficiente armamento conque se batian las tropas argentinas-del Archivo del Vice-Presidente, Marcos PAz


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:08 am

Servartim escribió:Llegaron a usar fusiles Winchester en el conflicto?

Mira Servatim, hay cosas muy extrañas, dependen del entrenamiento de las tropas supongo.
Primero, los brasileños emplearon el fusil prusiano Dreyse, que tantas victorias le deparo a Prusia, sin embargo lo descartaron porque lo consideraron inservible!! en plena guerra de la triple alianza, reemplazándolo por Minié de avancarga!!

Emplearon tambien, y se admiraron de la robustez de la carabina Spencer, y le aprovecharon bien (hasta Lòpez fuè muerto con una Spencer); pero sin embargo, cuando adquirieron Winchesters, ya en 1873, los consideraron frágiles y poco fiables. Prefirieron adptar el monotiro de retrocarga Comblain.

Simplemente, a pesar de sus peticiones, ya no pudieron conseguir màs SPencers, porque la fàbrica había cerrado despuès de la guerra de Secesión, adquirida por Oliver Winchester!! para deshacerse de un fuerte competidor!!

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:09 am

El entrenamiento era escaso en el EP (había una gran falta de oficiales experimentados, por no haber tenido los López el cuidado de contratar una misión militar extranjera, excepto la brasilera de 1856), no sé como estaban en este punto en ejercito argentino de la epoca, o el oriental

Al estallar la Guerra del Paraguay el EA ni siquiera contaba con un Colegio Militar,los oficiales se "hacian" sobre el campo de batalla-Y que era el EA en 1865? "Una montonera con musica"-

Algunas ilustraciones...

1) Combate naval del Riachuelo
2) Cañón paraguayo "El Criollo"
3) Batalla de Itá-Ibate- la 1a. División Buenos Aires toma por la derecha las trincheras paraguayas


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:09 am

Mitre era un militar forjado en el campo de batalla, fue oficial en el ejército de fructuoso Rivera, y aunque artillero, en la de Arroyo Grande aprendio el empleo tactico de la infanteria. Artillero destacado,e en 1844 publicó u un Manual de Artileria con detallwes del material de aqulla época, y sus diferentes empéos tacticos.. Estuvo a cargo de la artilleria del ejército del Gral. en Bolivia, quy en la batalla de Vitiche descidio la acción por la utilizacin efectiva de ese arma.(Un inciso.:el General Paz, abogado de oficio, fue, sin embargo, militar muy afamado en Sud America en aquellos tiempos) itar)

Ford..en la Argentina de aquellos tiempos, la infantería era arma integrada por habitantes de las ciudades, muy en especial Buenos Aires. EDurante 1852-y 1862 existian dos estados nacionales que luchaban por la supremaia en la Argentina: El Estado de Buenos Aires y la Confederacíon. En la batalla de Cepeda (Octubre, 1859) la caballeria ocnferedada, con enorme superioridad númerica desbordo y desbando a la caballería porteña-pero Mitre hizo formatr el cuadro, lo que le dio la oportunidad de rescatar el gureso de su ejército en la retirada a Buenos Aires.

En la batalla de Pavón ((17 de Septiembre de 1861) Ell ej3rcito confederado desplego 16.000 hombres (11.000 de caballería, 5.000 de enfantería) y 42 cañones. El ejército de Buenos Aires consistía de apsoximadamente 16.000 hombres (9.000 de infantería, 6.000 de caballería) y 35 cañones. La caballería confederada rechazo las cargas de la caballería porteña y fue disppersada, pero la esplendida infanteria de Buenos Aires quedo clavada a la tierra, y luego, avanzando en columnas envolvio la infanteria c y artillería confederadas, mientras que rechazaba a vivo fuego las cargas de la caballeria de Urquiza. Urquiza s eretiro para salvar lo que quedaba de su caballería. En Pavón, la Cofederación perdio 3.000 fusiles, 1.200 prisioneros, 37 cañones y 5.000 caballos., armas que no podia ya remplazar (1)

En cuanto al material?
"La infanteria usaba en 1865 fusiles y sables bayoneta. Los primeros eran de avancarga. Comprendian una gran diversidad d emodelos. Los de chispa, empleados en tiempos d ela Independencia y guerras civiles, resultaban poco eficaces, tanto por las "marras"disparos que no daban fuego al golpear lapiedra de chispa contra el rastrillo, como por la pobreza o inexistencia de los aparatos de puntería, y la dstancia eficaz d elos tiros, que no suoeraban los 300 pasos, y que, si se queria dar con alguna certeza en el blanco, solo llegaba a los 60. Los de fulminante o de pistón, significaron un adelanto, puesto que los disparos resultaban mas seguros cuando el percutor golpeaba contra la chimenéa y le daba fuego. La eficacia con repecto a la distancia no resultaba substantivamente mayor, ya que ambos eran de anima lisa y empleaban munición esfrica de casi 25 gramos. Tambien habia en el Parque fusiles rayados sistema Minié, de avancarga pero con bala cónica. Se trataba de las armas mas modernas para la infanteria y solo la poseian algunos cuerpos d linea.

El gobierno no pudo opbtener rapidamente armamento para equipar a la Guardia Nacional, excepto por los batallones porteños, que fueron provistos de fusiles a pistón, el resto recibió los vetustos y pesados fusiles de chispa, que en las grandes batallas apenas servirían como sosten de la filosa bayoneta, verdadera reina de los encuentros cuerpos a cuerpo.
La caballería de linéa poseia carabinas Vincennes y d eotras marcas, los regimientos de la Guaria Nacional contaban con carabinas de pistón o de chispa. Los jefes y oficiales solían portar rvolveres Leffauchex..." (2)

--------------------------------------------------------------------------------
(1) Rauch, Georg v,Conflict in the Southern Cone: The Argentine Military and the Boundary Dispute with Chile, 1870-1902 ((Praeger, Westport, Connecticu and London, 1999) pag.14-15

(2) De Marco Miguel A, La Guerra del Paraguay (Planeta, Buenos aAires1998) pag.125-127[/i]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:09 am

El Material

El 12 de Nov. de 1864, vapor de guerra paraguayo "Tacuarí" , por orden expresa de solano Lopéz, capturo al vapor brasilero "Marquez de Olinda" y lo llevo a Asunción. Ese buque llevaba a llevaba a bordo le gobernador de Matto Grosso, Coronel Federico Carneiro de Campos y 2.000 fusiles.En Diciembre de 1864 ,el jefe d elas fuerzas paraguayas operando en Matto Grosso, le coronel Vicente Barrios, envio a Asunción 32 cañoes de bronce capturados, y sufientes municione spara equipar al ej!rcito por muchos meses" (1)

Segün Thompson, on,solamente en un villerio de Matto Grosso, la caballería de Resquín hallo " 4 cañnes, 500 mosquetes, 97 carabinas, 131 pistolas, 468 espadas, 1.090 lanzas y 9.847 balas de cañón...A comienzos de la guerra, habia cantidades de viejos fusiles entre los ejércitos aliaddos. pero el ejercito brasilero recibio el primer cargamento de 1.200 fusiles tipo Minié y 1.000 carabias d Delgica en 1855. Hacia 1864, estas armas eran suplementadas, en escala bastante grande, por fusiles Miniés mas modernos y por Enfields de manufactura inglesa y belga--
" En el curso d ela guerra, sin embargo hicieron su aparición "fusiles de aguja" prusianos (El modelo Dreyse 18857) y carabinas de retrocarga Spencer americanas. Un historiador militar brasilero afirma qie una Comisión de Compras brasilera viajo a los EEUU, donde obtuvieron 5.00 fusiles rayados tipo Roberts y 2000 carabinas Spencer a repetición "(2)
-----------------------------------------------------------------------------------
(1) Warren,Harris Gaylord, Paraguay, An Informal History (University of Oklahoma Press, 1949) pag. 218-225


(2) Phelps, Gilbert, The Tragedy of Paraguay (Saint Martin's Press, New York, 1975)

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:09 am

Lo prometido es deuda..el "Estado de Fuerza" del Ejército Aliado..

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:10 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:10 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:11 am

Bscando y rebiscando en la biblioteca (reorganizada por el camarada Brunner) di con una fotocopia de un libro del coronel paraguayo Arturo Bray, Solano Lopéz: Soldado de la gloria y del infortunio (Editorial Kraft, Buenos Aires, 1945) del cual extraigo ciertos fragmentos insunuantes..
Pag. 205"Por el vapor que el 8 de Agosto(1864) salio de Liverpool ha debido expedirse la cantidad de ochocientos rifles, qye me temo no pueda traer el "Paraguari" pero que traera el "Igurey"
"E;l 6 de Octubre, Solano Lopez le esbribe a Egusquiza (representatnte paraguayo en Buenos Aires) sobre la campaña difamatoria de ciertos periodicos porteños y le insta a adquirir armas en la plaza de Buenos Aires, dada la situacion cada vez mas apremuiante" Aqui s eha recibido un cajon contemniendo dos fusiles y una carabina rayada, igual a las que acaba d usted de comprar un numero de 1,000 os primeros y de 400 las swegunndas, sin que se conozca la procedencia y terminos de tales muestras, lo que importa una irregularidad notable en el servicio"


Bray, partidario " a oturance" de Solano Lopez observa:
(pag,.216=217)


"Afirma Schneider al referirse a la infantería paraguaya:"

Entre sus 40 batallones, habia uno de cazadores de la guardia, armado con fusiles rayados Miniés, tres batallones tenian los llamados "Witton rifles" (tambien rayados), cuatro batallones usaban fusiles prusianos d epercusión (a fulminante) con las marcas d efabrica de POstdam y Danzig: los otros batallones usaban viejos fusiles lisos (de chispa) comprados en los antiguos depositos europesos. La infanteria no tenia armas portatiles y muchios batallones llevaban en la cintura la bayoneta sin vaina"

" Por cierto que tampoco nuestros adversarios andaban muy lucidos de armamentos moderno. En el Ejército Argentino, solo los batallones de la Guardia Nacional de Buenos Aires estaban armados con el fusil fulminnate, los demas llevaban fusiles de chispa"

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:11 am

El hundimiento del acorazado brasileño "Rio de Janeiro" por un "torpedo", en realidad una mina fluvial paraguaya.

En esa época se les denominaba "torpedos" a las minas fluviales, aún no se había producido el proyectil naval auto-propulsado que conocemos hoy como "torpedo". Las armas que se llamaban así eran en realidad minas fluviales.

Paraguay fabricó varias, al parecer diseñadas por un norteamericano Kruger, con experiencia en la Guerra de Secesión americana.

En la guerra civil yanqui los sureños hundieron 27 buques federales con minas, muchos más que los 9 hundidos con artillería. Por lo tanto no fuimos "pioneros" con este tipo de armas.

El ingeniero George Thompson describe como estaban fabricadas estas minas. Bueno, era uno de los pocos técnicos que nos relato algunos detalles de ese tenor de la guerra. Creo que individuos como el gral. Resquín, o el mismo Crisóstomo Centurión no nos dejaron muchos datos de la parte técnica de la guerra.

No creo que Resquín por ejemplo haya comprendido la diferencia entre un fusil liso y uno estriado, hasta que vio el brutal efecto de los mismos en Tuyutí, ni el gral. Diaz y el gral. Barrios tampoco.

Publico una imagen de una mina fluvial de la guerra de secesión, no habrá diferido mucho de las nuestras. Fíjense que consta de un barril para que flote, y el elemento explosivo está debajo del agua. Se los lanzaba corriente abajo para que impacten en los acorazados. Thomson narra la explosión de uno de estos artefactos en junio de 1866, justo la oscura noche en que estaban construyendo en secreto la trinchera del Sauce, a 500 metros del campamento brasileño, amparados por la oscuridad. La gigantesca explosión iluminó toda la noche. Era un torpedo de 1500 libras de polvora (unos 750 kilos), nunca se había empleado tanta cantidad de explosivo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Publico lo que menciona Thompson en varias partes de su libro LA GUERRA DEL PARAGUAY, sobre los "torpedos", en realidad minas fluviales:

Pag 52, Cap VI:
“El mismo día (mayo de 1865) un yankee, M. Krüger, experimentó un torpedo en presencia de López, haciendo volar a una gran altura una balsa de palmas, permaneciendo personalmente a seis varas del punto de la explosión.”

Pag 102, Cap XII:
“Se colocaron en el río algunos torpedos mal construidos; y el 20 de junio (de 1866) dos de ellos se escaparon de sus amarras y se fueron aguas abajo, dando uno contra el “Bahía” y el otro contra el “Belmonte”, pero como ambos estaban enteramente mojados o produjeron efecto alguno. Se componían de tres cajas ajustadas unas dentro de otras, de las cuales la última era de zinc y contenía la pólvora. La espoleta era una cápsula de vidrio conteniendo ácido sulfúrico con una mezcla de clorato de potasa y azúcar blanca, cubierta con lana y algodón. Estas espoletas fueron inventadas por M. Masterman, jefe del departamento químico. La espoleta estaba encerrada en un pequeño cilindro perforado, y debía ser quebrada por un pistón cuando el torpedo recibiera un choque. Los brasileños pescaron estos dos torpedos, pero esa misma noche se les lanzó un brulote, y desde entonces fueron más cuidadosos.”

Pag 110, Cap XIII:
“La escuadra (brasileña) se lamentaba igualmente de verse expuesta todos los días a los torpedos que los paraguayos lanzaban aguas abajo, y que la molestaban mucho. Uno de estos (que por lo general contenían 1.000 libras de pólvora) voló a 300 yardas de la proa de una de sus cañoneras. El de 1.500 libras a que nos hemos referido antes, produjo un estremecimiento en la ciudad de Corrientes, que distaba 40 millas, causando gran alarma entre sus habitantes. Uno de ellos hizo volar a uno de los botes de la ronda de la escuadra, con toda su tripulación. Estos botes hacían la ronda de los buques durante toda la noche. Cuando veían venir algún torpedo, se oía un grito general, que repetía ¡Paragua! ¡Paragua! Y se producía en la escuadra un alboroto infernal.”
“Dos torpedos hicieron volar a sus conductores, un tal M. Kruger, note-americano, y un Ramos, paraguayo, que había hecho su aprendizaje de ingeniero con los Sres. Blyth. Las tripulaciones de ambos botes volaron también.”


Pag 112, Cap XIII:

"Ese día (2 de setiembre de 1866) hubo un bombardeo furibundo: algunos de los buques se presentaron frente a las baterías de Curuzú; uno de ellos, el encorazado “Janeiro” de seis cañones, después de tener atravesadas sus chapas de cuatro pulgadas por balas de 68, fue echado a pique por un torpedo, que explotó bajo su quilla, ahogándose la mayor parte de su tripulación, inclusive su capitán. Este fue el único encorazado echado a pique durante la guerra."

Inserto una imagen de minas fluviales de la Guerra de Secesion americana; el fondo es de la batalla de Mobile Bay el 5 de agosto de 1864, cuando la escuadra unionista (norteña) atacó y conquistò este puerto sobre el Golfo de Mejico. En el centro vemos al monitor norteño USS Tecomseh, que acaba de impactar una mina, que al estallar lo hunde (lo vemos totalmente escorado) llevándose consigo a 94 tripulantes. El Rio de Janeiro sufriría igual suerte en el bombardeo de Curuzu. También vemos a otro buque unionista, esta vez a rueda, que impacta una mina fluvial. Acompaña una fotografía de la mina fluvial confederada.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:17 am

¿Como era el acorazado Rio de Janeiro, hundido el 2/09/1866?

Muchos aspectos de la guerra de la Triple Alianza, han quedado en la nebulosa, muchas veces por falta de datos. Este tipo de situaciones ha causado que muchos autores llevasen el relato de los hechos al límite de la leyenda, tal como hizo Homero en la Ilíada, donde junto a humanos como Paris y Héctor, aparecían semi-dioses como Aquiles.

Esto desdibujaba la realidad, transmitiéndose a generaciones posteriores los hechos narrados de esa manera: un ejemplo de esto, ya más reciente es la famosa historia que con machetes ganamos muchas batallas en el Chaco,aunque es cosa elemental que un arma blanca como el machete, nada puede hacer contra armas automáticas (todos los asaltos a la bayoneta y "machete" fracasaron en Boquerón, el fortín se rindió por hambre y falta de municiones).

En Paraguay, como a veces es nuestra costumbre o a veces por los hechos, dispusimos de muy poca información, a tal punto de que no tenemos idea cómo era por ejemplo el acorazado Rio de Janeiro, hundido en Curuzú. Esta falta de información, hace que la instrucción, incluso en el Colegio Militar sea precaria al relatar con fiabilidad los hechos, creándose una falsa atmósfera de lucha "homérica" al describir las guerras que tuvimos en Paraguay.

Gracias al forista Mangosta, quien amablemente me acercó via mail un interesantísimo texto BRAZILIAN IMPERIAL NAVY IRONCLADS 1865-1874 (Acorazados de la marina imperial brasileña 1865-1874) escrito por George A. Gratz, pude disponer de datos y vistas de las naves blindadas brasileras empleadas en la guerra del 70.

Publico a continuación algunas imágenes para que "pisemos tierra" en este y otros temas, y no caigamos en "cuentos homéricos" no muy acordes a la realidad en los que ciertos autores como O´Leary son propensos a caer.

El acorazado Rio de Janeiro era del tipo CAÑONERA BLINDADA DE PRIMERA CLASE, así como los otros modelos de esta clase: el Tamandaré y el Barroso. El perfil de los 3 era el mismo, variaban tan solo en tamaño, y en armamento a veces, pero puede decirse que la forma era la misma. El más grande era el Barroso, luego venía el Rio de Janeiro y el más pequeño era el Tamandaré. El tamandaré y el Barroso ya estaban presentes por primera vez en Marzo de 1866 en el río Paraná, juntamente con el Bahía de fabricacion inglesa y el Brasil de fabricación francesa. Los 3: Tamandare, Rio de Janeiro y Barroso ya fueron construídos en Brasil, con maquinaria propulsora y armamento británico.
Va una tabla con los datos, y los perfiles del Tamandaré, el Barroso y una fotografía del Tamandaré luego del ataque a las baterías de Curupaytu el 22 de setiembre de 1866. Se pueden ver las indentaciones de los impactos de los proyectiles paraguayos sobre la coraza del Tamandaré.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Detalles tecnicos de los buques CAÑONEROS BLINDADOS DE PRIMERA CLASE, el de tamaño intermedio era el Rio de janeiro
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
el acorazado Barroso, el mas maniobrable de los 3
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
El Tamandaré, el mas pequeño y de mas pobre maniobrabilidad
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
El Tamandaré alcanzado por varios disparos paraguayos luego del bombardeo de la batería de Curupayty durante esta batalla, el 22 de setiembre de 1866

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:21 am

El Aká-Verá, singular cañón anti-blindaje paraguayo

La lucha del Paraguay contra los aliados en la guerra del 70 fue no sólo una contienda de coraje contra los recursos superiores del enemigo, sino un combate de la inteligencia y por qué no decirlo de la técnica. Los adelantos que se dieron en la década de 1860-70 fueron incorporados por el Brasil principalmente, gracias a la libre comunicación que disponía con los centros de producción y técnica militar de Europa y EE.UU. Sin embargo, Paraguay, haciendo un extraordinario esfuerzo de desarrollo, de la mano por supuesto de los técnicos, principalmente aunque no sólo ingleses, logró algunos sorprendentes medios para tratar de hacer frente a los grandes recursos del enemigo. He aquí la historia de uno de esos desarrollos, generalmente olvidados por los pseudo-nacionalistas, que descuentan que TODO el desarrollo, fue logrado sólo por paraguayos…


En 1859 se había construido el primer buque blindado con planchas de hierro forjado, era la fragata francesa Gloire, originalmente un navío de madera a hélices, que había sido “cubierto” con placas de hierro. Empezaba entonces una carrera naval y los ingleses lanzaron en 1861 su primer acorazado, ya construido desde el principio de hierro: el Warrior. La guerra de Secesión demostraría que las naves blindadas eran inmunes a toda la artillería conocida hasta entonces. El mismo Thompson menciona que en marzo de 1866, las balas paraguayas “se hacían pedazos contra las corazas de hierro de los encorazados brasileros”.
Uno de los primeros técnicos que trabajó sobre los proyectiles que pudiesen perforar los blindajes fue el mayor (más tarde Sir William) Palliser del Regimiento 18 de Húsares de Inglaterra. El 27 de mayo de 1863 patentó un método de fabricar proyectiles mediante el templado (enfriamiento rápido y violento) de la punta, ya fuese el material hierro o acero. Estos proyectiles, al tener la punta mucho más dura que el resto del mismo, probaron poder penetrar los blindajes de la época. El mismo Palliser había patentado el 11 de noviembre de 1862 un método para transformar cañones de ánima lisa en cañones estriados. El principio consistía en taladrar el ánima del cañón liso e introducir en la misma un tubo de hierro forjado: esto es un tubo inferior de un material más dúctil dentro de un cañón de material duro y frágil como el hierro fundido. Los cañones construidos así dieron excelentes resultados, pues hasta entonces a todos los cañones estriados fabricados con hierro fundido, les volaba la culata a los pocos disparos, pues tal era la fragilidad, a pesar de la gran dureza, del hierro fundido.

Respecto al proyectil de Palliser, vemos en la narración anterior, del combate entre el HMS Shah y el acorazado peruano Huascar en 1877, que el buque británico no pudo dañar al peruano por no disponer de balas Palliser anti-blindaje. Apenas un año después, en el combate de Angamos, el mismo blindado peruano Huáscar, fue severamente dañado por los proyectiles Palliser disparados por el acorazado chileno Blanco Encalada. Fue la primera ocasión en que se emplearon estos proyectiles. Hasta 1890 fue el único proyectil perforante empleado.

Pues bien, diez años antes, Paraguay construyó un cañón para poder disparar proyectiles anti-blindaje contra los acorazados brasileños. Esta es su historia:

Cap XV, Pag 140
“El pasaje de la escuadra por Curupayty (15 de agosto de 1867) hizo comprender a los paraguayos que su artillería de poco calibre era impotente contra los acorazados.”

Cap XIV, Pag 137

“Todos los cañones, etc., etc., que se fabricaban en el Paraguay durante la guerra fueron obra de ingenieros ingleses que nunca se habían ocupado de esta clase de manufacturas. Tenían que diseñar y construir sus propias máquinas para taladrar, rayar, etc., y demostraban gran habilidad por la manera como se desempeñaban.”

Cap XIV, Pag 127

“Un cañón pesado de hierro de 56 fue enviado al arsenal y taladrado y rayado para arrojar balas de 150. Su culata fue torneada y reforzada con anillos de hierro. Las balas eran pedazos de hierro con las extremidades cuadradas y templadas (se había descubierto no sé como un tratado sobre las balas de Palisser) y terminaban en un anillo de bronce elástico, idéntico de los morriones de la escolta de López, cuyos soldados, por las circunstancias de tener anillos de bronce en el borde de sus kepis eran llamados “aká verá” o cabezas relucientes, y el cañón se bautizó con el mismo nombre. Fue colocado en posición en Humaitá, pero después de algún tiempo de servicio voló la culata.”

El pesado cañón de hierro que menciona Thompson, era un cañón de ánima lisa inglés que había sido adquirido antes de la guerra. Era uno de los numerosos intentos de conversión de antiguos cañones lisos en cañones estriados que se hacían en muchas partes de Europa y EE.UU. en esa época, dada la gran abundancia de cañones de hierro de ánima lisa antiguos que tenían en sus arsenales.

Publico una imagen mostrando el aspecto de los primeros proyectiles perforantes, cuya forma dera de un cilindro con aristas cuadradas para asi poder "CORTAR" las planchas de hierro, luego en 1866, Palliser mismo haría evolucionar su proyectil dandole forma ojival.
También vemos la tipica forma del blindaje de entonces: Chapas de hierro forjado de 102 mm de espesor, sobre el maderamen del casco y casamatas de los buques
[img][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][/img]
[img][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][/img]
Imagen actual del Aká-Verá. Podemos ver que aún se halla el proyectil atascado en la culata volada. Lugar de la foto: Asunción frente al Congreso. Este cañón tomado como trofeo, fué devuelto por Juan Domingo Perón en 1974, creo.
[img][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][/img]
Forma en que se construian cañones rayados a partir de tubos de hierro fundido. Se procedía a reforzar la culata con cilindros de hierro forjado, para soportar la extrema presión durante el disparo.
A menudo a estas piezas le volaba la culata, como el caso de los cañones Parrott norteamericanos durante la guerra de Secesión, vemos un Parrott y cómo esta perfilada la voladura de la culata.
[img][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][/img]
El cañón Parrott de 8 pulgadas y 150 libras que voló durante el asedio de la ciudad sureña de Charleston en 1863. Voló al disparo numero 37, se puede ver en la batería el cañón sobre las bolsas de arena, adonde fue arrojado por la explosión. A este cañón se lo conocía como el "Swamp Angel" el ángel del Pantano y disparaba sobre la ciudad desde 6 km de distancia.
[img][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][/img]
el primer empleo en combate del proyectil Palliser, disparado por el acorazado chileno Blanco Encalada, hace impacto en el blindado peruano Huáscar durante la batalla de Angamos en 1878. Sus efectos fueron devastadores.

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:28 am

El coraje y la forma de enfrentar un adversario muy superior

La guerra de la Triple Alianza (conocida generalmente como la Guerra del Paraguay) enfrentó al Paraguay con los enormes recursos principalmente del Brasil.
En este pequeño apartado vemos como estos recursos eran casi incontrastables contra los medios que disponían los paraguayos, y por otro lado como apelando a la astucia e inteligencia se conseguían "pequeñas victorias". Los relatos son del libro de George Thompson, uno de mis autores favoritos, por la precisión con que relataba los aspectos técnicos.

Thompson, Cap. XVII pag. 149
“ A consecuencia de esto, (López) me envió a Tayí el 1ª de Noviembre (de 1867), con el objeto de escoger una posición y abrir una trinchera, que pusiera la barranca del río a cubierto, e impidiera que el enemigo se apoderara de ella; esta barranca sólo tenía cuatrocientas varas de largo y sus dos costados terminaban en el carrizal. El mismo vapor conducía el batallón 9 de infantería, fuerte de 400 hombres, al mando del capitán Ríos, y tres piezas de artillería de campaña, bajo las órdenes del mayor Villamayor, ayudante favorito de López, que era un hombre tan valiente como estúpido. Mis órdenes eran trazar las trincheras y volver inmediatamente. Cuando llegamos, la tarde estaba muy avanzada, y al reconocer el terreno, encontramos al enemigo a muy corta distancia al otro lado de los montes. Se colocaron centinelas avanzadas y se trazó un reducto cuya retaguardia s apoyaba en el río. Se colocaron tres vapores en posición conveniente para que flanquearan con sus fuegos el frente de la batería, y al ponerse el son el 1ª de Noviembre, se dio principio a los trabajos. Habiendo encontrado en Tayí una antigua guardia, cercada por una fuerte palizada, despaché una canoa al Laurel, de donde partía una línea telegráfica a Paso Pucú avisando a López, que el enemigo estaba muy próximo y que la palizada de que he hablado, podría hacerse muy fuerte antes del amanecer, arrojando tierra sobre ella, lo que no sucedería con la trinchera, porque a esa hora estaría muy atrasada aún. Sin embargo López prefirió que se continuara la trinchera.
A la mañana siguiente Mena Barreto atacó a los paraguayos, que al verlo aproximarse se retiraron al bajo de la barranca, desde donde hacía fuego por elevación; pero inmediatamente fueron vencidos por el número y casi todos pasados a cuchillo por los brasileños. El mayor Villamayor fue muerto, el capitán Ríos, muy mal herido, logró escapar con algunos pocos hombres y refugiarse en el Laurel.
Los vapores continuaban bombardeando a los brasileños, éstos aproximaron su artillería a la margen del río y abrieron sobre ellos un tremendo fuego, al mismo tiempo que la infantería los acribillaba con sus rifles, matando a casi todas las tripulaciones. Dos vapores, el “Olimpo” y el “25 de Mayo”, fueron echados a pique, el tercero, “Yporá” logró escaparse.”


En el relato anterior vemos la inmensa superioridad de la artillería rayada, que desde tierra echó a pique 2 buques paraguayos, y los fusiles rayados, que acribillaron a casi toda la tripulación de los barcos, también desde tierra. El pobre Villamayor, habrá sido hecho colador por las balas minié, tal vez moría sin siquiera saber qué lo estaba matando…
Capìtulo XXIV, pag. 195
“Los encorazados nos visitaban todavía diariamente, pero parecían tener gran miedo de ponérsenos a tiro; solían subir , pasar Itapirú y esconderse tras la punta del Chaco en frente de Angostura, bombardeándonos desde allí; una vez que otra se mostraban al otro lado de ese punto, que distaba como 1.000 yardas (900 metros), y en esos casos les acertábamos casi siempre, porque habíamos calculado la distancia con bastante exactitud. Uno de los encorazados, sin embargo, había tenido la suerte de que nunca le acertáramos una sola bala, y era el único cuyo comandante se mostraba, acompañado de otro oficial, ambos de chaleco blanco, y solían permanecer sobre sus casamatas mientras les hacíamos fuego. Estos oficiales acabaron del modo siguiente. La noche del ocho de diciembre (de 1868), con el objeto de atraer a los acorazados más cerca de la batería, tapé la izquierda de ella con ramas de árboles, para ocultarla enteramente al enemigo. Para complemento de nuestra dicha se susurraba en la escuadra brasileña que Angostura había sido evacuada, y en la misma noche, el jefe envió un oficial de confianza, que volvió y dio parte de haber llegado hasta la misma batería y que no había en ella ni hombres ni cañones. (Supe esto por los apuntes privados de un oficial, que mandaba temporalmente uno de los encorazados, y que fue tomado en una expedición que mandé al Chaco algo después). A la mañana siguiente el monitor y los “chalecos blancos” subieron a reconocer; la batería no tenía bandera izada y no quise izarla. Vinieron un poco mas cerca que de costumbre y después de examinar con sus anteojos un rato, y hacer algunos tiros de metralla se retiraron. Entonces tomé mi caballo y fui a ver a López al Cuartel General; acababa de llegar allí, cuando vi que todas las piezas de la batería hacían fuego. Los encorazados, que se habían vuelto, habían dado parte de la evacuación de la batería de la izquierda y había recibido orden de pasarla y de marchar a reconocer la de la derecha. El “Mariz e Barros”, que era el de los chalecos blancos tomó la delantera, y al pasar la batería los dos oficiales volaron en mil pedazos. El buque recibió también muchas averías. El monitor se retiró lo mas pronto posible; pero el “Mariz e Barros” pasó también la batería de la derecha, no pudiendo (así lo dice el diario privado a que me he referido) dar vuelta a tiempo para retroceder.”

Vemos el empleo de la astucia de Thompson y sus comandados de Angostura para hacer caer en la trampa al aludido blindado brasileño. Las baterías de Angostura, una de las más temidas por la escuadra brasileña fueron diseñadas por el inglés, y también comandada por él.

Publico las imágenes del "Herval", que era gemelo del "Mariz e Barros". Ambos buques blindados de casamata central fueron construídos en los astilleros de Dudgeon Brothers de Inglaterra bajo los nombres de "Medusa" y "Tritón" respectivamente, ordenados originalmente por el gobierno paraguayo, junto al "Minerva", más tarde el "Bahìa" brasileño, a los astilleros Lairds de Birkenhead y el acorazado francès "Némesis" más tarde el brasileño "Silvado". Por razones que hasta ahora no entiendo, no se terminaron los pagos de las naves, los que fueron saldados por el Brasil, quien retiró las naves para emplearlas contra los que las habían ordenado.
El oficial "chaleco blanco" del Mariz e Barros, que falleciera el 9 de diciembre de 1868 frente a Angostura, era el comandante Augusto Neto de Mendonca.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:28 am

El Ingeniero inglés George Thompson (1839-1876) autor del libro LA GUERRA DEL PARAGUAY

SIempre me resulto fascinante lo escrito por este británico que actuó en el ejército paraguayo; fue autor de uno de los primeros, si no el primer testimonio de los acontecimientos del lado paraguayo (cuando aùn la guerra no había terminado, en 1869, ya estaba listo LA GUERRA DEL PARAGUAY)

Libro desde mucho tiempo atrás agotado, RP Ediciones bajo la dirección del escritor Guido Rodríguez Alcalà lo reimprimió en 1992. El prólogo me fascina al igual que el libro, por lo que lo posteo aquí:

PROLOGO

A pesar del interés que todavía despierta en el Paraguay el tema de la guerra de 1870, existen (sobre el mismo) muy pocos testimonios escritos por personas que hicieron la guerra del lado paraguayo. Del lado paraguayo existen solamente cinco obras sobre el tema: las de Isidoro Resquín, Silvestre Aveiro, Juan Crisóstomo Centurión (paraguayos), George Mastermann y George Thompson (ingleses). No incluyo los testimonios del padre Maíz, más autobiográficos que históricos, ni la historia del Paraguay del cónsul norteamericano Washburn, ni las del observador prusiano, Von Versen, ni las del supuesto conspirador norteamericano J. Bliss. Los testimonios más completos sobre los aspectos militares de la guerra escritos por personas que pertenecieron al campo paraguayo so las Memorias de Juac C. Centuriòn y la uerra del Paraguay de George Thompson. Esto no significa que los dos libros sean plenamente satisfactorios desde el punto de vista de una historia científica, poro no por eso dejan de ser testimonios indispensables para quien se proponga escribir, alguna vez, la verdadera historia o la “historia filosófica”, como dijo, un día, el mismo Juan C. Centurión, consciente de sus limitaciones.
Si alguien quiere escribir, algún día, “la historia filosófica”, debe recurrir al testimonio del ingeniero civil George Thompson (1839-1876), súbdito británico llegado al Paraguay en 1858 y que sirvió al gobierno paraguayo hasta el 30 de diciembre de 1868, fecha en que fue tomado prisionero por los aliados en Angostura, después de la calamitosa batalla de Ita Ybaté (21 al 27 de diciembre de 1868), en que se destruyó al ejército paraguayo.
Debe recordarse que a partir de 1848, Carlos López contrató una serie de técnicos y trabajadores especializados inceses -188 según la información dada por Josefina Plá en su importante libro LOS BRITANICOS EN EL PARAGUAY (1850-1870) (Asunción: Arte Nuevo, 1984). Estos ingleses trabajaron en los arsenales, altos hornos, vapores, ferrocarriles, construcciones civiles, ejército y sanidad militar. No es exagerado decir, que, sin ellos, no se hubieran alcanzado los objetivos más altos del proyecto de desarrollo técnico y militar propuestos por el gobierno paraguayo. Los ingleses dirigieron la fabricación de barcos y cañones, hicieron andar los trenes, organizaron los hospitales, fabricaron minas y torpedos y tomaron parte activísima en la organización de las trincheras y fortificaciones. La victoria de Curupayty se asocia a las trincheras construidas por George Thompson, el que secundó y completo la obra del oficial Wisner von Morgenstern. Esta activa participación inglesa en la industria y el ejército paraguayos de la época, nos debiera hacer cuestionar la teoría “dependentista” según la cual la política inglesa determinó el estallido de la guerra de 1870, También debiera hacernos pensar en una hecho a menudo ignorado: las tratativas de paz de Inglaterra, hechas por intermedio de su ministro Gould, en 1867. Esto aparece en LA GUERRA DEL PARAGUAY, que nos transcribe el texto de las ventajosas condiciones de la paz propuesta por Gould: reconocimiento de la independencia del Paraguay, arbitraje de naciones neutrales en las cuestiones de límites, evacuación de los territorios militarmente ocupados, renuncia a las indemnizaciones de guerra, retiro honroso de López, dejando al vicepresidente en el gobierno. La propuesta se rechazó por parte del Mariscal Presidente, sobre cuyo valor Thompson arroja dudas, al comentar la batalla de Curupayty: “Durante este combate López estaba en su casa de Paso Pucú pero distrayéndose un momento salió un poco más allá de su terraplén; repentinamente se oyó el silbido de una bala el mariscal ganó su casa corriendo como un gamo.” También relata Thompson la huída de López del campo de batalla de Ita Ybaté y el pavor que le ganó al acercarse al enemigo en Yatayty Corá…
¿Resentimiento?
Algunos han pretendido impugnar el testimonio de Thompson acusándolo de traidor y siguiendo, en esto, el parecer de López, quien lo declaró traidor por entregarse a los aliados en Angostura el 30 de diciembre de 1868. Pero ¿cuál era la situación real? Thompson (teniente coronel del ejército paraguayo y condecorado por el mismo López) se encontraba en Angostura con 600 hombres hábiles frente a 20.000 soldados aliados y toda la flota imperial. El 27 de diciembre López había huido precipitadamente de Ita Ybaté (o Lomas Valentinas), sin dar ninguna instrucción a sus jefes. Thompson se rindió tres días después de la fuga de su comandante, y después de haber constatado que el ejército paraguayo estaba “concluído” (ver descripción del combate en el libro). Por otra parte, el mérito de Thompson ha sido reconocido por Josefina Plá, que lo considera “un notable estratega y táctico” (LOS BRITANICOS EN EL PARAGUAY, pag 225). También reconoce Josefina Plá el valor testimonial de la GUERRA DEL PARAGUAY; “Thompson nos ha dejado en su libro un relato objetivo, completo y de primera mano de los incidentes de la guerra, desde la acción de Riachuelo hasta su propia rendición en Angostura (LOS BRITANICOS EN EL PARAGUAY, pag. 227). De cualquier manera se trata de un testimonio de primera mano y que no se puede ignorar. La evaluación crítica de la GUERRA DEL PARAGUAY, obviamente, no dispensa de la obligación de leer el libro, poco mencionado por la ideología nacionalista local y agotado desde hace muchos años…
Para concluir con los datos biográficos de Thompson, digamos que su libro se escribió en poco tiempo; en 1869 ya estaba lista la traducción española del mismo (lo escribió en inglés). Hacia 1871, volvió al Paraguay y el presidente Jovellanos le encomendó la dirección de los ferrocarriles. (Thompson había llegado al país como ingeniero civil y se transformó en ingeniero militar durante la guerra). Murió en 1876, a los 37 años, dejando hijos en el país.
Volviendo al libro, los primeros capítulos dan una idea general de la situación económica, política y social del Paraguay. El sistema imperante, según Thompson, se caracterizaba por el completo control de la economía por parte del gobernante o de la familia gobernante. Los López compraban (obligando a vender) ganado a precio irrisorio y lo revendían a un precio mucho más alto. Compraban papel moneda en metálico a un precio inferior al valor nominal y lo cambiaban al Fisco por la totalidad del valor nominal. Compraban yerba a un precio de 25 centavos por arroba y la revendían “a razón de 5 a 8 pesos fuertes por arroba”.
Por debajo del presidente y su familia estaban los oficiales del ejército, superiores en dignidad y en poder a cualquier juez o funcionario público. El pueblo, sumiso, tenía prohibido por los López criticar la dictadura de Francia y comentar los sucesos revolucionarios de las provincias del Río de la Plata.
Thompson da interesante información acerca de la organización del ejército paraguayo; sin embargo, no maneja cifras globales (probablemente, porque los registros estadísticos eran pobres y reservados, aún para los mismos oficiales). Hace interesantes observaciones sobre la conducción militar de la guerra y critica severamente al ejército brasilero. Así, por ejemplo, dice que, si en los primeros meses de 1866, los acorazados hubieran remontado el río Paraguay, hubieran llegado a Asunción sin dificultades, porque la defensa paraguaya se había concentrado sobre la desembocadura del Paraná (Paso de Patria). Esta opinión de Thompson se vio después confirmada documentalmente por historiadores “del otro bando”.
Lo que todavía no ha sido suficientemente estudiado es la afirmación de Thompson: “en setiembre de 1866, los aliados pudieron haber terminado la guerra…”
Efectivamente, en setiembre de 1866, la posición paraguaya no tenía suficientes defensas sobre el lado derecho, el que tocaba el río Paraguay. Por eso fue que, el 2 de setiembre, los brasileños desembarcaron a pocos kilómetros del suroeste de Paso Pucú y tomaron la trinchera de Curuzú sin dificultad. Si hubieran continuado su marcha hacia el norte, hubieran llegado al cuartel general de Paso Pucú y lo hubieran conquistado sin mucha dificultad. Se demoraron, sin embargo, y eso permitió que los paraguayos comenzaran a cavar, a partir del 9 de setiembre, las trincheras de Curupayty. Para ganar tiempo, según Thompson, López solicitó una entrevista a Mitre. La entrevista, que tuvo lugar el día 12, fue la de Yatayty Corá. Esta y otras dilaciones permitieron que los paraguayos completaran una formidable línea de trincheras el día 21 de setiembre por la tarde; al mediodía el 22, atacaron los aliados, permitiendo al Paraguay rechazarlos con éxito.
La impericia con que se ganó y perdió en Curupayty, así como otros incidentes de la guerra, permiten aceptar la opinión del mariscal Montgomery: los ejércitos latinoamericanos del siglo pasado no eran ejércitos en el sentido propio de la palabra, aunque hubiera entre sus soldados hombres de gran valor.
La desorganización militar, podríamos agregar, era un aspecto de la organización pítica en general. En el caso de la guerra del Paraguay, es difícil desligar lo militar de lo político –de las particularidades de un sistema político despótico. La guerra es la piedra de toque para medir la irracionalidad del sistema. Y esta irracionalidad alcanza niveles increíbles afines de diciembre de 1868, en Lomas Valentinas. López aniquila su ejército y se fuga con unos pocos hombres.
Thompson, como otros historiadores que tocaron el tema, considera inexplicable la huída de López al final del combate, el día 27 de diciembre d 1868. El enemigo lo tenía cercado y había destruido su ejército; inexplicablemente ¡, huye.
Comentando el punto, Thompson dice:
“En el orden del día, Caxias declara, que López en su retirada, “sólo iba acompañado por 90 hombres y que de éstos únicamente25 llegaron con él a Cerro León”. Si esto no es enteramente exacto, poco le falta para serlo; y sabiéndolo, ¿por qué razón Caxias, general en jefe del ejército aliado en guerra, no con la nación paraguaya, sino contra su gobierno y teniendo 8.000 hombres de caballería admirablemente montados y enteramente desocupados, o persiguió a López, a quien podía haber tomado sin perder un solo hombre? ¿Fue por imbecilidad o por el deseo de sacar más dinero de la proveeduría del ejército? ¿Fue un pretexto para mantener permanentemente un ejército brasileño en el Paraguay, o existía una inteligencia secreta entre Caxias y López? ¿O lo hizo para dar a López el tiempo necesario para reunir hasta el último paraguayo con el objeto de exterminarlos en guerra civilizada?”.
Las preguntas de Thompson quedan abiertas, como quedan abiertas muchas cuestiones esbozadas por él, carente de los medios para escribir una historia documentada. Es de esperar que la publicación de LA GUERRA DEL PARAGUAY, completando el trabajo del libro, ayude a contestarlas debidamente. Es hora de que, en el Paraguay, se escriba seriamente sobre la guerra y que se termine, de una vez por todas, con toda la mitología fascista tejida en torno a la guerra. Es hora de terminar con el culto a la dictadura, cuya funcionalidad comprendía muy bien Thompson al decir: “Ni el primero ni el segundo de los López permitieron jamás que se criticara a (Rodríguez de) Francia. Si lo hubieran permitido les habría llegado su turno.”

Guido Rodríguez Alcalá


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Fotografia de George Thompson

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:29 am

Hubo cañones Krupp en la Guerra del Paraguay?

De acuerdo a Thompson se emplearon cañones Krupp en la guerra del 70. El mismo menciona durante los bombardeos en marzo de 1867 cuando construìa una batería de cañones en el Paso de Yataytì Corá, era bombardeado por una batería de Whitworth brasileños de 32 libras y un cañón Krupp argentino de 12 libras. Dice que aunque el cañón Krupp era muy inferior a los británicos Whitworth, estaba mucho mejor manejada y siempre acertaba la trinchera que estaban contruyendo los paraguayos a 2.500 yardas de distancia (2.150 metros !!!). Es en la pagina 140 de su libro.

Tambièn en el ataque al campamento aliado de Tuytuì el 3 de noviembre de 1967 (la SEGUNDA BATALLA DE TUYUTI), menciona que se capturó un cañon Krupp de 12 libras de retrocarga!!! Se fabricaron balas para esta pieza en los arsenales y López solia hacerle recorrer la trinchera para entretenimiento de los soldados.

La artillería de retrocarga era relativamente nueva, a pesar de que serios experimentos ya se habían hecho en 1845 por Wahrendorff y Cavalli que demostraron la factibilidad de su empleo. De hecho, tanto William Armstrong como Joseph Whitworth, los mas descollantes ingenieros de armamento del siglo XIX había hecho desarrollos en artillería de retrocarga, pero esto era demasiado innovador para los líderes militares de entonces, a pesar de sus ventajas, que no concebían cómo un cañón podía cargarse por "atràs", si siempre lo habían hecho por adelante.

Sólo Prusia se animó a declarar reglamentario el nuevo cañón de retrocarga en 1861, empleando el modelo de Krupp. Las piezas de retrocarga tardaron en ser aceptadas, y sólo lo fueron cuando "evidencia" contundente los obligó: por ejemplo el estallido en 1879 de una pesado cañón naval británico en un buque de guerra, causó 14 muertos y 21 heridos durante unos ejercicios de tiro. Todo fuè debido a un descuido muy común en las piezas de avancarga, cargar doblemente el cañòn, es decir olvidarse que no se disparó y cargar otra bala sobre la anterior no disparada, error fatal que devenía en el estallido del arma.

Este trágico hecho hizo que los ingleses cambiaran la avancarga por la retrocarga en sus cañones, a pesar que todas sus armas de infantería ya eran de retrocaga (fusiles Snider y Martini-Henry).

Publico una imagen de los cañones Krupp modelo 1862, como siempre se fabricaban tanto de avancarga (ponièndose un tapon a la pieza en la parte de atrás), como de retrocarga, con el ingenioso sistema de "cuña" para bloquear la culata (este sistema había sido concebido por el conde sueco von Wahrendorff y perfeccionado por el mayor italiano Cavalli en 1850). Armstrong y Whitworth se inclinarían por el cierre de "tornillo".
Estos dos sistemas dieron origen a los clásicos sistemas de cierre modernos: el de cuña al de "bloque deslizante" y el de tornillo al de "tornillo de rosca partida". Paraguay en el siglo XX empleó exclusivamente el de tornillo y tambièn Bolivia, siendo de este sistema todas las piezas empleadas en la guerra del Chaco.
Pero las grandes fàbricas los manufacturaban indistintamente, de acuerdo al pedido del cliente.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:29 am

Los grandes industrialistas británicos que marcaron la evolución de los armamentos en el siglo XIX

Indudablemente no podemos hablar de artillería del siglo XIX sin mencionar a estos dos grandes ingenieros. Sir Joseph Whitworth (1804-1887) y Sir William Armstrong (1810-1900) fueron dos grandes pioneros y fortalecedores de la industria metal-mecánica inglesa y mundial del siglo XIX. Whitworth se destacaría por la invención y elaboración de métodos para realizar mecánica de precisión, siendo el inventor de la famosa "rosca Whitworth" para tornillos, la primera adoptada como un standard universal. Con su notable competencia incursiónó en el campo de los armamentos, desarrollando la famosa estria Whitworth o exagonal, siendo las armas que la emplearon las de mayor alcance de la época. Cuando la comisión de armamentos del ejército británico le solicitó a Whitworth en 1853 que estudie cuál sería el perfil y calibre ideal del proyectil de fusil de infantería, Whitworth realizó cuidadosas mediciones y llegó a la conclusión que el calibre ideal era .45 (11,43 mm) y no el que se empleaba entonces en 1865 de .58 (14,7 mm). Recién en 1871 el Ejercito Británico adopto el calibre .45 para su fusil de retrocarga Martini-Henry. Whitworth descollaría en la fabricación de cañones, empleando hierro forjado con un método de capas para soportar las tensiones mucho mayores en las armas estriadas que en las lisas.

Sus cañones fueron los más requeridos durante la guerra del 70, a pesar de que su mayor usuario, el ejército imperial brasieño también tenía cañones franceses con el sistema de estriado LaHitte. Los paraguayos admiraban particularmente las piezas Whitworth, a la que denominaban FIUSS!!! por el particular sonido del veloz proyectil; y el ataque al campamento de Tuyutí el 3 de noviembre de 1867 tuvo como uno de sus principales objetivos capturar uno o varios de los Whitworth de 32 libras que poseía el Exercito brasileiro, lo que se consiguió. Como todas las piezas Whitworth se requería mucha precisión para fabricar el proyectil tan particular que podía encastrarse en las estrías exagonales.

Los fusiles de precisión Whitworth eran un arma ideal de francotiradores, tal es así que los sureños emplearon los 250 fusiles whiworth que adquirieron en las primeras acciones masivas de francotiradores, siendo uno de sus mayores hitos el haber dado muerte al general federal John Segdwick a una distancia de 900 metros durante la batalla de Spotsylvannia en 1864.

Sir William Armstrong fué otro notable innovador. Empezó como abogado en un buffete pero pronto descubrió su inclinación hacia la mecánica y la hidráulica y montó un taller para fabricar puentes-grúas principalmente, de ahí paso a puentes y compuertas metálicas de apertura automática, siguiendo su investigación en todas las áreas de la ingeniería mecáncia. En el ambito de los armamentos desarrolló sistemas de fabricación de cañones estriados fiables, perfeccionando la forma de colocar las capas de hierro forjado. Sus cañones fueron famosos adoptándolos el ejército británico. Cuando Whitworth falleció, Armstrong adquirió su empresa, fundando la Sir. W.G. Armstrong Whitworth & Co Ltd. en 1887 que luego se fusionó con la Vickers en 1927 para formar la famosa Vickers-Armstrong.
Publico una imagen mostrando a estos dos destacados técnicos y los cañones que los hicieron famosos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

En la siguiente imagen vemos la evolución de los cañones y los blindajes de los buques de la segunda mitad del siglo XIX
Los cañones estriados son todos Armstrong, de ahi la gran importancia de este innovador
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:30 am

Original de Yaguarete_AR

Documento .doc


El primer globo aerostático en el Continente Sudamericano.


Si bien el primer aerostato había llegado a poder de los aliados en diciembre de 1865, se arruinó y debió esperarse a mediados del año siguiente para emplear otro, contratado por Brasil, que transportaron empresarios estadounidenses. El artefacto se colocó cerca del paso principal del Estero Bellaco, dentro de un corral formado con largas tacuaras. Su canasta podía contener a tres personas y era sujetado por tres cuerdas de las que tiraban 30 hombres. Chodasiewicz tuvo oportunidad de rememorar su uso y lo que sigue es lo escrito sobre tal experiencia: “La primera ascensión formal tuvo lugar el 6 de Julio en el Potrero Piris, y los que la hicieron fuimos el capitán paraguayo al servicio de los aliados don Ignacio Céspedes, y el que escribe estas líneas que era ingeniero de las fuerzas argentinas; y pudimos reconocer por primera vez, con el auxilio del anteojo de largavista, todas las formidables líneas de fortificaciones. Bajo nuestra vista se presentó todo el formidable cuadrilátero paraguayo: el Sauce escondido dentro del monte , frente a la extrema izquierda de nuestro Ejército, en el cual estaba el desagüe del estero Rojas; también el reducto del ángulo S.E. del cuadrilátero, unido con las trincheras de Humaitá, y desde el paso Espinillo salía otra línea que seguía la dirección de E. a O. hasta la laguna Chichi, formando la segunda línea de trincheras frente a Tuyutí”. Era evidentemente un panorama completo y provechoso. Los soldados paraguayos dirigieron contra el globo un fuerte cañoneo, pero éste, ubicado de 120 a 130 metros de altura , no sufrió daño, ya que el tiro se efectuaba al ras de la tierra. “El uso del globo, dio, pues, resultado – añade Chodasiewicz – aunque pudo darlo mejor si las ascensiones hubieran tenido lugar en las trincheras avanzadas”.

El Teniente Coronel Chodasewicz había nacido en Wilna (Lituania – Polonia) el 29 de febrero de 1832. Se recibió en el Colegio Militar de Petrogrado en 1852, participó en la guerra de Crimea, luego abandonó las filas rusas y pasó a las inglesas. En 1862 se trasladó a Estados Unidos, donde en la Guerra de Secesión ofreció sus servicios al Ejército de la Unión. Luego fue ingeniero en Nueva York, hasta que se inició la Guerra de la Triple Alianza, y se presentó al Ministro Plenipotenciario Domingo F. Sarmiento para engrosar las filas de los aliados. Llegó a Buenos Aires en octubre de 1865 y fue dado de alta en el cuerpo de ingenieros con el grado de Capitán. Luego de la caída de Asunción, pasó a formar parte del Ejército Brasileño, por pedido del Marqués de Caxias. Allí alcanzó la jerarquía de Teniente Coronel. El 30 de abril de 1870 obtuvo la carta de ciudadanía argentina, y fue destinado a la Sección de Ingenieros Militares del EMG.

Falleció en Buenos Aires el 17 de agosto de 1896, y sus restos descansan en el Panteón Militar de los Guerreros del Paraguay, en el cementerio de la Recoleta.

1. Extractos del Libro “Los Ingenieros en el Ejército Argentino”, por Isidoro J. Ruiz Moreno
Capítulo 5, página 9

2. Jacinto Yaben, “Biografías Argentinas y Sudamericanas”, Buenos Aires, 1938, Tomo II páginas 147 1 151.


Respuesta de Brunner

Si y no..pues en la decada de 1840 un argentino de apellido Flores hacia demonstraciones por los paises ela costa delPacifico abrdo de un aerostato. El que tripulo Chodasiewiccz no pertenecia al ejercito argentino-el fue en calidad de observador-Este globo, de fabricacion norteamericana, pertenecia al ejercio brasilero ue habia contratado a sus creadores-los hermanos Allen, veteranos de numerosas misiones similares durante la guerra civil en los EEUU..

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:30 am

EL CAÑON BRASILEÑO DE 68 LIBRAS

Fue la artillería de ánima lisa de mayor calibre empleada por la marina brasileña durante la guerra. No era otro que el cañón británico de 68 libras y 95 cwt (cwt significa c-weight y es una unidad de peso empleada por los ingleses para medir el peso de las piezas de artillería que equivalía a 112 libras o sea 50,8 kilos cada cwt; por lo tanto el peso del arma era de 4.826 kilos, y de acuerdo a la nomenclatura de entonces podía arrojar una bala esférica sólida de 68 libras que son 31,2 kilos).
Estos cañones aparecieron por primera vez en la flota inglesa que junto con la francesa forzó las baterías argentinas de La Vuelta de Obligado en 1845, por lo tanto representaban un cañón mucho más pesado que los empleados por los británicos en Trafalgar en 1805. Tenía un calibre de 8 pulgadas (203 mm) y fue el mayor empleado por los ingleses en piezas de ánima lisa y hierro fundido.

El interesante trabajo de ingenieros civiles americanos de 1865 “A treatise on ordnance and armor” (Tratado de artillería y blindaje) nos proporciona datos concretos de esta arma: “Cañones británicos de hierro fundido: el cañón standard de hierro fundido de Inglaterra –de hecho el cañón naval reglamentario- es el de 68 libras y 95 cwt, de 8 pulgadas de diámetro, 113,9 pulgadas de largo (2,89 metros), y un diámetro de 26,2 pulgadas en la recámara (66,5 cm). Su costo de fabricación es de unos 500 dólares.

En el asedio de Sebastopol (guerra de Crimea 1854-55), el cañón de 68 libras tuvo en su conjunto un rendimiento muy satisfactorio en los resultados y resistencia. Sólo 2 estallaron, ambos disparando en ángulos elevados, y uno de ellos luego de haber disparado 2.000 tiros. Algunos fueron desembarcados de la fragata de vapor a ruedas HMS Terrible, y dispararon tanto como 4.000 tiros, generalmente con 16 libras de pólvora (7,36 kilos) y muy rápidamente. Las otras piezas empleadas en el asedio, 911 en total, consistían en cañones de 24 y 32 libras –que tuvieron muy poco efecto contra la mampostería- obuses de 8 y 10 pulgadas y morteros de 13, 10 y 8 libras. Se sabía que en 1865 la marina había ordenado la fabricación de 100 nuevos cañones de 68 libras, teniendo en cuenta el fracaso del cañón Armstrong como arma naval. El primer acorazado inglés, el HMS Warrior, lanzado en 1860, montaba 26 cañones de 68 libras y 14 Armstrong rayados de retrocarga.

Publico imagenes del cañon de 68 con cureña en tierra, del asedio de Sebastopol en 1855 mostrando los cañones de 68 y de la cubierta del Warrior (1860) con los mismos cañones

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Por lo tanto vemos que esta arma era notablemente bien conceptuada en la época de la batalla del Riachuelo (11/06/1865), y efectivamente, armaba a los cañoneros y corbetas de guerra que el Imperio utilizó en este combate. Por ejemplo la cañonera Araguary de 400 toneladas, construida en Inglaterra en 1857 y que tuvo participación en la batalla tenía 8 cañones de 68 libras y 2 de 32. La artillería de mayor calibre con que contaban las naves paraguayas en esa batalla era de 32 libras (arrojaban una bala esférica de 14,72 kg contra los 31,2 kilos del proyectil del 68 libras). De ahí que Thompson afirmase que las naves paraguayas enfrentaron naves y artillería infinitamente superiores en este combate fluvial.

Al inicio mismo del combate, cuando la escuadra paraguaya pasó enfrente de la brasileña, el buque paraguayo Jejuí quedó inutilizado cuando una bala de 68 le partió en 2 la caldera, también fueron hundidos 2 lanchones cada uno con un cañón de 8 pulgadas por la artillería brasileña al inicio mismo del combate.

El Tacuari escapó difícilmente: una bala de 68 le levantó las chapas de la caldera sin causarle más daño. El “Igurey” recibió una bala de 68 en una de sus calderas (se había alojado en la caldera y estaba depositada en los tubos), pero aunque moviéndose apenas, continuó navegando. Las calderas del “Salto Oriental” también fueron destrozadas y casi toda su tripulación muerta o herida. (Thompson pag. 68).

Los primeros acorazados brasileños, Tamandaré, Barroso y Río de Janeiro montaban 2 piezas de 68 libras, junto a otras Whitworth rayadas.
Los paraguayos tomaron 2 cañones de 68 libras y 4 de 32 libras de la cañonera Jequintinhonha, encallada durante la batalla del Riachuelo y abandonada por su tripulación. Más tarde fue incendiada ante la imposibilidad de rescatarla. Fue el único buque perdido en la batalla por el Brasil, contra 4 buques paraguayos hundidos.

Según Thompson, también se emplearon algunos cañones de 68 desembarcados para bombardear objetivos en tierra, junto a los Lahitte y Whitworth rayados.
Publico imagens de la cañonera brasilera Aguaray y un mapa de la fase inicial de la batalla del Riachuelo donde fue inutilizado el buque paraguayo Jejui y hundidos 2 lanchones

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:35 am

Buena información Ford, aquí les dejo unas imagenes de esas piezas que se emplazan en la costa de Pisagua, esta piezas fueron aquiridas para la guerra con España entre los años 1864-1866 y fortificaron los princialmente el puerto de Valparaiso.

Las piezas que se encuentran en Pisagua fueron emplazadas para la guerra civil de 1891, 4 en total, si se fijan la tercera imagen posee una bala trabada en su anima.

Como dato agrego que estas piezas fijaron el estadar mundial para buques blindados, estos buques debian resistir un disparo de estas piezas.

Saludos

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:36 am

Esteban McLaren escribió:Welcome, Eumelos.
If you follow this link you will find what is, I think, the historical article on the Riachuelo battle.
Esteban.
AK_47 escribió:Hi Eumelos, welcome to FDRA.
I found this, is a web page where the paraguayan historian Jaime E. Grau, It allowed to expose part of your work, related whit the "Riachuelo Battle"
Esteban & AK_47, thanks for the response! But frankly speaking I already have all this materials. It seems to me that all valuable from the web, i have alredy finded :sad: Thats why i'm asking for pictures from real books (smth like listed on this web page ), becouse you'r much "closer' to them than me :wink:
Anyway thanks a lot everybody for the feedback!
I would like to clarify my problem.
So, in a moment, I have schemes of all brazilian ironclads (from "warship int." mostly, - some of them fordmodeloa posted here), but i don't have any on paddle & screw steamers.
For example on brazilian flagship "amazonas" i have only a famous photo of a model and this engraving:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
On paraguayan ships i have only schemes of 2 from one russian book:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
But I have absolutely no confidence in their authenticity. So I need something with which I could compare and make my own.

P.S. I think this pictures may be interesting for members:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Esteban McLaren el Miér Dic 11, 2013 8:36 am

Eumelos, please contact directly to formodeloa. He's the one who is the expert in this subject. I will warn you that good pictures of Argentinian, Paraguayan or Brazilian steam boats are hard to find. You should also check

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

where you can find plenty of historical ships mainly from Argentina but also from another Latin American countries.

Thanks for posting these drawings too. In any other way we can help we will please to do so.

Esteban

Esteban McLaren
Administrador
Administrador

Mensajes : 678
Fecha de inscripción : 04/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guerra del Paraguay, 1865-1870

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.